Alicia tú no te has ido

alicia

La conocí en una Escuela Regional de Mujeres del Coordinador Nacional Agrario (CNA), en la comunidad del 18 en el departamento del Chocó. De eso, hace más de un año. Tenía el cabello largo, casi a mitad de la espalda, grueso y oscuro, ojos achinados y brillantes, piel morena y temperamento fuerte, siempre dispuesta y alegre. Le gustaba el tema de las comunicaciones, de hecho, hacía poco había estado en un taller y ese día probamos sus conocimientos con una entrevista al gobernador de la comunidad.

Después de esta Escuela nos fuimos para la comunidad del Tapón, corregimiento del municipio de Tadó. Allí yo debía empezar un proceso de comunicación popular con los jóvenes y las mujeres de esta población; Alicia estuvo ahí los tres o cuatro días que duraron los encuentros, en todas las ocasiones participando activamente, tomando fotos y ayudándome con la coordinación de los eventos. Esos días dormimos juntas en una de las camas disponibles de la casa en la que estuvimos. Por las noches, Alicia y yo conversábamos de nuestra vida. Ella me hablaba de su rol de madre y de lo difícil que era dejar a sus hijos lejos para venirse a trabajar con las comunidades, sin embargo, ella estaba allí, dispuesta, siempre con buena actitud.

‘Ali’, como aprendí a decirle luego de algún tiempo de convivencia y trabajo juntas  nació en una familia con tradición de lucha social y de liderazgo comunitario. Se sentía orgullosa de que su madre, sobreviviente de los asesinatos sistemáticos que arreciaron con la Unión Patriótica (UP), fuera también una lideresa comunitaria y que en ahora, a sus más de 70 años, aún le quedara voluntad de trabajo con la gente. Además, algunas de sus hermanas que vivieron con ella en Urabá en los tiempos de la UP y luego en la ciudad de Medellín en la Comuna 13, específicamente en el barrio Olaya Herrera, también eran lideresas comunitarias que aportaron en los procesos de vivienda, educación, salud y cultura que se dieron en este lugar por allá en los 90. A la corta edad de 15 años ‘Ali’ era la enfermera del barrio; aprendió a curar las enfermedades de la gente que la rodeaba y permanecía en el puesto de salud para atender a quien lo necesitara. Un año después fue madre por primera vez. Su hijo era también uno de sus más preciados tesoros; a pesar de la juventud, las ocupaciones y las dificultades ella decidió criar a su hijo como madre soltera, se rodeó de su familia y logró seguir adelante.

Por sus cualidades de lideresas comunitarias en los lugares que habitaban, en el 2002 ‘Ali’ y su familia sufrieron otro desplazamiento, esta vez bajo la amenaza de grupos paramilitares en el marco de la Operación Orión. Tras 6 meses de buscar soluciones para la situación y de esconderse de quienes las buscaban hasta debajo de la tierra se fueron para Bogotá a empezar una nueva vida. En esta ciudad no tenían muchas opciones, debían empezar de cero y con varios niños pequeños bajo su responsabilidad se pusieron a hacer trabajos varios para sobrevivir. ‘Ali’ se dedicó a criar a su hijito, trabajó en diversos restaurantes y negocios pequeños de la ciudad. Al final, se estaba acostumbrando a una vida simple, sin tener que pasar necesidades y complicaciones; sin embargo, los problemas del país, la pobreza, el hambre, las comunidades vulnerables seguían llamando su atención. Le preocupaba lo que pasaba a su alrededor y no toleraba las injusticias que a diario veía hacia los que la rodeaban y también hacia ella.

Finalizando esta primera década del siglo Alicia y su hijo se trasladaron al departamento de Arauca. Su madre y hermanas, tratando de hacer vida y generar ingresos para subsistir, terminaron viviendo en el Oriente del país. Allí ella llegó también a hacer vida, conoció a su nuevo compañero y volvió a ser madre. El sentimiento de preocupación por las comunidades seguía latente.

Comenzando el 2015, a través de viejos amigos que trabajaban en asociaciones comunitarias del CNA empezó a trabajar con las comunidades Afro del departamento del Chocó. Ese año estuvo viviendo en uno de los ríos de esta región y visitando diversas comunidades, concentrada sobre todo en el trabajo y la organización de las mujeres afrodecendientes. A sus hijos no pudo llevarlos consigo, esa era una preocupación constante, sobre todo por su pequeña, a quien había dejado con su padre, pero extrañaba muchísimo. A final de ese año regresó donde su familia. Un día me contó que cuando llegó a su casa y su hija no la reconoció, en medio de la tristeza decidió nunca más dejarla. Ali seguiría haciendo trabajo con las comunidades acompañada de su hijita.

En 2016 empezó a trabajar con los proyectos de Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular en convenio con el Ministerio de Agricultura, en los que fungía de dinamizadora en el Río San Juan. Ese año, tuve la oportunidad de conocer las comunidades con las que ella trabajaba,  en todas  tenía amigas y amigos, la gente realmente la quería y apreciaba su trabajo. Con ellos ‘Ali’ era carismática, servicial y siempre dispuesta a trabajar. A pesar de tener desempeñar una doble función, ser mamá y estar pendiente del trabajo, se desenvolvía bien. En varias ocasiones le manifesté mi admiración. La forma de criar a su hija, la paciencia que le tenía a ella y a la gente de las comunidades, lo simpática que es la pequeña, gracias a Alicia está convirtiéndose en una muy buena persona.

Mientras escribo esto, recuerdo que hace poco más de 8 días unos encapuchados entraron a una cafetería en el barrio Olaya Herrera a donde ella había vuelto para saludar a su hermano y acabaron con su vida.  Le mataron los sueños e ilusiones, mataron a la madre, hermana, amiga y compañera Alicia. Mataron a Ali. Siguen matando a más como ella, continúa el asesinato de líderes y lideresas que se la juegan a diario por una sociedad mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s