La resistencia obrera en I.A.S. un año después

El 29 de junio las trabajadoras de IAS –Integrated Apparel Solutions S.A- conmemoraron un año de la toma de la empresa de confecciones, cuando estaban a punto de ser expulsadas sin una indemnización justa después de haber laborado más de 20 años exponiendo su salud y afectando gravemente sus lazos familiares. Ante la posibilidad que el dueño de la empresa, Federico Arriola, hiciera intempestivamente el cierre de esta, ellas armaron aceleradamente el sindicato, como un rompecabezas, sin conocer el ABC del sindicalismo, y ocuparon con gran decisión su viejo espacio de trabajo.

Por Álvaro Lopera

El 29 de junio de este año estaban las principales gestoras de la resistencia en la sede de la antigua empresa, que contaba con 140 trabajadoras, celebrando los logros y recordando los sacrificios a los que han sido sometidas: no las han podido sacar, a pesar de las innumerables amenazas de allanamiento de parte de la policía y de los infundios de que “se tienen que ir so pena que se les disminuya la liquidación final”: el liquidador delegado de la Superintendencia, Adrián Osorio, les ha asegurado que el arrendamiento de la bodega tomada, que no pertenece a la empresa IAS, se lo tienen que pagar al dueño y el dinero saldría de la liquidación de todas ellas.

Muchas veces ha ido Empresas Públicas a cortar el agua y la energía y las obreras han respondido con la actitud sencilla pero directa de que ellas no deben nada, que si hay alguna deuda se la cobren al dueño del local. Este tiene un área cercana a 1000 mil metros cuadrados y en él están albergadas algunas de las viejas máquinas y los taburetes de madera y piel que usaron hasta acabar muchas de ellas, por actividades repetitivas, con grandes enfermedades lumbares, de columna, de hombro y de mano (túnel carpiano).

Trabajaban casi 12 horas diarias, de las cuales 8 las pagaban de acuerdo al mínimo y las otras 4 se hacían efectivas por un contrato ilegal que les hacían firmar. A lo anterior se agregaba que el dinero correspondiente al trabajo realizado, desde hacía más de 10 años, empezaba a pagarse a plazos cada vez mayores.

Grandes luchas, grandes logros

Ellas han narrado que jamás se interesaron por otras cosas que no estuvieran relacionadas con su supervivencia. Madres cabeza de familia, altamente vulnerables, sobrevivían apegadas a la idea del buen patrón que nunca las expulsaría. Pero no había tal. El padre de Federico Arriola, Mauricio, ya fallecido, si bien les llevaba al puesto de trabajo uno que otro confite para “manifestar su afecto”, siempre les mostraba la calle ante cualquier asomo de rebeldía. Dividió la empresa, que anteriormente se llamaba Codintex, en tres pequeñas unidades de producción: IAS, Textiles Once (que entró en liquidación con IAS, y de la cual no se ha hecho inventario alguno) y Cromatex. A IAS llevó todo el personal con contratación a término indefinido y a Cromatex, actualmente en plena producción, la inundó con personal tercerizado.

Las trabajadoras, a pesar de llevar tantos años laborando juntas, no se conocían personalmente, escasamente se saludaban. Tenían, cada día, 15 minutos para desayunar, los mismos para almorzar si doblaban la jornada, y 5 minutos para la media tarde. En ese corto tiempo y con tan amplios horarios de trabajo, no lograban establecer relación alguna. Muchas familias quedaron despedazadas por estas largas jornadas y la poca atención a los hijos. Ahora, han desarrollado unas relaciones muy afectuosas y han conocido a sus respectivas familias al verse reunidas enfrentando el mismo problema. “Ya nos vemos como una sola familia”, fue su expresión unánime en el evento.

Antes veían las marchas obreras y estudiantiles como “un grave desorden que debía terminar, pues afectaban la libre circulación de las personas”. Ahora, las veintiséis que siguen al frente de la lucha, hacen mítines en el Ministerio de Trabajo, asisten a marchas sociales y políticas con sus carteles y también ingresan a la Superintendencia y hacen frente al discurso del liquidador que quiere sacarlas de la bodega a como dé lugar.

La solidaridad obrera y social de parte del estudiantado les ha abierto un camino que no habían recorrido: entienden ahora “la importancia de la solidaridad y el amor del pueblo”. Si bien a varias aún les da cierta vergüenza salir a buscar solidaridad económica, todas, sin rubor alguno, cogen el micrófono en la plaza pública y exponen sin dificultad su problema.

La sede y los debates

La solidaridad efectiva se ha expresado de muchas maneras, una de ellas, la Mesa de Trabajo, espacio adonde llegan muchos compañeros curtidos en la lucha obrera y estudiantil, con experiencias ricas que las han puesto a disposición del sindicato de IAS. Desde allí, como un faro, se traza la táctica a seguir y se aprueba con base en un consenso democrático, donde las trabajadoras tienen la última palabra; además, allí se planifican los cursos sindicales, políticos, literarios y las peñas artísticas y políticas que alimentan la resistencia.

El patrón persiste en dejarlas mal liquidadas o no cancelarles las acreencias y el liquidador sigue manifestándose como su vocero. La Superintendencia de Sociedades hace una labor lejana, casi protocolaria en este conflicto, sin importar el avance o el repliegue del proceso. Pero ellas han aprendido a resistir sin desespero, aun cuando por veces la solidaridad se diluye en el marco de la cotidianidad.

Ahora empiezan a producir tímidamente algunos bolsos y toallas para mejorar un poco sus flacas entradas económicas, lo cual es un poco difícil y lento pues no tienen en su haber capital de trabajo y, menos aún, mecanismos de distribución. La esperanza no la pierden y menos la alegría que, por ratos, se desbordaba en la celebración de la efeméride. Ahora, en las paredes de la bodega, se ven carteleras con mensajes muy dicientes: “Cuando muere el miedo, nace la libertad”, contrarios a los amargos mensajes patronales tales como “Es mejor la esperanza que el desempleo”, que contenían grandes dosis de amenazas y falta de humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s