La fuerza pública desaloja violentamente familias en Moravia

La Alcaldía no solo incumplió a los más de 1200 afectados por el incendio en 2017, sino que ahora ha convertido 29 familias en víctimas de un violento desalojo y de la destrucción de sus humildes casas.

Por Jonathan Cardona Rojas

El 18 de agosto de 2017 más de 1250 personas se quedaron sin hogar tras un grave incendio en el sector Oasis, de Moravia, en la Comuna 4 de Medellín. 349 familias damnificadas pudieron acceder a un subsidio estatal temporal por parte del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín (ISVIMED), pero solo por un año. Cuando, a finales de 2018, la mayoría de los subsidios se agotaron, cerca de 30 familias que no lograron recuperarse o no pudieron seguir pagando arriendo, retornaron al sector Oasis para reconstruir sus viviendas o construir cambuches con lonas y en espacios que no superaban los 20 metros cuadrados, en los bajos del Puente auxiliar de la Madre Laura, que queda cerca al sector.

Las autoridades hicieron uso desmedido de la fuerza, golpeando a habitantes y defensores de derechos humanos, y lanzando gases lacrimógenos pese a la presencia de niños, bebés y adultos mayores en la comunidad, tal como denuncia la Corporación para los Derechos Humanos de Colombia (Cordehco) que hizo presencia en el lugar. El periodista José Luis Marín, conocido como “AquinoTicias”, también informó al respecto en redes sociales, y con humor satírico y crítico dejó constancia de cómo donde antes había techos para una comunidad los veloces funcionarios de la Alcaldía sembraban árboles.

La comunidad estuvo allí aproximadamente 4 meses, hasta que el lunes 28 de enero de este año, los Escuadrones Móviles Antidisturbios (ESMAD) la obligó a desalojar del sector, siguiendo órdenes de la Alcaldía de Medellín. Al día siguiente, 29 de enero, la fuerza pública atacó nuevamente a la población. Esta vez también contó con varias máquinas de demolición que fueron usadas para destruir los hogares de estas familias. Una habitante del barrio, entrevistada en el momento por AquinoTicias, relata que salían “del puente pacíficamente, desmontando todo para no tener más problemas y un tipo de la Alcaldía le dijo a una chica que él ‘mataba a cualquiera’, así que lo empezaron a grabar, y entonces el ESMAD se metió y dijo: ‘cinco minutos para salir’ y ahí mismo empezaron a tirar gases y la gente con niños apenas iba a empezar a salir… ¡Nos dieron 5 minutos para montar todas las cosas a los carros!”. Entre tanto, las tanquetas amenazaban con su marcha y los rostros de los presentes, que retrocedían lentamente, evidenciaban la preocupación por otra inminente arremetida policial. A propósito agrega la entrevistada: “Queríamos recuperar el lote que es de nosotros (…) ¿De dónde van a sacar cuarenta millones de pesos familias que, muchos de ustedes aquí en la ciudad pasaban en sus carros por esta avenida, y les pedíamos que colaboraran con una moneda para las mamás, incluyéndome, para poder alimentar y sostener a las familias ahí en el Puente ¡¿De dónde vamos a sacar cuarenta millones de pesos?!”, insiste la mujer a punto de romper en llanto, refiriéndose a la inviabilidad de las alternativas que el gobierno ha ofrecido para adquirir vivienda.

La Alcaldía de Medellín, a través de algunos medios de comunicación, después de expulsarlos violentamente, de destruir sus casas y cambuches, sin ofrecer alternativas a su alcance para acceder a vivienda digna, presentaron estos eventos como “disturbios” a consecuencia de la supuesta intención de las autoridades de “proteger del riesgo” a los afectados. Una escena sorprendente se observa en el reportaje de AquinoTicias cuando un integrante del ESMAD, en una actitud cínica ante el diálogo, insistió en decir que “no incite a la violencia”, “no queremos violencia”, cuando sus efectivos ya habían golpeado defensores, lanzado gases lacrimógenos y violentado a la comunidad por dos días.

Ante la situación, y con los antecedentes de incumplimiento del gobierno de proporcionar albergue, algunos estudiantes de la Universidad de Antioquia decidieron apoyar a la comunidad desplazada, ofreciéndole refugio en la institución, donde se establecieron en un campamento temporal, aproximadamente a las ocho de la noche. Los afectados fueron censados y recibieron atención médica por parte de colectivos estudiantiles. En la madrugada de la misma noche, más de 100 policías, en compañía de decenas de motos y algunos carros particulares, se congregaron a las afueras de la Universidad de Antioquia con una supuesta orden de evacuación. Luego, al menos 50 integrantes de la fuerza pública ingresaron y desalojaron a la fuerza el coliseo universitario. Las cámaras de seguridad de la Universidad fueron apagadas en el momento del ingreso de los efectivos. Las familias recibieron el apoyo de varios colectivos sociales y estudiantiles, evitando mayores afectaciones: así se logró ubicar nuevamente a las 29 familias en el campus de la Universidad.

Salida negociada

Tras buscar salidas negociadas con las autoridades, se logró la presencia de la Gobernación de Antioquia y un acuerdo con acciones tanto inmediatas como de largo plazo. Las primeras consistieron en entregar a cada núcleo familiar censado un subsidio de arriendo por dos meses, dos mercados y el transporte de todos los enseres desde donde los retenía la oficina de Espacio Público. Tras el cumplimiento de este acuerdo, todas las personas decidieron salir, al día siguiente de la intervención, de manera voluntaria para lugares donde hospedarse temporalmente.

Actualmente se desarrolla una mesa de concertación que, con la participación de las autoridades públicas, busca darle solución a problemas de largo aliento que aquejan a toda la comunidad damnificada por el incendio: falta de acceso efectivo a la educación, la salud, el empleo y la vivienda digna; es decir, responder finalmente a las necesidades de los más de mil afectados que perdieron sus hogares y enseres por el fuego, los mismos a quienes el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, nunca les ha cumplido su sonada promesa de que no dejaría a ninguna familia sin hogar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s