Una mirada al tiempo en el sistema capitalista

Ilustración de Jhon Mario Marín Dávila

El sistema capitalista no para, al contrario, su velocidad acelera cada vez más, pareciera que el botón para frenar o poner más lento se hubiera averiado o vuelto invisible ante los ojos de cualquiera. Las personas han quedado hipnotizadas por esta velocidad y algunas que se preguntan sobre este suceso, tratan de actuar de manera distinta, pero en el mayor de los casos terminan atrapadas.

Por Jhon Mario Marín Dávila

El tiempo es una palabra y un tema que en el contexto social se menciona a diario, pero que muy pocas veces queda tiempo para analizarlo, reflexionarlo y preguntarse sobre él; el poco tiempo que queda se utiliza para decir una gran cantidad de veces que este vale oro, no rinde, no volverá y pasa volando. Pareciera que este estuviera acelerado, pero no es así, es solo la percepción que se tiene sobre él. Esto pasa porque el sentir del tiempo es subjetivo desde el ámbito social y depende de las actividades que realiza cada persona, porque desde la medición que marca el reloj, el tiempo es igual para todos.

Analizar el tiempo en lo social es algo complejo, porque según la época va a tener un significado, en este caso se hará a partir de las formas de producción y trabajo en el sistema capitalista actual, el cual tiene algunos objetivos como: creación constante de necesidades, aceleración en la producción, producción en masa, aumento del capital monetario, humano y material y acumulación de bienes materiales y riqueza. Para lograr mayor eficacia utiliza uno de sus grandes mecanismos de dominio que es el reloj, que le ayuda a la regulación, control del tiempo, para un mayor orden y precisión en la producción; por esto, en cada lugar de trabajo, en las manos de las obreras y obreros, oficinas, espacios públicos, entre otros espacios se encuentra un reloj.

En este sentido, las actividades laborales a realizar en los trabajos bajos las premisas capitalistas nos hacen percibir acelerado el tiempo y esto se debe a la sobre carga laboral en los trabajos, la necesidad de no parar de trabajar, tener varios trabajos, querer dinero para sobrevivir o tener estatus, hacer múltiples actividades en el trabajo, tener cantidades de compromisos por la proactividad que se debe asumir en lo laboral, sentir siempre la necesidad de ser funcional, entre otras.

Bajo este sistema las empresas e instituciones logran hacer creer que la obrera y el obrero viven por el trabajo que ellos le dan, más no que la empresa o institución vive es por trabajo de estos, creando una dependencia que las y los hace sumergir en un egoísmo y competencia laboral, con tal de mantener su puesto de trabajo o recibir un dinero de más, sin importar trabajar horas extras, hacer funciones que no van de acuerdo a su perfil, callar las injusticias o pisotear a sus compañeras y compañeros por ser las o los mejores. Así caemos en un individualismo que deja a un lado la mirada colectiva que busca el beneficio de todas y todos, para favorecer solo a la empresa o instituciones.

Las y los trabajadores quedan atrapadas y atrapados en un circuito que hacen a diario: se levantan, desayunan, se bañan, alistan las cosas para el trabajo, se transportan para el trabajo, llegan al trabajo, hacen las actividades que les competen, almuerzan, vuelven a su jornada laboral, salen del trabajo, cogen el transporte para llegar a casa, comen, se ponen al día con los deberes de la casa, si tienen energía comparten con quienes viven y se duermen, para al otro día volver a la misma rutina; y en caso del tele trabajo lo único que cambia en el circuito es el transportarse para el trabajo, pero pierden parte de la privacidad de su hogar y aumentan los gastos en los servicios de su casa (luz, agua, gas, internet, entre otros). Caen en una mecanización de sus vidas, donde la gran mayoría de sus días gira como una ruleta que no tiene salida.

Por esto las personas no quieren perder ni un segundo y miran el tiempo como lo más importante para producir dinero, a tal punto que al tiempo en que no se hace nada le llaman tiempo muerto, tiempo improductivo, pues se dice que ir despacio, tener pocas cosas para hacer, no ser funcional o proactivo es dejar de tener ganancias, te hará pobre, pierdes tu vida y eres menos importante; es un discurso tan fuerte que las personas se enferman cuando pierden su trabajo, no tienen ingresos económicos por un determinado tiempo o no les alcanza el salario, situación que les crea estrés, ansiedad y desespero. El tiempo cambia de tener un significado personal a uno mercantil y de valor.

Este tiempo regido bajo el capitalismo consigue que las y los trabajadores tenga una dependencia que las y los obliga a estar a su servicio, sin importar que no les guste el trabajo, los bajos salarios, la precariedad laboral, explotación laboral, obedecer y callar su voz, entre otras; por el contrario, lleva a que cada día las personas sean más ambiciosas e individualista por obtener dinero; al punto que dejan a un lado su tiempo propio en el cual pueden hacer pausas, divertirse, compartir con amistades, familiares, estar solas o solos, pensar, aprender nuevas cosas, estar en nuevos espacios, entre otras, cosas tan necesarias para el buen vivir del ser humano.

Como vemos en las palabras anteriores, el capitalismo desde el tiempo en el trabajo logra manipular y tener en sus manos la libertad de las y los trabajadores, a tal punto que el trabajo y el tiempo no es de ellas y ellos, sino de quienes tienen los medios de producción y riqueza. Esta dinámica es muy preocupante puesto que el trabajo es uno de los pilares fundamentales para que una sociedad tenga estabilidad y buen vivir, al igual que el tiempo propio y colectivo que son esenciales para el fortalecimiento físico, sentimental, espiritual, social, cultural y político de cada ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s