Flor Médica y Cannabasko: medicina natural al servicio de la gente

Por Darío González Arbeláez

flor medica
Ilustración: Julián Arango

“Cuando la alimentación es deficiente, la medicina es necesaria; cuando la alimentación es suficiente y excelente, la medicina no es necesaria; el alimento es la medicina”. Sobre este principio de la medicina ayurveda se funda Flor Médica, una iniciativa independiente de divulgación científica, concientización y elaboración de medicamentos a base de plantas medicinales. Su fundadora es Luisa Ospina Medina, más conocida como Shhorai, una joven cantante de rap, bacterióloga y magister en biología de la Universidad de Antioquia.


 

Shhorai es oriunda de Itagüí, Antioquia, exactamente de San Gabriel; allí, en un pequeño cuarto de su casa, adecuado a manera de laboratorio, extrae los componentes medicinales del cannabis en compañía de su amigo Juan David Arango; si bien la extracción y producción de los productos medicinales se realizan de manera artesanal, ambos procesos se efectúan bajo los cuidados elementales de cualquier procedimiento de laboratorio.

Pero en aquel cuarto no solo se extrae el cannabis en aceite de oliva y de coco, que luego es transformado en gotas y ungüentos que conservan todo el potencial medicinal de la planta; también se analizan y estudian informes, resultados e investigaciones científicas que demuestran el potencial medicinal de las plantas, árboles, verduras, frutas y semillas. Estos análisis finalmente son convertidos en pequeños comunicados de divulgación científica, escritos en lengua vernácula y dispuestos para el acceso de todo el mundo en las redes sociales. Comunicados como: “Pitahaya: un antibacterial natural”, “Dahlia: un anestésico natural” o “Citronella: un repelente natural”, hacen parte del proceso de concientización de Flor Médica.

Dichos comunicados no buscan únicamente sensibilizar acerca de los beneficios medicinales de las plantas y de una alimentación rica en verduras, frutas y semillas, sino que también procuran conjugar los conocimientos ancestrales de los pueblos orientales y amerindios con los descubrimientos de las ciencias occidentales. Como dice Shhorai, “el propósito es demostrar que la riqueza de la medicina natural, que algunas de nuestras abuelas todavía conservan, tiene un soporte científico, y no responde solamente a una práctica fundada en la fe o en la confianza hacia quien la profesa”.

Además de los ungüentos, las gotas y los comunicados, desde Flor Médica se organizan conversatorios sobre el alimento como medicina. Estos han tenido lugar en sedes comunitarias, círculos de mujeres, organizaciones sociales y espacios universitarios, tanto en Antioquia como en otros departamentos.

Empero, esta tarea sanadora y educativa no la desarrolla Flor Médica en solitario; con ella trabaja mancomunadamente Cannabasko, otra iniciativa independiente, liderada por Juan David Arango, a través de la cual se busca sensibilizar a las personas sobre el uso responsable del cannabis medicinal, específicamente de los beneficios que éste trae para todos aquellos que sufren de epilepsia, migraña, insomnio o de enfermedades degenerativas como el cáncer, la diabetes o la artritis reumatoidea.

Entre estas dos iniciativas, la de mayor recorrido es Cannabasko, que desde hace un par de años viene desarrollando los procesos de sensibilización, además del cuidado y cultivo del cannabis medicinal. Por su parte, Flor Médica, con menos de un año de fundación, ha ido creciendo bajo el apoyo de aquella y a partir de su experiencia. Por este motivo sostiene Shhorai que Cannabasko es “el hermano mayor” de Flor Médica, y que Juan David fue quien la motivó para que la fundara. “Un día, hablando con él, me dijo: oíste, sabiendo que a vos te gustan las plantas, que eres vegetariana, que te preocupa la alimentación sana y que estás investigando sobre medicina natural, por qué no creas una página en la que compartás toda esa información… Flor Médica fue el nombre que encontré y que mejor recogía mi intención, pues daba cuenta tanto de la belleza como de la bondad de las plantas”.

“Luego de fundada y de que los comunicados comenzaran a circular a través de las redes sociales, Juan David y yo decidimos elaborar las extracciones de cannabis, aprovechando el cultivo de Cannabasko. Esto nos tomó algunos meses, mientras conocíamos sus efectos e investigábamos sobre otras experiencias con los extractos de cannabis medicinal; finalmente, pudimos concluir que sirve para atender necesidades en salud como los ataques epilépticos, los dolores de cabeza, las náuseas causadas por la quimioterapia, el insomnio, el estreñimiento, la gastritis y la falta de concentración”.

El objetivo de Flor Médica y Cannabasko con la elaboración de las gotas y los ungüentos no es producir en masa para ocupar un espacio en el mercado farmacéutico, sino, como dice Shhorai, “ofrecer a las personas, de una manera justa y responsable, medicinas de origen natural a través de un proceso de economía solidaria”. Los productos se venden a precios módicos y los recursos que se recogen con su venta tienen como fin mantener la producción y compartir los medicamentos con las personas que no pueden pagarlos o solo pueden pagar una parte.

Pero no se trata solo de vender las gotas de cannabis medicinal, como si se tratara de un acetaminofén que se consigue en cualquier tienda y que no sabemos qué hace en nuestro cuerpo. “Nosotros asesoramos y concientizamos a las personas acerca de cómo se comporta la enfermedad en su cuerpo y qué efecto tienen las gotas en el mismo; además de la asesoría sobre su uso y consumo, también les hablamos sobre la importancia de una alimentación sana y los beneficios de la misma para evitar las enfermedades. Por este motivo, nuestro interés no es producir en masa y que nuestros productos sean revendidos en cualquier parte”.

Hoy, además de los comunicados, los conversatorios y los productos medicinales, Flor Médica y Cannabasko están adelantando pruebas con otras plantas para elaborar tinturas, o sea, extractos acuosos que concentran en pequeñas cantidades de líquido grandes proporciones de los componentes medicinales inherentes a las plantas. La finalidad es que “las dos iniciativas se constituyan en plataformas de información sobre medicina natural y alimentación sana al servicio de la gente”.

2 comentarios

  1. Buenos días me interesa hace dos días vi un documental que les hicieron en el canal cuatro de Perú…. Mi mamá tiene artritis reumatoide… Y un primo con síndrome de distrofia refleja… Que pirada dolor potenciado se ha postrado desde hace unos 5 años

    Le gusta a 1 persona

  2. Excelente iniciativa y muy necesaria en nuestra actualidad tan dependiente de comida chatarra y necesidades innecesarias. Me encanta que da un angulo diferente que rompe con la estigmatización de la marihuana.
    Mil respetos y buena vibra

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s