Almudena Grandes y sus Episodios de una guerra interminable

A propósito de la muerte de esta escritora española y su compromiso de contar las historias no contadas de los vencidos.

Por Ányela Heredia

En la foto Almudena Grandes

Episodios de una guerra interminable es el título de una serie de novelas históricas de gran valor narrativo, publicadas entre 2010 y 2020, en las que se narran diferentes episodios de la resistencia antifranquista.

A medida que iban muriendo los últimos sobrevivientes de la guerra civil española, moría también la posibilidad de conocer las historias de esa gente perseguida y olvidada que resistió con dignidad y de muchas maneras a la dictadura de Francisco Franco. Fue este hecho, justamente, lo que llevó a Almudena Grandes a emprender una titánica tarea, la de contar algunas de esas historias a través de sus novelas. Almudena, licenciada en geografía e historia, fue una de las pocas mujeres escritoras que han alcanzado amplio reconocimiento en el mundo literario, incluso siendo muy joven, pues ya en 1989, a sus 28 años, recibió un prestigioso premio por su novela erótica Las edades de Lulú (1989), hablando abiertamente de los deseos sexuales de una mujer y desafiando con ello la herencia machista y mojigata del franquismo.

Mujer inagotable, no se conformó con la fama que le trajeron sus primeras novelas, sino que supo utilizar el nombre que había ganado con su particular manera de narrar, saltando en el tiempo de aquí para allá, sin perder por un instante el hilo narrativo envolvente y profundamente emotivo de sus historias. Y en 2007 se convirtió en columnista del periódico El País, donde, en su primera columna, declaró abiertamente ser “de izquierdas, feminista y anticlerical”. Desde sus columnas no paró nunca de reivindicar las causas de la gente de a pie, de los despojados, mujeres, migrantes y trabajadores.

Con Inés y la Alegría (2010), el primer episodio histórico de la serie, podemos sumergirnos en la historia de los guerrilleros, hombres y mujeres, que invadieron el Valle de Arán en 1944 con la esperanza de recuperar su país, arrebatándolo de las manos de los fascistas y los nazis. Para ello, Almudena reconstruye la historia de Inés, una mujer que sufre toda suerte de vejámenes recluida en su casa por su propio hermano, miembro de las fuerzas falangistas, quien la castiga por haber apoyado en su momento la causa republicana, y cuya esperanza revive al escuchar en la radio de la supuesta “0peración reconquista de España”.

Porque si hay algo característico en la obra de Almudena Grandes es que sus protagonistas son todas mujeres, no precisamente las más formadas políticamente, ni las que llegaron a destacarse en cargos políticos y militares durante el periodo republicano, pero sí las más solidarias y amorosas. Por amor a sus familias, amigos, hermanos, estas mujeres son capaces de todo, como Manolita, capaz de casarse con alguien que no conoce, para apoyar a su hermano, acérrimo defensor de causas perdidas, en la idea de reconstruir una imprenta que sirviera a la difusión de información relacionada con la resistencia, en Las tres bodas de Manolita (2014), obra que narra las peripecias de quienes tuvieron que sortear la pobreza y la fuerte represión inmediatamente después de la guerra civil.

Uno de los mayores méritos de Almudena Grandes es contar esas historias prohibidas, escondidas y, en muchos casos, autocensuradas por temor a las represalias, desde los personajes en las orillas de la historia: las familiares y amantes de los presos políticos, las revolucionarias sometidas durante años a la fachada de cabareteras con la esperanza de obtener información de inteligencia que aportara a la causa de la resistencia, las niñas y adolescentes que tuvieron que criar a sus hermanos a punta de miserias después de que la guerra las arrebatara de los brazos de sus padres, conducidos al paredón o a la cárcel. Y ese tejido impermeable e imposible de rasgar, construido por ellas en las filas para comprar un pan, en el patio donde lavaban sus miserias o en las largas horas de espera para entrar a las atiborradas cárceles y poder ver solo por cinco o diez minutos a sus familiares condenados a muerte por soñar un mundo distinto.

Esas mujeres escondidas, calladas, sumisas ante los ojos de una sociedad vigilante, ahíta de odios y pasiones oscuras, dispuesta a castigar y amordazar toda esperanza, son artífices de batallas heroicas libradas día a día para no perder la dignidad, para alcanzar la justicia y no permitir que sus seres queridos cayeran en el olvido.

Las mujeres de Almudena, recuerdan a las madres de Soacha, a las familiares de miles de desaparecidos, torturados, asesinados y presos ante la mirada indolente de un pueblo que, como España, camina de este lado del charco hacia el fascismo.

Un cáncer le arrebató la vida, a sus 61 años, y no pudo terminar el sexto de los episodios de aquella guerra interminable que se propuso narrar con extraordinaria rigurosidad histórica, pero sin perder la fantasía, el humor y los retratos del amor inconmensurable de sus personajes por la vida.

A propósito de lo que su formación como historiadora le aportó a su obra, diría en una entrevista publicada en 2017: “Aprendí que la objetividad no existe, que es una quimera. También, que la honestidad de un historiador no es ser neutral sino no manipular los datos ni retorcerlos. Que no se puede exigir que alguien renuncie a su ideología y sentimientos cuando mire a la historia. Que los historiadores tienen imaginación y, además, aprendí a documentar”.

Imparable, como era, cuentan que no dejó de trabajar hasta el último momento y que su última voluntad fue que se publicase el manuscrito (el sexto) que ya se encontraba en proceso de revisión al momento de su muerte.

¡Grande, Almudena!

Entre muchos otros libros que nos dejó, las obras que completan la serie de Episodios de una guerra interminable son: El lector de Julio Verne (2012), Los pacientes del doctor García (2017) y La madre de Frankenstein (2020).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s