Red de Apoyo Popular: Solidaridad en medio de la pandemia

Fotos: Cortesía RAP (Red De Apoyo Popular)

Por Jesús Alejandro Betancur Valencia

En un contexto de crisis social y económica donde la desigualdad es un hecho latente, nacen, dentro de las entrañas del pueblo, propuestas para mitigar y contrarrestar la actual situación tormentosa para la población, principalmente la que habita zonas periféricas del Valle de Aburrá

¿Qué es RAP?

En palabras de uno de los integrantes, “RAP es la Red de Apoyo Popular, que nace para servir a la gente del país en medio de una crisis social que nos ha golpeado desmesuradamente y que ha despertado la solidaridad entre el pueblo y la indignación contra el gobierno y los grandes ricos. Se sustenta en tres principios básicos: solidaridad, organización y lucha”. RAP es una organización con independencia de sectores de la clase política tradicional, ya que no hace parte del juego ni del show mediático de organizaciones politiqueras, ni recibe fondos de instituciones del Estado. La autogestión se basa en la solidaridad, en la que el rol comunitario es indispensable para la recolección de recursos, sumando día a día voluntades con espíritu de lucha y resistencia en el territorio.

Lo organizativo, sin jerarquías ni estructuras verticales, está basado y concebido en forma del relacionamiento constante y dialógico con las comunidades. Según un integrante de RAP, “la organización es importante porque el pueblo necesita unirse y coordinarse para resolver sus problemas, porque ni el gobierno ni los ricos van a solucionar el hambre o a darnos los derechos, por esa razón, nosotros mismos, con nuestras fuerzas y de una forma organizada tenemos que hacerlo. Si el pueblo organiza su fuerza puede solucionar todos los problemas. Después de todo, solo el pueblo salva al pueblo”.

Para RAP la lucha es otro principio primordial, “nosotros, los obreros, campesinos, venteros, estudiantes, empleados, profesionales, pequeños y medianos productores y negociantes, generamos toda la riqueza del país, pero unos pocos grandes ricos como los Sarmiento Angulo, Santo Domingo, Ardila Lülle, Uribe, dueños de los bancos y las grandes empresas se quedan con casi todo y nos roban los derechos, el pan, la vivienda, la salud. Por eso nos organizamos para luchar y reclamar nuestros derechos, porque ellos no nos dan nada y toca salir a las calles a protestar y exigir”.

RAP permite reflexionar sobre el papel de las masas y su protagonismo en las luchas de los pueblos, opacada muchas veces en los anales de la historia y reducida simplemente a actos heroicos guiados por mesías políticos abstraídos de las organizaciones populares.

Origen de RAP

Uno de sus representantes manifiesta que “RAP nace de la iniciativa de varios compañeros que unificaron fuerzas para la entrega de mercados y vincularse con personas de algunos sectores populares como Nueva Jerusalén, Acevedo, Manrique, Itagüí, Moravia, Granizal y Nuevos Conquistadores. Realiza actividades como recolección de alimentos, convites para adecuaciones de vivienda en sitios de alto riesgo, lucha por la matrícula cero, entre otras. Dichas actividades se impulsan y se difunden por redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, WhatsApp), al igual que los testimonios de personas que pasan por necesidades”.

Reivindicar el papel de las comunidades como protagonistas de su realidad es la consigna de las organizaciones populares como RAP, ya que se implican en la cotidianidad de los que no tienen nada o muy poco; por eso su nacimiento es muy pertinente para darle voz a los sin voz.

Sobre su surgimiento, RAP agrega que, “la pandemia y la cuarentena desnudaron la precariedad y el abandono estatal, que se materializó en el hambre, el desempleo, la falta de vivienda digna, condiciones miserables para los estudiantes que generaron deserción educativa, baja de la calidad y otros impactos. RAP es una respuesta a esta situación”.

En este sentido, tejer lazos solidarios que vinculen a las comunidades en torno a sus necesidades es un principio para la organización popular, para la defensa de los derechos y necesidades de las personas.

Apoyo popular

En palabras de uno de los activistas de RAP, los procesos que impulsan son “culturales, políticos, económicos, sociales, sanitarios, recreativos, educativos, lúdicos. Vamos a los barrios populares con distintas actividades culturales, apoyos educativos, con las asesorías de estudiantes universitarios a los niños y jóvenes que tratan de estudiar en cuarentena, las donaciones de ropa, alimentos y otros elementos que se recogen para la gente. En medio de esto se impulsan reuniones con la gente para que se organice”.

Para la red, la solidaridad no se negocia, pues el interés colectivo prima sobre el individual. Así lo manifiesta un integrante de RAP: “El apoyo lo hemos concebido desde la confianza que le hemos transmitido a la gente, dado que nuestro trabajo de acompañamiento no ha sido permeado por partidos políticos, oportunismo, o algún tipo de interés de retribución”. Por lo anterior, la confianza es un elemento primordial para el desenvolvimiento de procesos sociales transformadores, en contextos de precariedad, donde los politiqueros en sus campañas pintan paisajes con base en populismo para luego desaparecer por arte de magia tras conseguir votos. Así minan de desconfianza y desesperanza las comunidades que depositaron más allá de una papeleta electoral un voto de confianza a sus supuestos dirigentes. Generar empatía en poblaciones donde la politiquería es habitual, es un reto difícil.

RAP se autodefine como una organización popular, convergen en su seno variados segmentos sociales. Un miembro de la organización afirma que “la participación no se limita a nadie, quien desee conocernos, disponerse a trabajar con nosotros, por y para el pueblo, es bienvenido. Y actualmente quienes participamos activamente somos jóvenes y estudiantes. Y poco a poco se han ido articulando padres de familia, personas de las comunidades con que trabajamos, egresados y demás”.

A largo plazo, los objetivos de RAP tienen que ver con que el pueblo se organice y luche para obtener todo lo que se merece, “que los obreros, campesinos, venteros y todo el pueblo puedan disfrutar por fin del fruto de su trabajo”. En el barrio Nuevos Conquistadores, según expone uno de sus integrantes, “se ha logrado impulsar un comedor comunitario que ya es de la misma gente del barrio, un motivo de orgullo para nosotros porque es un impulso a la organización popular de la misma gente. Y en la vereda Granizal de Bello queremos trabajar en el mismo sentido y dejar una semillita de organización entre la gente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s