Vacunas, reapertura y contrarrevolución en Cuba

Por Jorge Álvarez

Ilustración: Rodrigo Castellanos

Las economías del mundo entero se frenaron como producto de la pandemia del Covid-19 y Cuba no fue la excepción. En marzo de 2020 se cerró el ingreso de turistas a La Isla, lo que propinó un grave golpe a su economía, pues el turismo representa su principal ingreso. Fueron casi 20 meses sin ingresos de divisas, necesarias para ejecutar el presupuesto en materia de salud, educación, sostenimiento del Estado, entre muchos otros renglones. Todo ello agravado por el sexagenario, criminal y genocida bloqueo impuesto por el imperio del norte.

A pesar de todo esto, Cuba sigue demostrando su valentía, y con la dignidad que caracteriza a su pueblo siempre supera las adversidades, a sabiendas de la discriminación existente en el mundo capitalista contra los países pobres, especialmente si están intentando construir sistemas sociales más justos, en los cuales son los derechos humanos el eje de gobernabilidad y no el execrable negocio.

Dicha discriminación se ha visto representada durante la pandemia del Covid-19, en el manejo inequitativo del sistema de distribución de las vacunas, que se realiza desde el Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX – por sus siglas en inglés), pues a través de éste los países pobres han quedado rezagados en las campañas de vacunación y por ende se prolonga en el tiempo el logro de la inmunidad de rebaño.

Según un tuit de la OMS, del pasado 2 de noviembre, “la pandemia durará un año más si las vacunas no llegan a los países más pobres. Menos del 5 % de la población de África ha sido vacunada con las dos dosis, en comparación con el 40 % en la mayoría de los otros continentes”.

Cuba: investigación y retorno a la normalidad

Por tales motivos, Cuba decidió asumir, en una carrera maratónica, la investigación y posterior producción de sus propios biológicos. Un año después del cierre de fronteras, y luego de realizadas las fases de prueba con miles de voluntarios, en marzo de 2021 se dieron a conocer los candidatos vacunales: Soberana 1 y Soberana 2, Abdala, Plus y Mambisa, con las cuales se inició el proceso masivo de vacunación el pasado mes de julio.

A nivel mundial, pero especialmente en Colombia, albergábamos la esperanza que para mediados de este año ya pudiéramos estar programando viajes a la Mayor de las Antillas, pero como no se puede gobernar con el deseo, dichos planes de viaje tuvieron que aplazarse.

Hace unas semanas se oficializó la reapertura de la economía y se definió noviembre 15 como el día en que se reabrirán las fronteras a los visitantes internacionales, incluido el turismo, y el regreso a clases de más de 1.6 millones de estudiantes.

Tal decisión se tomó con base en los excelentes resultados de la campaña de vacunación, pues según un reporte del Ministerio de Salud de Cuba presentado a principios de octubre, para una población de 11.3 millones de habitantes, más del 80% había recibido, al menos, una inyección de las tres dosis requeridas con las vacunas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus; y cerca del 50% estaba completamente vacunado. De esta forma se aproximan cada vez más a la inmunidad de rebaño y se despeja el panorama para el regreso a la normalidad.

Es importante anotar que Cuba logró unos candidatos vacunales de relevancia internacional, y es así que Nicaragua, Venezuela y Vietnam ya aprobaron la compra de millones de dosis de las vacunas Abdala y Soberana 02, e Irán tiene la franquicia cubana de la vacuna Soberana 02.

La contrarrevolución no detiene sus ataques

Los contrarrevolucionarios y adalides del imperio, neoliberales a ultranza, no van a permitir (o al menos lo van a intentar), que Cuba trate de regresar a la normalidad. Son grupos de mercenarios, tarifados provocadores y pagados a través de diversas organizaciones (ONG) como Richard Youngs, del Fondo Carnegie para la Paz Internacional (en inglés: Carnegie Endowment for International Peace); centros académicos como la Universidad Saint Louis, bastión defensor del neoliberalismo. Agencias como la Usaid (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional); la Ned (La Fundación Nacional para la Democracia), People in Need (PIN), El Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL); la OEA, la CIA, y un largo etcétera de provocadores imperialistas, impulsores de un capitalismo fundamentalista y privatizador, que financian personajes como Yunior García Aguilera para provocar levantamientos en la Isla, aprovechando y tomando como punto de partida insatisfacciones de la población y el derecho al disenso, y con el manejo de un manto progresista, ejecutan acciones violentas, vandálicas y terroristas, como ha sucedido en Venezuela, Bolivia, Nicaragua. Todo planificado para intentar crear caos y pretender derrotar la Revolución Cubana.

Estos grupos de contrarrevolucionarios se han envalentonado durante los últimos meses y tienen en su agenda la realización de acciones de todo tipo; tratarán de impedir la reapertura del turismo, pues para el 15 de noviembre intentarán repetir los actos violentos del 11 de julio, usando para ello manuales de guerra no convencional, aplicados, como ya se dijo, en Venezuela, Nicaragua o Yugoeslavia. Seguirán ejecutando todo tipo de acciones bajo la doctrina de la Guerra de Cuarta Generación, golpes blandos apoyados e instigados a través de los medios tradicionales de comunicación, como son La Voz de América, Radio Martí, y el resto de medios que a nivel mundial replican y maximizan tales propósitos. Todo esto apoyado e impulsado por legisladores gringos y elementos de la mafia anticubana que instan al estallido social y la intervención militar. Entre tales personajes se identifican a defensores de figuras reconocidas como el ya fallecido Luis Posada Carriles, terrorista internacional y exagente de la CIA de origen cubano, naturalizado venezolano, considerado, tanto por los gobiernos de Cuba y Venezuela, como por el FBI, como el autor intelectual del atentado terrorista contra el Vuelo 455 de Cubana de Aviación de 1976. ​​​​​

Todos estos sujetos contrarrevolucionarios se camuflan en la figura de la sociedad civil y desconocen los graves efectos que el bloqueo gringo contra Cuba ha causado durante estos 60 años. Además, para la puesta en escena de todo su accionar macabro, hacen uso de algunas figuras destacadas en el mundo del arte. Cabe aclarar que su causa es la del individualismo y la explotación capitalista, la de la miseria y el hambre de la mayor parte de la humanidad, la de la depredación de la naturaleza. O sea, se suman de hecho al fortalecimiento del criminal neoliberalismo, sobre todo en una época en la que el cambio climático reclama mayor sensatez para la protección de la vida en el planeta y no la imposición de la economía de mercado que convierte en vil mercancía todo lo humano y lo divino.

Algunos de estos datos son tomados de una entrevista realizada por la plataforma digital http://razonesdecuba.cu/, a Carlos Leonardo Vásquez González, médico especializado en medicina general y en oncología, master en ciencias, sobre todo, según sus palabras, un cubano, un revolucionario, un martiano, un fidelista, y el agente Fernando, de los órganos de seguridad del Estado, dispuesto a defender su revolución. Patria o muerte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s