Manifestaciones contra el Fiscal y la “Nueva Política”

#RenuncieFiscal
Foto tomada de Noticosta.com

El pasado viernes 11 de enero de 2019, cuando el nuevo año apenas iba abriendo los ojos, cientos de personas en Colombia se congregaron en las sedes de las fiscalías a nivel nacional. El plantón de alcance nacional al que fueron convocadas las personas tenía como único y poderoso motivo mostrar el creciente rechazo ciudadano a la ya evidente corrupción del Fiscal General de la Nación, y su participación en las coimas que tienen a tanta gente presa o investigada por los sobornos de Odebrecht. De esta manera, aseguraban los manifestantes, el fiscal está impedido ética y legalmente para ejercer las funciones de investigador y acusador en los escándalos de corrupción.

Juan Suárez

El mismo escándalo de soborno de la multinacional a otros políticos de América Latina obligó al expresidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, a renunciar y recientemente al Fiscal general de ese país. Sin embargo, en Colombia este mismo entramado de corrupción no ha cobrado ninguna cabeza visible de los poderes fácticos e institucionales que se beneficiaron de las operaciones de Odebrecht. He ahí el origen de la indignación ciudadana.

El plantón de Bogotá se realizó en la plazoleta anexa al Bunker de la Fiscalía General de la Nación, sede central de la entidad y lugar de operación y resguardo del afamado Néstor Humberto, como ya “cariñosamente” lo llamamos aquellos que nos interesamos por las tribulaciones mediáticas y políticas que ha venido arrastrando el caso desde que fue nombrado Fiscal. La cita era a las 6 de la tarde de aquel viernes de enero, en una Bogotá que regalaba esplendorosos atardeceres pero que dejaba sentir el frío de sus 2.600 metros sobre el nivel del mar cuando ya iba cayendo la tarde.

La convocatoria para el plantón había circulado por redes sociales y algunos medios de comunicación que tímidamente se atrevieron a mencionar dicha convocatoria, y fue dinamizada con retweets y posts de Facebook impulsados por reconocidas twitteras y activistas de redes. En ese sentido la convocatoria al plantón cumple con una de las condiciones de lo que comúnmente se ha llamado la Nueva Política, es decir, nuevas formas de socialización frente al devenir de lo público-estatal, que no pasan por la influencia de partidos o figuras políticas conectadas con las viejas formas de gestionar lo colectivo. Según una de las activistas que jugó un papel central, la convocatoria por medio de las mentadas redes garantizaba no solo un amplio altavoz, sino que haría llegar el mensaje a los “ciudadanos conscientes y comprometidos con el destino de su país”. El concepto clave para estos convocantes es el de ciudadanía consciente.

Hasta allí se planteaba una narrativa donde los ciudadanos congregados y activados por las redes impulsarían las reformas necesarias para perfeccionar la democracia colombiana y sus instituciones. He aquí la Nueva Política en su mejor expresión, donde la “sociedad civil” es un recurso retórico que sirve para legitimar que cualquier grupo de ciudadanos congregados puede reivindicar sus derechos, utilizando como concepto “atrápalo todo”.

Desde el inicio del plantón se empezaron a oír cánticos referentes a la indignidad de NHM (Néstor Humberto Martínez) para sostenerse en el cargo y la necesidad de tener unas instituciones neutras y que respondan a los ciudadanos. “¡Renuncie!” fue el cántico más sonado, aunque otros de mayores alcances sociales intentaban relacionar, sin mucho éxito, a Néstor Humberto con las supuestas muertes de testigos o inclusive con el expresidente Álvaro Uribe. El punto álgido de la jornada se dio avanzada la noche, cuando los mismos jóvenes que pretendieron cantar en contra de Uribe y sus relaciones con NHM, empezaron a arrancar la bandera de la Fiscalía, que junto con el tricolor patrio ondeaba en la entrada del búnker de dicha institución. Cuando los jóvenes trataban de alcanzar la bandera para bajarla, parte de los ciudadanos congregados en el plantón gritaban el consabido mantra “sin violencia”, que tanto ha hecho carrera en las marchas del movimiento estudiantil y que prefigura un cambio en la manera que en Colombia se ha logrado cercar a las acciones de protesta que no sigan los parámetros que supuestamente deben regir esta Nueva Política en la que vivimos.

La bandera y su permanencia o no se convirtió en tire y afloje entre los mismos asistentes al plantón. Esta escena es una prueba fehaciente de que aquellas relaciones conflictivas entre “Estado” y “sociedad” han venido cambiando en Colombia. Los ciudadanos congregados en el plantón contra el fiscal responden más a una idea de ciudadanía que se configura como una contraparte donde los ciudadanos exigen que el Estado funcione como debe ser, que a constituir una fuerza social o una coalición de fuerzas sociales frente a un Estado que se identifica siempre como hostil, no importa quien lo gobierne. La neutralidad del Estado ha sido un mantra que crece con esta Nueva Política, aunque los cientos de asesinatos de líderes sociales y populares, la constante militarización de los campos y ciudades, además de los miles de víctimas que dejó la guerra contrainsurgente de las últimas décadas demuestren lo contrario.

No se trata de echar por tierra las expresiones de descontento que día a día crecen en el país, sobre todo cuando las diversas tramas de poder han venido mostrando sus costuras. El caso del fiscal, la censura de prensa que crece o por lo menos se visibiliza, el protagonismo de Luis Carlos Sarmiento Angulo en el escándalo de Odebrecht y en el control de los medios de comunicación, el precario manejo del recién elegido presidente, entre otros, solo hacen patente que a las instituciones estatales se les hace cada vez más difícil no recurrir a la fuerza como medio para mantener su escasa legitimidad. Por nuestra parte, es necesario recurrir a la memoria del conflicto, a las sucesivas crisis de las instituciones políticas para entender que las transformaciones no pueden ni deben agotarse en un “gobierno de los mejores”. Se necesita saber por qué y para quién gobiernan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s