“Martes por la salud”, en lucha por un derecho fundamental

Por Álvaro Lopera

Martes por la salud y solidaridad con Palestina1
Foto: El Colectivo

El encuentro semanal de los martes a las 6 p.m., ya tiene seis años en su haber. Las primeras reuniones públicas se dieron al pie de la facultad de medicina de la Universidad de Antioquia, y de allí emigraron para el Parque de Berrío, al pie de la estación del metro. Este se reconoce como un espacio de movilización y acción de la MIAS (Mesa Intersectorial por el Derecho a la Salud como derecho fundamental). El encuentro es fijo, y los fundadores y los nuevos seguidores auguran que, a pesar de las agresiones que de tanto en tanto se repiten contra ellos, persistirán en la agitación de sus consignas, hasta que cambie el modelo de salud.

Pero en ese espacio no solo se habla de salud, pues también los organizadores le dan cabida a distintos temas nacionales y mundiales cuando la coyuntura lo amerita. Los pensionados, por ejemplo, lanzan al auditorio sus quejas y sus luchas para impedir que dejen de recibir o se aminoren sus ingresos; los estudiantes han pasado por el micrófono pidiendo solidaridad para cualquiera de tantos combates contra la privatización de la educación; las luchas de los pueblos palestino, sirio, venezolano también han estado en el discurso de los oradores. Es pues un encuentro con todas las vertientes de lucha que realiza no solo el pueblo colombiano sino todos los pueblos que en mala hora el capitalismo subyuga y explota.

Martes por la salud16La Mesa Intersectorial también participa en espacios nacionales, agitando proyectos de ley ordinarios y estatutarios; impulsa la unidad de acción con diversas organizaciones sociales de la ciudad y del país, y hace parte del Movimiento Nacional por la Salud. El “Martes por la Salud” siempre ha rebasado el espacio local y se proyecta como una voz inconforme contra el actual estado de la salud de nuestro pueblo, su manejo financiero, su torpe visión de atención no a pacientes sino a clientes; asesora a muchos usuarios sobre qué hacer para que los tribunales conozcan de la penuria particular, en tanto tiene un consultorio jurídico para pensionados y para usuarios del sistema de salud subsidiado y cotizante.

Después de la construcción del Parque de la Vida, al frente de la Facultad de Medicina, este encuentro semanal fue declarado no grato para ese sitio, y, por tanto, fueron desalojados de allí. Cuando llegaron al Parque de Berrío, los inundó un mar de recelo hasta que los vendedores ambulantes y todos los habitantes de calle entendieron que ellos luchaban por algo que les competía a todos, según cuenta Carlos Cañas, vicepresidente de la Confederación de Pensionados de Colombia.

La amenaza permanente de la policía

“Cada que se va dar el cambio de comandante de la Policía del Parque de Berrío, llega la amenaza de desalojo, porque, según dicen ellos, hacemos demasiado ruido con el equipo de sonido que siempre llevamos allí para que nuestra voz se escuche en todo el parque. Y ya, dizque Medellín tiene suficiente ruido para que nosotros le agreguemos uno más”, afirmó Carlos con una sonora carcajada.

Llegó el nuevo capitán de la policía, y todos esperaban la arremetida hasta con el ESMAD (el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía), pues así se los había pronosticado, el 5 de abril, un policía que les habló en un tono poco amigable a todos. Pero no, el siguiente martes, 12 de abril, sucedió lo contrario: “el comandante se arrimó, miró y escuchó, y al final alcanzó a decir que él también tenía una problemática con el sistema de salud de la Policía. Sentimos que nos habíamos ganado temporalmente otro aliado”, dijo Carlos. Germán Marín, dirigente de la CUT, previamente le había hablado al uniformado de la justicia de la lucha emprendida hace seis años contra el terrible sistema de salud que le toca sufrir al pueblo colombiano.

Logros

Carlos Cañas se muestra optimista con esta tribuna que se sostiene en el tiempo, y afirma que él ve logros importantes que hacen que la moral se mantenga también reunida con ese colectivo.

Uno de ellos ha sido el hecho de mantener la tribuna del Parque de Berrío contra viento y marea. El otro, y muy importante, ha sido el de visibilizar la problemática de la salud, aun a quienes la viven pero no la entienden. Y, por último, este espacio de conversación, agitación y encuentro ha sido motivador de movilizaciones locales y nacionales, pues tienen voz y voto en todas las organizaciones que en el país luchan por ese derecho fundamental y allí llevan sus consignas y su aliento.

“Y estaremos en este espacio, o en cualquier otro, hasta que el modelo actual de salud sea derrotado”, concluye Carlos.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s