Galeón: teatro y resistencia

Por Federico Gómez Monsalve

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.” (Bertolt Brecht)

Hace poco más de diez años, en Bello, “Ciudad de los artistas”, un grupo de jóvenes interesados en las artes escénicas convergían en los salones de la Casa de la Cultura, buscando construir una propuesta teatral novedosa e independiente. Este grupo de tertulia y bohemia decidió nombrar al naciente proyecto: Galeón. Desplazados de aquel primer espacio, recurrieron al taller de Oswaldo Amaya y Eliana Sierra, dos artistas plásticos del municipio. A pesar del espacio reducido y la mínima formación en artes escénicas, la embarcación se echó a andar en un mar hegemonizado por las salas teatrales tradicionales de la ciudad; con recursos de una caja de compensación y teniendo por timón la terquedad de hacer teatro, se trasladaron a un lugar en alquiler y adquirieron enseres e instrumentos que les permitieran operar de manera autónoma y autodidacta como corporación. Galeón y su tripulación había atracado en un puerto en que levantaría su identidad y una serie de logros ignotos para las artes escénicas en Bello.

El teatro en la ciudad de los artistas es una expresión en crecimiento; su sala escénica vigente más antigua es un referente, sin negar otros grupos teatrales que aportaron al panorama artístico, aunque no poseen salas propias de presentación. Recientemente han nacido otras propuestas corporativas que han asumido un protagonismo en la panorámica; es quizás por esta razón que los logros alcanzados por Galeón relucen como joyas del empoderamiento cultural de sus integrantes.

Aportando en la ciudad al fortalecimiento y creación de público, por medio de la escuela de formación artística, en el año 2012 Galeón fue merecedor de la beca de creación entregada por el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia para el apoyo en el montaje de la obra “Al otro lado del jardín”, una apuesta propia que reivindica la vida y obra del poeta antioqueño Carlos Framb. Eolo hinchaba las velas del amaderado pirata y en el año 2014 se hace merecedor de la Beca de Creación Teatral del Ministerio de Cultura para la obra “Noctámbulo”; el carácter novedoso de esta propuesta, pues es teatro ciego, y lo no antes conseguido por un grupo teatral en el municipio, les permite expandir los límites de participación local a escenarios nacionales e internacionales. Esta misma técnica de teatro ciego permitió que “Nunca Más”, obra ganadora de la beca departamental de creación del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia, consiguiera recopilar los flagelos de la violencia en el Municipio de Granada, oriente antioqueño.

En los últimos meses del año anterior y un par del presente, el cuadro de lo acontecido podría estar descrito en la pintura “La balsa de la Medusa” del litógrafo y pintor francés, Théodore Géricault. Galeón hacía aguas y su tripulación, como en un performance de la obra en óleo, se sujetaba a las tablas de su escenario; exhortados a vencer la adversidad se resistían a abandonar el espacio donde tanto tiempo funcionó como corporación, y que había sido solicitada porque sus dueños querían venderlo. A mediados de febrero del presente año Galeón desalojó las aguas donde su navegación le había dado tantos logros.

Actualmente Galeón tiene sede propia ubicada en la Carrera 48 # 45-87, en el barrio Mánchester del Municipio de Bello y se encuentra en espera de adecuación para abrir sus puertas nuevamente al público. La terquedad por hacer teatro les ha costado la penuria económica, pues entienden que es en lo convivido de la relación actor-espectador donde se consigue su particular interés: la cualificación humana de los artistas y los asistentes, pues es allí en el encuentro del humano con el humano donde se gesta la reflexión y se permite anclar los interrogantes para la construcción de un nuevo público, nuevos actores, nuevos escenarios de construcción humana.

Aportar a Galeón no es aportar a una causa personal, es un legado para el municipio de Bello. Desde sus inicios la idea de convergencia ciudadana, donde habiten las diferencias, ha encauzado sus objetivos. Hoy el llamado que extienden es a habitar y frecuentar su sala de presentaciones, asistir al encuentro escénico como una alternativa para reducir y amortiguar la deuda. También tiene dos números de cuenta en el que reciben donaciones (Confiar: 067173476 y Bancolombia: 31100074519), pero son enfáticos en que la mayor ayuda que pueden recibir es la asistencia a sus obras. “Toda expresión artística que se haga con consciencia, esfuerzo y dedicación es una necesidad para los ciudadanos y su territorio”, expresa Alexis Gómez, director de Galeón, como dando fuerzas a aquellas palabras de Arthur Miller “El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”.

Todos podemos apoyar y seguir el contenido de Galeón teatro en Facebook: Galeón Teatro e Instagram: teatrogaleon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s