Estudiante atrapado en las redes sociales

Ilustración: Rastudio

Abro los ojos, cojo el celular, tengo pereza, reviso WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, TiktTok; mientras estoy en clase chismoseo redes sociales, tengo pereza, como cereal o galletas para matar el hambre, nuevas notificaciones, miro qué hay de nuevo, antes de dormir reviso WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, TiktTok, tengo pereza, activo la alarma…

Por Jhon Mario Marín Dávila

Mis oídos escuchan un estruendo que me hace abrir los ojos; asustado me doy cuenta que es la alarma de las 5 de la mañana que no para de sonar y rápidamente cojo el celular para desactivarla. Abro el WhatsApp para revisar los mensajes de la noche anterior y observar los estados que publican mis contactos; apenas me pongo al día abro el Facebook para ver las novedades en la página de inicio.

Son las 5:15 a.m. Se me va hacer tarde para iniciar la clase, pero primero miraré las fotos nuevas del Instagram de mis amigas y qué están escribiendo en el Twitter. Son las 5:30 a.m. y tengo pereza de levantarme, quisiera quedarme más tiempo mirando las redes sociales.

Voy a bañarme; me levanto de la cama con mi celular en la mano, puesto que no puedo sentir el chorro del agua sin antes poner música en YouTube. Ahora sí, con buena música sacaré toda la mugre que tengo. Salgo del baño, me seco, cojo el celular y voy a la pieza a vestirme; luego de alistarme veo que faltan 10 minutos para las 6:00 a.m. y mientras prende el pc, aprovecho el tiempo para revisar la aplicación de TikTok y ver los nuevos bailes.

Cuando menos pienso son las 6 de la mañana. La docente me saca de un video con su saludo. Me dispongo para la clase y me empieza a sonar como trueno la tripa y recuerdo que no desayuné. Expreso para mis adentros: malditas sean las clases de 6, menos mal no tengo que poner la cámara ni la docente ve qué estoy haciendo.

Agarró el computador portátil y me dirijo a la cocina, me sirvo cereal con leche para calmar el hambre; tengo que volver a mi pieza para estar más cómodo y con la mano derecha llevo el plato y con la izquierda el computador. Sentado en el escritorio, cojo con mi mano derecha la cuchara para ir comiendo, con la izquierda el celular para mirar qué hay de nuevo en las redes sociales y activo mis oídos para escuchar la clase, por si de pronto me llaman ¡Ojalá que no! porque no le entiendo a esta docente que no sabe explicar.

Mientras miro una pelea de dos personas en Twitter, me doy cuenta que la docente ya se está despidiendo; activo el micrófono y digo: hasta luego profe, estuvo muy buena la clase. Desactivo el micrófono, cierro la plataforma y le digo al computador: menos mal terminó esta clase tan maluca.

Son las 8:00 a.m., a las 8:15 a.m. entro a otra clase. Tengo tiempo de descansar de la anterior que estuvo tan aburrida. Me acuesto en la cama y empiezo otra vez a mirar el celular, a responder mensajes, a reaccionar a las publicaciones del Facebook, compartir memes y a bloquear al que no le guste lo que publico o publique cosas que no me agraden o me interesen. Cuando voy a entrar a Instagram me doy cuenta que son las 8:17 a.m. y le pregunto al celular: ¿por qué tengo que estudiar?

En esta clase el docente sí que habla maluco y nos hace prender la cámara. Activo la mía y el micrófono para saludar a todas y todos; luego desactivo el micrófono y, mientras habla el docente, abro por la web el WhatsApp para chartear, luego el Instagram, revisó las nuevas publicaciones y, apenas estoy al día con estas redes, me sumerjo en el Twitter para leer todo lo que publican mis seguidores y a los que sigo.

Son las 10:30 a.m. y hasta que por fin se acaba la clase. Antes de empezar a hacer todas las tareas, pongo a cargar el celular y susurro: ¿por qué se me descarga tan rápido? Apenas lo conecto vuelvo a mi pc, son las 10:45 y empiezo a realizar las tareas, pero escucho un sonido que me indica que en YouTube alguien a quien sigo subió un nuevo video.

Como el celular está cargando, abro una nueva pestaña en la web y busco YouTube, voy a la notificación y doy clic en el video. Este dura 15 minutos, pienso en que tengo que terminar las tareas, pero me digo: 15 minutos no es mucho tiempo. Conecto con el video y cuando menos pienso me grita mi hermana que ya está el almuerzo, miro la hora y son las 12:00 del mediodía y exclamó: ¡El tiempo no me rinde!

Voy al comedor, empiezo a comer mientras reviso el celular, toda mi familia está en silencio y solo se escucha cuando alguien muestra algo que publicaron o publicó en las redes. Entonces me invade el siguiente pensamiento: qué maluco es almorzar y que todas y todos estén pegados del celular.

Me acuesto a reposar un poco después del almuerzo; tengo mucha pereza y ya estoy enterado de todo lo publicado en las aplicaciones que tengo, descargo un juego que recomiendan en las redes sociales para entretenerme un buen rato, lo juego, y cuando menos pienso son las 6 de la tarde y recuerdo que tengo que entregar las tareas. En voz baja reconozco que hago las tareas porque me toca.

Mientras escucho música y contesto mensajes, adelanto la tarea que tengo que entregar. Son las 9 de la noche y no he acabado, ya me siento cansado, dejaré para terminar mañana; mejor apagaré el pc y mientras se apaga voy a la cocina por unas galletas, para no acostarme con el estómago vacío y poder descansar.

Ya acostado en la cama, abro el WhatsApp para revisar los estados y responder mensajes, luego busco la aplicación del Facebook para ver en la página de inicio las novedades y compartir un estado, al pasar el tiempo ya no veo nada interesante en Facebook y abro el Instagram para mirar nuevas fotos. Siento sueño, pero no puedo dormirme sin revisar el Tiktok y los nuevos tweets de Twitter. No paro de bostezar, mejor voy a programar la alarma en el celular para levantarme a clase de 6. El celular me indica que ya faltan apenas 5 horas para que suene la alarma de las 5 de la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s