La mano negra de Trump en Venezuela

mano negra de trump
Imagen: Tomada de http://es.sansebastiansmr.wikia.com

Por Álvaro Lopera

Minutos antes de firmar un acuerdo político con el gobierno bolivariano ―para reconocer la validez de las próximas elecciones y para hacer de Venezuela un país gobernable dentro de los cánones de la democracia burguesa― la oposición venezolana y los gobiernos acompañantes del proceso de negociación recibieron una orden del comandante de varios Estados latinoamericanos, Donald Trump, de no firmar nada con el gobierno de Maduro. Y, por supuesto, obedecieron ciegamente el dictado.

Los hechos

Rex Tillerson inició una gira por varios países de Latinoamérica el 2 de febrero del presente año. Visitó México, Argentina, Perú, Colombia y, por último, Jamaica, país que pertenece a la alianza que impulsa Venezuela denominada Petrocaribe.

Los temas a tratar, según adelantó en una universidad norteamericana, serían: Venezuela, la necesidad de no hacer negocios internacionales con otras potencias económicas distintas a Estados Unidos ―o el reimpulso de la “Doctrina Monroe” ―, y, en el caso de Colombia, le agregaría los tradicionales temas de las drogas y la implementación del acuerdo de paz con la guerrilla.

En todos los países que visitó recibió la aprobación, no tanto al discurso comercial que habla de no hacer más negocios con Rusia o China, sino al ataque, sin diplomacia alguna, contra la nación venezolana. En la visita a México ya había hablado de la posibilidad de que en el vecino país se diera un golpe de Estado, con estas palabras aparecidas en la prensa mundial: “se vería con buenos ojos una intervención militar del ejército venezolano para concretar una “transición pacífica” en la nación sudamericana”. Marco Rubio, senador republicano de origen cubano, se atrevió a sumarle algo más provocador: “el mundo apoyaría a las Fuerzas Armadas de Venezuela si decidieran proteger al pueblo y restaurar la democracia quitando a un dictador”.

Colombia fue el penúltimo país de la visita, y ésta se realizó el 6 de febrero, coincidiendo con el día que se iba a firmar el acuerdo entre la oposición y el gobierno de Maduro. Julio Borges, el representante de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), decidió no firmarlo alegando, entre otros, que requería que el grupo garante de las elecciones fuera, no la ONU, como se había acordado previamente, sino el Grupo de Lima, grupo de países de la región conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, que firmaron un pacto el pasado 8 de agosto con el visto bueno de Estados Unidos para “buscarle salidas a la crisis de Venezuela”.

Antecedentes

Venezuela está regido por un gobierno democrático que ha superado cerca de 22 eventos eleccionarios, pero desde la llegada al gobierno de Hugo Chávez, en el año 1999, no ha respirado un día de paz. La oposición, salida de la entraña de los partidos tradicionales, en estos 18 años ha intentado demoler los avances chavistas con actos profundamente antidemocráticos que oscilan entre no reconocer los resultados electorales e impulsar guarimbas o rebeliones militares callejeras. El aparato económico y la vida cotidiana han sufrido lo suficiente como para intentar un acuerdo de gobernabilidad. En 2015, después de muchas trastadas, se inició un intento de acercamiento, dos años después de haber sido elegido Nicolás Maduro.

Se hizo un llamado a distintos países y personalidades para que acompañaran el proceso, y en 2018 estaban presentes los representantes de los gobiernos de México, Chile, y el expresidente español Rodríguez Zapatero. República Dominicana era el anfitrión.

El preacuerdo logrado el 31 de enero, que le fue entregado al presidente de República Dominicana, hablaba de seis puntos: Defensa de la soberanía de Venezuela y rechazo a la injerencia extranjera; ampliación de garantías electorales; convivencia pacífica y reconocimiento entre las partes; cese de la guerra económica y defensa en común frente a las sanciones de EE.UU. y la Unión Europea; acuerdo de canales de ayuda humanitaria y liberación de encarcelados culpados por promover la violencia política. El día 5 de febrero se trabajó hasta altas horas de la noche. Todo parecía indicar que al día siguiente habría humo blanco, pues solo faltaba el puntillazo final de la fecha de las elecciones, la cual había sido propuesta inicialmente por la oposición para el día 22 de abril.

Desastre final

Y llegó el 6 de febrero. El presidente de República Dominicana instruyó para que se hicieran los preparativos del acto protocolario de la firma, pues la fecha propuesta de elecciones no tenía oposición del gobierno venezolano. Ese día, de acuerdo con los representantes venezolanos, Borges se comportó extrañamente, pues le dio por abrir un nuevo frente de peticiones, cosa totalmente inesperada. A las 4:30 p.m. recibió una llamada y se retiró del escenario de discusión. Regresó a las 7:00 p.m., en un estado de aparente embriaguez, de acuerdo con testigos presentes en la reunión, afirmando que ese acuerdo “no es digno del pueblo venezolano” y exigiendo que el Grupo de Lima monitoreara las elecciones.

El presidente Medina, que tenía en sus manos el preacuerdo, no entendió ese desplante. Rodríguez Zapatero llamó a las partes a la firma del acuerdo elaborando para ello una carta que se hizo viral en internet, y Chile, con su embajador, dijo que se retiraba del acompañamiento hasta que no se acordaran elecciones democráticas transparentes. México también se retiró. ¿Órdenes?

La Unión Europea, el Grupo de Lima y Estados Unidos no reconocerán el resultado de las elecciones del 22 de abril. Tillerson habla de un nuevo bloqueo petrolero. Venezuela no fue invitada a la VIII Cumbre de las Américas a realizarse en Lima el 13 de abril.

Desde esta semana, un fuerte contingente militar colombiano se empezó a desplazar sobre los 2.200 kilómetros de la frontera con Venezuela, según informó El Tiempo en su portal el 13 de febrero.

La mano negra de Trump mueve los hilos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s