Casa Cultural Botones: Vínculos y tejidos comunitarios

Foto: Cortesía Casa Cultural Botones

Por Jhon Mario Marín Dávila

La simpleza y sencillez de un botón enseña un principio básico para una sociedad digna, soberana, sentipensante donde abunde la ética al beneficio de todas y todos, que se llama: unión

En 2016 un grupo de jóvenes se reunía a ensayar teatro en planchas o patios en el municipio de Bello. Tras el esfuerzo hicieron el montaje de la obra “muertos vivientes”, que presentaron en una de las tomas artísticas del 2016 que realizó el teatro Galeón. Antes de la presentación les preguntaron por el nombre del grupo. Sin un nombre definido, uno de los jóvenes, inspirado en las manualidades con botones que hacía una señora en una de las casas donde ensayaban, respondió: “Botones”. Lo miraron con curiosidad y continuó: “porque los botones unen”.

Pasando el tiempo continuaron ensayando, dando talleres, y por los buenos comentarios sobre sus procesos en octubre de 2016 decidieron alquilar un apartamento, en una cuadra del sector Niquía Camacol – La Frontera, ubicada en el Municipio de Bello-Antioquia. Nombrándola Casa Cultural Botones, allí iniciaron procesos de talleres artísticos con jóvenes y más tarde con niñas y niños.

Manuela Cárdenas, integrante de La Casa Cultural Botones, expresa que esta “es un refugio, espacio donde las personas se sienten tranquilas, acogidas, donde no tienen que ir exactamente a un taller, pueden ir a hacer una tarea y encontrarse con el amiguito. Es un espacio acogedor, tranquilo y caluroso, por ende, la llamamos casa y no centro cultural. Es la casa de todas y todos, por esto hacemos trueque, donde los partícipes llevan algo de alimentos, implementos artísticos o de aseo”.

Su principal objetivo es tejer comunidad a través del vínculo, construcción de lazos que van desde la confianza, cuidado de la palabra, gesto y accionar; nutriéndose de la educación popular, llevando la teoría a la práctica y la práctica a la teoría. Creando espacios de reflexión éticos, políticos y críticos a través de conversaciones, actividades, espacios artísticos con énfasis en las problemáticas sociales del contexto donde viven, para generar herramientas y estrategias que transformen lo malo del mundo.

Tienen una escuela permanente de educación popular llamada “La Escuela del mundo al revés” y un espacio anual llamado “La Escuela itinerante de educación popular”, en donde durante tres días y en diferentes lugares, con invitados, temas específicos y preguntas, construyen conocimiento a partir de lo comunitario y su contexto. También en su momento realizan novenas navideñas donde con carácter crítico y reflexivo, en cada actividad, crean conciencia y transforman la historia bíblica. Además, realizan talleres de teatro, malabares, ula-ula, títeres, música, cianotipia, gastronomía, artes plásticas, manualidades, entre otros.

Manuela Cárdenas, continúa: “En los procesos escuchamos detalladamente el contexto para saber cómo accionar y si tenemos que cambiar, crear otras metodologías de los talleres, asumimos el reto para aumentar la participación. Por esto, a la falta de apoyo e indiferencia que tenemos con las familias en la participación no lo vemos como impedimento y vamos a buscar a las niñas, niños y jóvenes, porque si estos no van a la casa de los botones, nosotros vamos hasta las cuadras y hacemos los talleres allá, y si los papás no quieren escuchar lo que están diciendo sus hijas e hijos, lo decimos por megáfono”.

Les ha costado establecer vínculo con la iglesia del sector y por eso cada actividad se convierte en odisea, puesto que la iglesia difunde el imaginario de que son un grupo de satánicos, por tener cabello largo y pintado; dice que embolatarán a las chicas y chicos y dejarán la camándula para coger una guitarra eléctrica. Y también sufren la indiferencia de la Alcaldía, de los gobernantes, de las administraciones municipales, por ser un proceso en lo alto de la montaña y no centralizado.

Resistiendo a los obstáculos, se han sostenido económicamente desde la autogestión y gestión. Vendiendo arroz con leche por todo el barrio, chocolates en las universidades, tiendas y voz a voz, realizando bazares, recibiendo donaciones de personas particulares, el apoyo de una comunidad de misioneras. Y en 2017 recibieron el apoyo de un proyecto de liderazgo juvenil.

Manuela destaca que “ser un joven con una estética distinta a la conservadora no impide tener una conciencia crítica del espacio. Hemos reivindicado la posición de los jóvenes en el sector y revivido la idea del trabajo comunitario, tejiendo vínculos entre las personas a través de la variedad de espacios y actividades, que van más allá de lo común”. A los jóvenes, cuenteros, artistas o músicos los hilvanan como los botones.

Su paciencia y constancia trajo grandes resultados, como Ferney Herrera que en 2016 jugaba a tocar guitarra, asistía a todo espacio de enseñanza de guitarra y ahora es un profesor de música de la propia casa, asumiendo responsabilidades administrativas importantes, y está estudiando música. Mostrando como él logró hacerse músico, pueden lograr que otro sea arquitecto: es una cuestión de sentir, vivir lo que se quiere.

O el joven que llegó a la casa porque lo sacaron del grupo juvenil, por sus gustos del rock. Llegó a Botones triste, desubicado, con bajo rendimiento académico en el colegio, con bastantes problemas. Hoy en día, a partir de los procesos artísticos y sociales, está empoderado del trabajo con los niños, es capaz de liderar un taller, de movilizar grandes cantidades de chicos para un bien. Como lo demuestra en su nuevo colegio donde ahora es contralor y lleva propuestas muy interesantes para empezar a trabajar con su grupo, con su colegio, donde tiene en cuenta a la Casa Cultural Botones, para apoyarlo en estos espacios.

La Casa Cultural Botones demuestra, comparte y enseña la unión, paciencia, resistencia, constancia, compromiso y apuesta para el accionar de un mundo mejor; desde las artes, el buen vivir, los procesos políticos, sociales y comunitarios que contribuyen a una humanidad más consciente, colectiva y unida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s