Israel, el Josef Mengele del Medio Oriente

Josef Mengele fue un médico y antropólogo nazi que experimentó con miles de presos en el campo de concentración de Auschwitz, para probar no solo la posibilidad de extender ad infinitum la raza aria, sino para lograr avances genéticos que le pudieran servir estratégicamente al poder nazi. Israel en nuestro tiempo hace lo propio con el pueblo palestino, principalmente en la Franja de Gaza: el nuevo armamento diseñado lo prueba allí y lo vende con resultados tangibles a los ejércitos del mundo capitalista.

franga-de-gaza-drones
Ataque con drones a la Franja de Gaza

Por Álvaro Lopera

Cuenta la historia que este médico encargado de dar el visto bueno a quienes iban a ser exterminados en las cámaras de gas, de hacer experimentos con personas vivas, las cuales sufrieron inenarrables torturas, y de impulsar la eugenesia que es la mejora de los rasgos hereditarios humanos mediante diversas formas de intervención manipulada y métodos selectivos, había sido premiado por Hitler con varias medallas de distinción militar: la Cruz de Hierro de primera clase, la Medalla de Herido y la Medalla por el cuidado del pueblo alemán. Escapó en enero de 1945 del campo de concentración de Auschwitz antes de que sobreviniera la derrota de Alemania para después, en 1948, venirse a vivir a Suramérica. Todo indicando todo que murió tranquilamente en Brasil.

El sionismo israelí –léase fascismo israelí–, ahora aplica una metodología similar a la de ese médico nazi con los palestinos en general y, en particular, con aquellos que habitan la humillada Franja de Gaza. En este caso tampoco se ha aplicado justicia.

Experimentando con multitudes

El 18 de diciembre de 2009 en internet apareció un artículo en el portal Newweapons Working Group, titulado Las armas de destrucción masiva utilizadas por Israel en Gaza. Allí se expuso una investigación sobre los residuos de las bombas utilizadas por Israel, la potencia ocupante de Palestina, en el año 2006, tanto en los cráteres dejados por ellas como en sus restos metálicos. Y encontraron decenas de minerales como el tungsteno, mercurio, molibdeno, cadmio, cobalto, níquel, manganeso, cobre, zinc, estroncio, aluminio, en cantidades entre 500% y 1600%, superiores a las que puede contener la tierra, con el grave problema de que casi todos estos metales pesados en esas proporciones no solo contaminan gravemente el suelo, dejándolo sin posibilidades de ser cultivado, sino que afecta directamente a los seres humanos con enfermedades cancerígenas, tóxicas o taratogénicas.

El 5 de marzo de 2011, en el portal Press TV, apareció una noticia aterradora: “El número de pacientes de cáncer ha estado aumentando en Gaza debido al uso de uranio empobrecido por el ejército israelí durante el ataque violento sobre la Franja de Gaza hace dos años”. Se refería a la operación Plomo Fundido que lanzó Israel desde el 27 de diciembre de 2008 hasta el 18 de enero de 2009, recién iniciado el gobierno de Obama, el mismo que le dio la bendición a esa masacre de más de 1300 palestinos, 30% de los cuales eran niños. Luego de la guerra, los casos de cáncer aumentaron en un 30% en Gaza, informó el corresponsal de PressTV.

El uranio empobrecido es lo que queda después de haber sido usado el uranio como fuente primaria de energía en las centrales nucleares. Agotado su tiempo de vida, se pueden enterrar los residuos en sarcófagos forrados en plomo a cientos de metros bajo la superficie para evitar la contaminación radiactiva, o se pueden usar, violando todas las convenciones de Ginebra, en bombas, puesto que al estallar genera temperaturas superiores a 4.000 grados centígrados y, por tanto, difumina todo tipo de concreto o metal. Después del bombardeo, este queda diseminado en los campos, esparciendo la contaminación por radiactividad.

Fascismo imparable

Para entender el racismo y la base del fascismo israelí, basta con leer esta frase, extraída del Talmud, biblia judía, que se encuentra a la entrada del parlamento sionista: “La compasión hacia un no judío está prohibida, si le ves caer en un río o estar en peligro, te está prohibido salvarle porque todas las naciones son enemigas de los judíos y cuando un no judío entra en un foso, el judío debería cerrar el foso sobre él con una gran piedra, hasta que se muera, para que los enemigos pierdan un miembro y los judíos puedan preservar su sueño de la Tierra Prometida, ¡el Gran Israel!”.

En el portal Electronic Intifada, el 12 de octubre de este año, el escritor Gabriel Schivone expuso estas ideas centrales, producto de una visita que hizo a Israel en 2016 en el marco de una exposición internacional de tecnología de drones: “El volumen de exportaciones per cápita de la industria armamentística de Israel es dos veces mayor que el de su homólogo estadounidense y emplea a un porcentaje de trabajadores nacionales dos veces mayor que el de Estados Unidos o Francia”. Y agregó algo dicho por un yupi desarrollador de tecnología israelí: “cada vez que el ejército utiliza la tecnología israelí HLS (siglas en inglés de seguridad nacional), la prueba automáticamente. Las empresas se benefician enormemente de ello y cada vez que se hace un nuevo pedido se aplica esta experiencia en el campo de batalla –léase Gaza– para mejorar el proceso de licitación y garantizar la calidad y eficacia”. 

Este año, según informa el portal, desde que empezaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno el 30 de marzo –cuyo número de muertos ya pasó la cifra de 200 y el de heridos la de 20.000–, se ha estrenado en Gaza la última generación de drones de control de multitudes de Israel, que incluye el dron bautizado con el apropiado nombre de Sea of Tears (Mar de Lágrimas). Este es un dron producido comercialmente por China y modificado por Israel para arrojar gases lacrimógenos sobre las multitudes de seres humanos que se encuentran debajo, y el dron Shocko que suelta “agua fétida” sobre las personas que se manifiestan.

Y el Consejo de Seguridad de la ONU, cómplice, disfraza de democracia al Mengele del Medio Oriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s