Remesas enviadas a los países: un asunto para reflexionar

Por Jorge Álvarez

Recientemente, un amigo me comentaba sobre las dificultades que estaba teniendo para enviar dinero a alguien en Cuba. Sobre este hecho en particular no supe su desenlace, pero el mismo, sumado a la reciente puesta en escena del documental Mamá Icha, en el cual se habla de la dura problemática de la migración y además se aborda el tema de las casas construidas en nuestro país a través de las remesas, me impulsaron a consultar algunos aspectos que coinciden, pero también que se pueden contrastar con las realidades de ambos países.

En la foto: Un hombre muestra un peso convertible cubano y un dólar estadounidense, Tomada de radiotelevisionmarti.com

Cifras para el Contexto

Es claro que las divisas llegadas desde el extranjero a Cuba son una importante ayuda para superar la crisis provocada por el bloqueo. Entre los datos que se recogen en diversas fuentes que abordan el tema, todas presentes en internet, encontramos los siguientes:

El principal renglón de la economía cubana, el turismo, aporta alrededor de 2.650 millones de dólares estadounidenses, lo que corresponde aproximadamente al 2.6% del PIB y alrededor del 18% de todos los ingresos del turismo internacional en El Caribe. Genera alrededor de medio millón de empleos.

Uno de los renglones más importantes en el aporte a la economía cubana son los servicios médicos, pues en 2019 representaron 46% de las exportaciones y 6% del PIB de la isla.

En lo que respecta a las remesas, tomamos la fuente CNN en español – julio 22 de 2021-, la que documenta datos sobre las recibidas por Cuba en 2019 por un monto de U$ 2.055 millones, lo que constituye un 2% del PIB de Cuba.

En estas cifras vemos que las principales riquezas de Cuba se producen desde el sudor y tenacidad del trabajo de los cubanos, a través de sus propios recursos y avances en la investigación científica.

El caso colombiano nos muestra una realidad diferente; en la misma línea, miremos algunas cifras. De acuerdo con una publicación de la Revista Dinero – 17 de diciembre de 2019-, que toma como fuente a expertos en cuentas de Bancolombia, “las remesas están por encima de cualquier otro recurso que reciba el país en materia de divisas, incluso por encima del petróleo, y representan para la economía colombiana un aporte que alcanza los $22 billones anuales, equivalentes al 40% de los pagos anuales de pensiones y son 1,4 veces la inversión proyectada por Ecopetrol en 2020, además representan un poco más del 2% del PIB nacional. Según el informe, dichas remesas fueron determinantes en el crecimiento económico, del 3%, hasta septiembre de 2019, aproximadamente 1% por encima de lo presupuestado”.

En informes más recientes, de acuerdo con estadísticas del Banco de la República, en el 2020 entraron al país US$6.902 millones, 2.5% por encima de 2019, representando además el 2.53% del PIB nacional.

Álvaro Sanabria Duque, en su columna “Servidumbre, necropoder y para-Estado”, publicada en septiembre de 2021 en el periódico Desde Abajo, confirma dichas cifras, pero además profundiza con lujo de detalles las fuentes a través de las cuales se originan los dineros que como remesas llegan a nuestro país.

“Es claro (dice Sanabria en su artículo) que una parte importante de la diáspora colombiana genera ingresos en ocupaciones que responden al concepto convencional de trabajo, pero es innegable también que la parte ocupada en los denominados circuitos alternativos de supervivencia es creciente, por lo que extraña la ausencia de miradas críticas al hecho que una de las principales fuentes de divisas sea producto de la expulsión de connacionales, y más aún, de parias (prostitutas, mercenarios y siervos domésticos) que como materia prima alimentan los mercados gore”. Es una triste realidad que una de nuestras fuentes de exportación sean miles de seres humanos dedicados a la práctica del mercenarismo.

El caso cubano

El gobierno gringo, en su afán de golpear a Cuba y para castigar el mal ejemplo, pues, no pueden permitir que se intente construir un sistema diferente, arrecia las medidas del bloqueo; por lo tanto, de manera cínica prohíbe el envío de remesas, so pretexto de que los dineros van a parar a los miembros del gobierno, cuando en realidad son recursos que alivian el diario vivir de la población. Es así y el gobierno gringo lo sabe, pero quieren reventarlos para obligarlos a ir en contra de su revolución.

En octubre de 2020, días antes de terminar su periodo presidencial, Donald Trump prohibió el envío de remesas desde Estados Unidos a Cuba, razón por la cual la compañía Western Union se vio forzada a cerrar 407 puntos de pago en la isla.

En una columna que publicó en el sitio clacso.org, el 16 de julio de 2021, la doctora Magda Luisa Arias Rivera, primera secretaria de la embajada de Cuba en Argentina, afirmó lo siguiente: “Durante el gobierno de Donald Trump se adoptaron, adicionalmente, otras 243 medidas contra Cuba. Entre ellas está la eliminación de los viajes de los cruceros y de vuelos de aerolíneas estadounidenses a toda la Isla, exceptuando a La Habana; cancelación de los servicios consulares en Cuba y su ubicación en terceros países; impedimento de transacciones bancarias; limitación primero y cese después de las transferencias bancarias de ciudadanos (privados) y el cierre ulterior de las operaciones de la empresa Western Unión; sanciones a empresas cubanas; persecución de petroleras, aseguradoras, navieras, e incluso tripulaciones que transportaran gas licuado o petróleo a la Isla. El colofón de todo ello fue la inclusión de Cuba en una lista arbitraria y unilateral de Estados que, según Washington, patrocinan el terrorismo internacional, lo cual tiene efectos importantes en las relaciones financieras internacionales de nuestro país”.

Con muchas dificultades se reciben divisas en Cuba, muchas de las cuales llegan a través de remesas enviadas principalmente por personal médico y científico que vive y trabaja en el exterior; mientras que a Colombia muchas de esas remesas llegan por vía de mercenarios, prostitutas y siervos en el extranjero.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s