Del Basta ya, al nunca más

Una paz completa y positiva

Por Felipe Rivera

AFP Foto/Diana Sanchez

Los colombianos podemos aprender de El Salvador y Guatemala, que son dos espejos y casos exitosos de construcción de la paz. Sin desconocer que sigue la violencia y la injusticia, lo que no hay es guerra. Son sociedades posconflicto que cumplieron con la no repetición, que bajo ese criterio reconozco el éxito y la estricta construcción permanente y vigente de la paz, que exige no se quede nada en la impunidad y se juzgue a los responsables de crímenes de lesa humanidad. Para poner un ejemplo, el del dictador Efraín Ríos Montt de Guatemala, condenado en 2013, por los crímenes de lesa humanidad: genocidio y racismo.

Para profundizar en lo que hay en común y diferente entre nuestras sociedades postconflicto, se debe abrir un horizonte desde la memoria que está presente y en ella conocer a tres personas que son parte de nuestra historia en construcción. Me refiero a monseñor Romero – San Romero, a monseñor Gerardi y al padre Francisco de Roux. Lo que hay en común en ellos, un pueblo oprimido, la guerra, la paz liberadora y la verdad histórica de la violencia contada por sus protagonistas, las víctimas y victimarios.

No matarás

«Cese la represión», palabras que dicen la verdad, palabras del profeta al ejército de El Salvador antes de su muerte, que es crimen de lesa humanidad, en 1980. Sus denuncias fueron los clamores del pueblo, de un pueblo que es Iglesia de los pobres. Monseñor Romero es fuerza ética y espiritual; después de su muerte se desató la guerra y en ella se engendró el Concilio II, Medellín y Puebla, donde se arraigó la paz desde su sentido humanista y cristiano. Recuerdo una anécdota de la Comunidad Eclesial de Base (CEB) Padre Rutilio, en San Antonia Abad, ciudad de San Salvador, país de El Salvador. «Los escuadrones de la muerte llegaban a nuestros espacios de formación y oración. Nos preguntaban ¿dónde estaba el tal Medellín?, que no lo ocultaran, que venían por él y todos los subversivos que le seguían». Me dice la señora que me cuenta el relato, «nosotrxs nos mirábamos entre sí y hasta algo de gracia había en medio de la muerte, pero como sabíamos que era lo que se tenía que hacer, nunca dejamos de reunirnos, orar y construir el reino, como nos enseñó San Romero». El Salvador firmó la paz en 1992, tras 12 años de guerra, con ese acuerdo de paz se crea el FMLN – Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, quién ya fue gobierno y sigue vigente en la contienda política de nuestra América.

Ama al prójimo como a ti mismo

«Siembra verdad y justicia y cosecharás reconciliación», «Si el pobre está fuera de nuestra vida, entonces quizás, Jesús está fuera de nuestra vida» y «Abrirnos a la verdad, encarar nuestra realidad personal y colectiva no es una opción que se pueda aceptar o dejar, es una exigencia inapelable para todo ser humano, para toda sociedad que pretende humanizarse y ser libre». Estas frases me rodearon durante años en Guatemala, mientras acompañaba a las CEBs en su educación liberadora. Conociendo la memoria martirial de quienes en la búsqueda de su liberación se insertaron en la lucha armada que finalizó en 1996, 36 años de conflicto armado que determinaron la historia colectiva del pueblo maya, xinka, garífuna, ladino y familias imperiales. Tras la firma de la paz se crea la Unidad Revolucionaria Nacional De Guatemala (URNG). La URNG nunca ha sido gobierno y su participación democrática hoy es poca y no constante. Pero sí ha sido el trampolín de las demás expresiones sociales y populares de la vida política y la democracia guatemalteca a través de la paz. Como lo es hoy en día el MLP de CODECA, el Movimiento para la Liberación de los Pueblos del comité de desarrollo campesino, quien tendrá a la primera mujer indígena presidenta de nuestra América, y a quien en el 2019 le hicieron fraude electoral legitimado por la OEA. Ahora puede ser la oportunidad con Thelma Cabrera; llegó el momento del cambio al estado popular y plurinacional, en el país donde se condenó el crimen de lesa humanidad de genocidio y racismo. La tierra donde Gerardi vive.

No olvidamos la masacre de El Mozote, no olvidamos a Romero, no olvidaremos el culturicidio al pueblo Maya Ixil, no olvidaremos a Gerardi, tampoco olvidaremos a todas las mujeres y hombres mártires de la historia de nuestros pueblos hermanos de la patria grande. ¿Quién dio la orden? Preguntan aún, y es también una pregunta que nosotros los colombianos no olvidaremos, como tampoco olvidaremos a Francisco de Roux y la Comisión de la Verdad. Y para no olvidarlo solo hay una acción como respuesta, y es cuidar la verdad, es cuidar la Comisión de la Verdad al mismo tiempo que se reconoce la importancia de los valores cristianos que son auténticos con el humanismo transformador que puede alcanzar la verdad, el perdón, la reconciliación y la no repetición desde la concepción del amor al prójimo.

En común está la necesidad de la verdad y la diferencia está en que nuestra sociedad colombiana postconflicto tuvo una característica diferente. Tanto en El Salvador como en Guatemala se firmó la paz y todos los actores armados se reconocieron en el mismo proceso de paz, un mismo acuerdo. A diferencia del conflicto armado colombiano, que ha desmovilizado 3 actores armados, en 3 décadas, en el (90 – M19, 2005 – AUC y 2016 – FARC-EP), lo que implica entender que somos una sociedad postconflicto armado, ya que en la etapa postbélica del acuerdo de paz, nuestra sociedad colombiana sigue viviendo en guerra contra el Estado confrontado por actores armados como el ELN y el Clan del Golfo, por solo poner un ejemplo de la cantidad de protagonistas en el mapa de la guerra.

Hay que cuidar la verdad y hay que entender que los enemigos de la paz son los mismos enemigos de la verdad. Así como que necesitamos una paz completa y positiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s