100 encuentros por la paz: voces desde Santander de Quilichao

encuentros por la paz 2
Foto: Diana Granados

Por Mujeres Diversas y Paz

El pasado 4 de febrero desde el Comité de Impulso de la propuesta “Mesa Social para la Paz” se convocó a la campaña 100 Encuentros por la Paz, que se ha pensado como un espacio de diálogo y ambientación de cara a la participación en el proceso de negociación entre el ELN y el gobierno nacional. Bajo los lemas “Entre que caben 100” y “Proponemos, escuchamos y resolvemos”, se invitó en 100 puntos del país a diferentes sectores de la sociedad a conversar sobre el tema de la participación. Las conversas ocurrieron a lo largo de la geografía nacional con distintas metodologías y con diferentes propuestas sobre la participación para la paz. Una de ellas tuvo lugar en el parque de Santander de Quilichao, Cauca.

El Espacio de Mujeres Diversas y Paz lideró una conversa pública sobre la participación en el proceso de paz, tanto en la implementación de los Acuerdos de La Habana como en la Mesa de Quito, cuya fase pública se instalaría el día 7 de febrero.

Desde muy temprano se instaló una carpa en una calle lateral de la plaza central municipal. Mientras los micrófonos se abrieron para que quienes quisieran hicieran sus planteamientos sobre la participación, varias mujeres escribieron mensajes y los colgaron alrededor de la carpa y sobre algunos árboles del parque. “Consenso Social es Consulta Rural: el campo y los agricultores en 100 encuentros por la paz”, “Participar es paz”, “Mujeres dadoras de vida, constructoras de espacios sociales: unidas y participando por la paz”, “Las Mujeres soñamos y construimos paz”, entre otras, fueron las consignas con las que las mujeres se expresaron y compartieron con la sociedad quilichagueña sus apuestas en este momento político del país.

“La paz no puede ser vista como politiquería”, fue uno de los mensajes que circuló por el altavoz en esta jornada. Las mujeres jóvenes expresaron su deseo de participar y que “no hay que esperar a que otros decidan”. Para ellas es fundamental que la paz sea con participación. También varias intervenciones visibilizaron los incumplimientos del gobierno con las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y trajeron a colación las imágenes de guerrilleros y guerrilleras de las FARC en su última marcha, comprometidos con el proceso de paz, y quienes al llegar a las zonas campamentarias se encontraron con la ineficacia estatal que no ha cumplido con la construcción y adecuación mínima de las zonas donde entregarán las armas y prácticamente harán su tránsito a la vida política sin el uso de las mismas.

“Mi cuerpo es territorio de paz, no más violencia”

Con esta proclama las mujeres insistieron en que la paz debe erradicar las violencias contra las mujeres y recordaron que, a pesar del Acuerdo de La Habana y el inicio de Quito, los casos de feminicidios y violencias hacia las mujeres no cesan. Ante esta situación las mujeres participamos con mayor decisión porque consideramos que la paz, además de la terminación del conflicto armado por la vía de la negociación política, debe erradicar las violencias contra las mujeres y atacar las estructuras políticas, culturales, económicas y sociales que las reproducen.

Varias intervenciones enfatizaron en la paz como una propuesta al alcance de todas y todos, de ahí la importancia de la participación. Por eso agitaron la consigna de que “la paz no es solo el diálogo entre dos actores”.

Otras intervenciones se centraron en exponer algunas cifras que ha dejado la guerra en Colombia. Fue un llamado de atención a no olvidar por qué estamos hablando de negociación de paz y hacer memoria de las violencias que han atravesado los territorios y, muy especialmente, esta zona nortecaucana que muchas veces fue escenario de confrontaciones bélicas y que hoy sigue siendo un escenario de economías ilegales y persecución a procesos organizativos y populares.

Mientras las intervenciones trascurrían en el micrófono, algunas jóvenes circulaban por el parque haciendo pequeñas conversas con vendedores ambulantes y transeúntes sobre su visión de participación. “A la gente le cuesta creer en la paz”, fue una de las conclusiones de mayor peso, pues aún sigue siendo un discurso lejano de la cotidianidad de las mayorías.

A esto se suma el incumplimiento del gobierno de los diversos acuerdos con las organizaciones sociales, la falta de diligencia en la reparación de las víctimas y el déficit en brindar garantías para el cumplimiento de los derechos al grueso de la sociedad. Ante ello, el reto de la participación es enorme, porque no se trata sólo de fortalecerla en las organizaciones sociales y procesos ya constituidos sino de motivar a quienes aún no se organizan a enterarse, proponer, dialogar y creer que podemos decidir.

En la casa, en el parque, en los hospitales, en la alcaldía, en cualquier espacio, las mujeres estamos convocadas a participar. Este fue uno más de los mensajes que circularon en la conversa; mujeres llamando a mujeres a volcarse a la participación, en la implementación de acuerdos de paz y en la mesa de negociación, porque la paz es con nosotras, con nuestras ideas y propuestas.

Finalmente, en varios momentos se leyó el comunicado de un importante número de organizaciones mixtas y de mujeres titulado: “¡Las mujeres estamos listas para la participación: proponemos, escuchamos y resolvemos!”. Con ello, se anunció el compromiso de las mujeres con la participación como un camino clave en la concreción de los acuerdos de paz de La Habana y el proceso de negociación en Quito, recuperando una noción real de paz territorial, incluyente y decisoria.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s