La ciudad gris

Por Julio Rubio

Foto: HBS Noticias

Una nueva jornada de pintatón (o más bien borratón) se desarrolló en la ciudad de Cali hace unos días. El lugar, el mismo que por estos días ha sido el centro de atención de algunas personas que, aduciendo no ser escuchadas y defendiendo los valores del civismo caleño, han emprendido la ingente labor de borrar los murales de la calle 5ª. Dicho borramiento, como bien se interpreta del video alojado en la página web del periódico El País, y de algunos en vivo por Facebook del concejal Terry Hurtado y del activista Alfredo Mondragón, dan cuenta de las justificaciones expresadas para el desarrollo de este acto. Y resulta de interés, toda vez que se inscribe en el marco de los hechos surgidos del Paro Nacional, las movilizaciones y el papel que ha jugado la policía nacional.

La justificación central de las personas que, con rodillos y brocha en mano, borraron con pintura color gris los murales que denunciaban la violencia contra las mujeres, que pedían parar el genocidio y defender la vida, y recordaban los 6.402 falsos positivos cometidos contra jóvenes durante el gobierno del presidente Uribe Vélez, fue plantear que dichos murales eran mensajes de odio. Ante ello, los borraban usando el color gris que, según uno de los participantes, es la expresión de la neutralidad. En varias ocasiones esta persona aducía no ser o saber de política, y recalcaba que no querían políticos en estos actos, e invitaba al diálogo porque a ellos no se les había escuchado y estos murales no los representaban. Todo el discurso enfatizaba en la neutralidad, en hacer bella la ciudad y limpiar el sector para los turistas y comerciantes.

Pero la imagen anterior se distorsionó y emergió aquella que de verdad estaba en el fondo. El llamado Pintatón de Paz y Civismo resultó ser una acción política del partido de gobierno, el Centro Democrático. Y ello se hizo evidente por la firme participación del representante a la cámara Christian Garcés y por la presencia de María Fernanda Cabal que, según se dice en la ciudad, aspiraría a la alcaldía de Cali. Y quizás sea esta candidatura uno de los motivos importantes de la pintatón, porque sus mensajes ante agentes de la policía, muy a grito tendido, así lo evidencian: “Dios es uno y nos quiere libres porque somos espíritu y el espíritu nadie lo puede secuestrar, y no vamos a dejar perder Cali y no vamos a dejar perder Colombia”. Además, adujo que las desapariciones eran un invento y, por tanto, borrar los murales sobre dichos crímenes está bien.

El otro ingrediente de este acto político, nada neutral, fue la participación y convocatoria de Andrés Escobar, personaje que fue identificado como uno de los civiles armados que disparó el 28 de mayo contra los manifestantes en los alrededores de la Universidad del Valle, y quien goza de estos beneficios que le otorga la impunidad sobre su caso. Esta persona escribió en sus redes sociales: “Es un hecho que los colombianos preferimos la autoridad y el mantenimiento del orden, que el imperio de la destrucción, el chantaje y la zozobra a los que la izquierda quiere someternos”. Como se observa, la neutralidad en el pintatón no existió.

Y fue tal la falta de neutralidad proclamada, como la presencia de la política negada, que en el mismo mensaje de Escobar ya se habla de “izquierda”. Esos que quieren someter al país a través del “chantaje” y lo quieren llevar a la “destrucción”. Pero la evidencia máxima de la politización del borramiento de los murales fueron los mensajes que tenían las camisetas blancas de quienes pintaban, particularmente el ubicado en la espalda: “#NOALCOMUNISMO”. En tal sentido, se puede colegir que quienes elaboraron los murales son comunistas, y quien denuncie las violaciones a las mujeres, los falsos positivos, quienes piden parar el genocidio y defender la vida, también lo son. Este mensaje dista mucho de lo planteado por los organizadores, además porque al preguntarle a quienes pintaban sobre este asunto, no había respuesta o se recurría al civismo o la fealdad que suponen estos murales.

La campaña del 2022 ha iniciado y, en este caso, los mensajes en los pechos de los pintores son indicio de ello: “# yo soy empleo”, “# yo soy seguridad”, “# yo soy libertad”, que junto a las alocuciones de los miembros del Centro Democrático, configuran un escenario que tiene una doble función: de un lado, atacar las acciones estéticas y de denuncia de lo que ha sucedido en términos de violación a los derechos humanos, y, de otro, instalar el discurso de este partido político que, como ya es costumbre, inventa chivos expiatorios, acuden al imaginario del miedo e implementan campañas de desprestigio en contra de quienes no piensen y actúen igual que ellos. Y lo hacen, porque les ha dado resultado electoralmente.

Pero este pintatón, como otros que se han realizado en otras ciudades, tiene también la intención de instaurar una narrativa negacionista de lo acontecido. Así como han defendido que en Colombia el conflicto armado no existió, ahora se quiere negar la violencia desenfrenada y estatal que emprendieron contra los manifestantes, particularmente los/as jóvenes de las primeras líneas. Negar que Cali fue el laboratorio de la asistencia militar. Negar que las noches fueron de horror por la presencia de civiles armados en carros de alta gama, disparando contra los puntos de resistencia. Negar que miembros del Esmad dispararon contra la población civil. Es cierto que hubo desmanes y daños al transporte masivo, y bloqueos en varios sitios de la ciudad, pero pretender ocultar lo otro, no es nada neutral y cívico.

Quizás por ello han escogido el color gris. Ya no es el blanco de la paz, porque en ella no se cree, pero además porque nombrarla es reconocer -incluso por negación- el conflicto que ha vivido este país. Ahora la ciudad que ha sido un camino de paso, llena de gentes de todos lados y construida con lenguajes, cuerpos y rostros de muchas fisonomías, se pretende que sea gris. Un gris que, para lástima de sus promotores, no alcanza a ocultar la paleta de otros colores.

Foto: El País

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s