ARDE AUSTRALIA: Efectos desastrosos del trastorno climático mundial

Renán Vega Cantor

“A veces se dice que Australia es el canario en la mina de carbón con los efectos del cambio climático siendo los más graves y los más tempranos. Estamos probablemente viendo lo que puede ser el cambio climático en otras partes del mundo con las primeras fases de este proceso en Australia”.

Chris Dickman, profesor de la Universidad de Sidney.

El clima mundial cambia de manera acelerada, con efectos imprevisibles como lo demuestran los catastróficos incendios que asolan a Australia desde el mes de septiembre de 2019. Diez millones de hectáreas han ardido (lo que equivale a la superficie de países como Irlanda o Portugal), 30 muertos, miles de personas obligadas a dejar sus hogares, 100 mil ovejas calcinadas y 1.250 millones de animales muertos. Esta última cifra parece inverosímil, pero por desgracia es cierta, es algo así como si todos los habitantes de la India murieran de un día para otro, víctimas de las llamas. Claro, como estamos hablando de animales, el recuento de daños parece anecdótico, pero es un dato que debería preocupar hoy a la humanidad, por lo que representa en términos de pérdida de diversidad biológica.

El asunto es tan crítico que estos incendios, literalmente, han extinguido especies, porque las han dejado tan afectadas que será difícil que puedan recuperarse, entre ellas el coala. Han muerto por millones coalas, canguros, marsupiales, reptiles, mamíferos y otras especies endémicas (exclusivas) de Australia, lugar que por sus características geográficas está aislado desde hace millones de años. Lo mismo ha sucedido con especies forestales, que han sido el combustible de los incendios y se han convertido, así los llaman en Australia, en “arboles asesinos”, cuando el verdadero asesino es otro: el capitalismo mundial.

El impacto de estos incendios no es local, ya que por su magnitud los efectos se proyectan más allá de Australia, e incluso el humo que estos generan llegó al otro lado del mundo, a Argentina y Chile, localizados a 12 mil kilómetros.

El futuro cálido está acá, se ha tomado el presente, no es cuestión de esperar años o décadas para vivirlo, y nos ha llegado rápido por el trastorno climático, como se vive en Australia. Después de este ecocidio es difícil mirar para otro lado y pensar que el calentamiento mundial no existe. Recordemos que Australia no es un país pobre ni del Tercer Mundo, sino del privilegiado club de los países ricos, hasta el punto que algunos lo consideran como el “mejor vividero del mundo”, donde los multimillonarios del planeta sueñan con alojarse y 11 mil de ellos se trasladaron allí en 2016. Para esos multimillonarios, Australia es el paraíso soñado o lo era, porque el ciclo de incendios de 2019-2020 lo ha hecho trizas, como lo atestigua el hecho que el torneo de tenis de enero, evento excelso de los multimillonarios, ha sido afectado por el humo de los incendios y los tenistas se han visto obligados a jugar en lugares cerrados y algunos de ellos han usado máscaras de oxígeno en sus camerinos.

Lo sucedido el primero de enero de 2020 es un indicador de que el “paraíso” se convirtió en infierno, porque ese día todos los habitantes de un pueblo, Mallacota (de unos 4000 habitantes), tuvieron que refugiarse en la playa para huirle al fuego. Esta situación se repitió en decenas de lugares. Súbitamente, esas personas quedaron sin electricidad, sin agua, sin combustible, sin alimentos, y tuvieron que ser socorridos por aire, desde donde aviones les enviaban provisiones, o por mar, en donde algunos barcos los alojaban y sacaban del inesperado infierno.

Estos incendios no tienen nada de naturales, son una contundente muestra de que el calentamiento mundial ha llegado y junto con él sus consecuencias devastadoras. Que sea Australia uno de los epicentros del vuelco climático no es azaroso, puesto que este país es uno de grandes generadores de CO2, como resultado de ser el segundo exportador mundial de carbón. Sus gobernantes son campeones del negacionismo climático y se han encargado de bloquear cualquier política que tienda a mitigar el calentamiento mundial, como lo evidencian dos hechos: mientras ardía Australia, la delegación de ese país en la Cumbre Climática de Madrid se alineó con el bloque reacio a adoptar alguna medida que enfrente el cambio climático; y en medio de los incendios, el primer Ministro, Scott Morrison, se fue de vacaciones a Hawái, reafirmando sus posturas de campaña electoral, cuando fue elegido con un programa que negaba el calentamiento global, al estilo de Donald Trump y Jair Bolsonaro.

En Australia se ha presentado la “tormenta perfecta”: las temperaturas más elevadas de su historia, que alcanzaron en promedio, para todo el país, 41.9 grados centígrados el 18 de diciembre de 2019; sequía extrema en un territorio en general árido y con pocas reservas de agua dulce y donde en algunas regiones ha desaparecido la lluvia; el bosque se ha hecho más seco, con lo que se propagan rápidamente las llamas y se extienden en forma acelerada los incendios; políticas de negación del trastorno climático y de incentivo a las empresas que más contaminan. No es casual que, en el índice de Desempeño sobre Cambio Climático, que monitorea a los países responsables de emitir el 90% de C02, Australia ocupe el último lugar, el puesto 57, y que también se haya retirado del Acuerdo de París de 2015.

Para completar, como las catástrofes climáticas tienen efectos multiplicadores, al final, cuando se apague el último fuego de temporada, se habrá doblado el volumen de emisiones de carbono de ese país, por el carbono de las plantas que se habrá liberado a la atmósfera. Esto, es seguro, generará en pocos meses nuevos ciclos de incendios más voraces y destructivos, mostrándonos que los paraísos capitalistas fácil y rápidamente se pueden convertir en infiernos, como lo ejemplifica dolorosamente Australia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s