Un decreto de Mincomercio amenaza los parques naturales

comercio y parque tayrona
Foto: http://www.seguimiento.co

Por Rubén Darío Zapata

En los medios de comunicación se ha filtrado recientemente la información sobre un proyecto de decreto elaborado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y presentado ante el presidente de la República para su sanción. De aprobarse dicho decreto, la administración de los Parques Naturales Nacionales pasaría al Ministerio de Comercio. Eso ha generado una confrontación entre el Ministerio y la Dirección de Parques Naturales, que, sin embargo, ha pasado inadvertida en los medios comerciales.

Parques Naturales Nacionales de Colombia es una unidad administrativa especial, creada en 2011 con el objetivo de administrar y manejar el Sistema de Parques Naturales Nacionales y coordinar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Además, están entre sus funciones “proponer e implementar las políticas y normas relacionadas con el Sistema de Parques Nacionales Naturales; formular los instrumentos de planificación, programas y proyectos relacionados con el Sistema de Parques Naturales Nacionales… proponer al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible las políticas, planes, programas, proyectos y normas en materia del Sistema Nacional de Áreas Protegidas -SINAP… Y otorgar permisos, concesiones y demás autorizaciones ambientales para el uso y aprovechamiento de los recursos naturales renovables en las áreas del Sistema de Parques Nacionales Naturales y emitir concepto en el marco del proceso de licenciamiento ambiental de proyectos, obras o actividades que afecten o puedan afectar las áreas del Sistema de Parques Nacionales Naturales”.

Antecedentes

En cumplimiento de esta misión, la directora de Parques Naturales Nacionales enfrentó entre 2011 y 2013 al gremio hotelero y turístico de la Costa Atlántica, que pretendía construir una gran infraestructura hotelera en predios del Parque Natural Tayrona. Se trataba del proyecto hotelero del grupo Six Sense y del proyecto de hotel los Ciruelos. La polémica se cerró con una resolución del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y la Dirección de Parques Naturales en la que se prohibía definitivamente la construcción de hoteles en zonas protegidas.

La disputa se había concentrado, por parte de la dirección de Parques Naturales, en el argumento de que la construcción de infraestructura en estas zonas generaba un grave daño en el equilibrio de los ecosistemas naturales; mientras que los empresarios aseguraban quela estructura hotelera lo que hace es potenciar el ecoturismo, además, con esta actividad se generarían los recursos suficientes para financiar los programas de conservación. El caso es que al final primó la razón de Parques Naturales que ponía la conservación del patrimonio natural por encima de cualquier interés particular. “Los parques generan una cantidad de beneficios importantes para lograr el desarrollo sostenible. De allí sale el agua que consume la mayoría de los colombianos y es ahí donde se protege al país de los estragos del cambio climático. Eso es lo que buscamos proteger”, argumentó en su momento la directora, Julia Miranda.

La serpiente contraataca

Desde entonces parecía cerrada la posibilidad de construir hoteles en las áreas protegidas. La idea reguladora era que la infraestructura de alojamiento, distinta a las hamacas y las carpas, se ubicara por fuera de los parques. Pero, al parecer, los empresarios nunca se dieron por vencidos y hoy reviven la iniciativa desde el interior del gobierno mismo, con el Ministerio de Comercio.

La idea principal del decreto es, con el pretexto de impulsar el ecoturismo y el desarrollo sostenible en los parques naturales, tumbar la resolución que prohíbe la construcción de hoteles dentro de estas áreas. De hecho, lo que propone el borrador del decreto es una “administración coordinada de las áreas que integran el Sistema de Parques Naturales Nacionales, donde se practique turismo de naturaleza”. La coordinación sería entre los ministerios de Ambiente y de Industria, Comercio y Turismo. Los intereses que mueven al Ministerio de Comercio tienen que ver, según lo ha expresado ante los medios la ministra, con garantizar un turismo seguro en estas zonas protegidas en función de dinamizar la economía bajo un modelo sostenible. Por eso el documento reza textualmente que “en las Áreas del Sistema de Parques Naturales Nacionales de Colombia se podrán construir nuevas infraestructuras para el alojamiento y servicios de hospedaje, y plantas turísticas”.

Lo preocupante es que esta coordinación por la que aboga la ministra de Comercio, ha sido violada desde la concepción misma del decreto. En una entrevista en la W Radio, realizada el pasado dos de marzo, la directora de Parques Naturales Nacionales aseguraba que no había sido invitada nunca a la discusión sobre esta iniciativa, que había conocido el documento recientemente porque se lo había pasado el ministro de Ambiente y que juntos
tenían muchas objeciones que hacerle a este. Lo fundamental era que desconocía el objetivo con el que había sido creada la Unidad de Parques Naturales: velar por la protección y conservación de la biodiversidad y los ecosistemas de estas áreas protegidas. En el fondo lo que se ponía en juego allí era la visión conservacionista de los parques y sus ecosistemas frente a la posibilidad de su explotación comercial con el ecoturismo. Al final, por insistencia suya se logró programar una reunión con los ministerios de Ambiente y Comercio, pero solo asistió la directora de Parques.

Una historia perturbadora

Cuando se creó la Unidad Administrativa Parques Naturales Nacionales, se le encomendó también la misión de adquirir por negociación o expropiación directa los derechos de propiedad privada que los particulares tuvieran sobre los predios en Áreas Protegidas. Pero este proceso se ha quedado prácticamente en la letra, por el exiguo presupuesto con el que cuenta Parques Naturales. De hecho, el parque natural Tayrona, en torno al cual se presenta hoy el debate, es en un 90% propiedad de particulares.

La ministra de Comercio, María Claudia Lacouture, tiene, al parecer, una historia de compromiso personal en este debate. Algunos de sus críticos han asegurado que la ministra debería declararse impedida para presentar esta propuesta de decreto. No solo era directora de Proexport durante el gobierno de Uribe, cuando su familia resultó beneficiada varias veces con los fondos de Agro Ingreso Seguro, sino también cuñada de Juan Carlos Dávila Abondano, miembro de la familia del Grupo Daabon socios del proyecto Six Senses y hoy vinculado al proceso judicial de AIS por haber sido beneficiado de este subsidio con $
247.492.800. El proyecto hotelero se ubicaría en predios que la familia Dávila tiene en el
Tayrona. El decreto que hoy presenta la ministra no solo busca abrir de nuevo la posibilidad al gran proyecto hotelero del grupo Daabon, sino poner la administración y manejo de los parques naturales bajo el criterio de la rentabilidad de los empresarios del turismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s