El futuro de los trabajadores del Sena

Por Rubén Darío Zapata

Foto: Sindesena
Foto: Sindesena

Los trabajadores del Sena ajustan ya casi 20 días de paro indefinido, reclamando el cumplimiento de los acuerdos firmados el 22 de septiembre de 2015 entre la dirección nacional del Sena y tres sindicatos: Sindesena, Setrasena y Sinsindesena. Entre los acuerdos que más destacan los trabajadores están la ampliación de la planta de trabajadores, vinculando a los contratistas, la nivelación salarial y el mejoramiento de las condiciones de salud y protección en el trabajo. Según Ingrid Restrepo, delegada nacional de Sindesena por Antioquia, los trabajadores hicieron muchas cosas antes para no apelar al paro indefinido. Pero al final, ante la indiferencia de los interlocutores, no tuvieron otra opción.


Trabajo precarizado

La dirección del Sena asumió el compromiso de vincular a 3.800 personas en los dos años siguientes a la firma del acuerdo. La idea es que la mayoría de estas personas vinculadas provengan del personal que durante años ha laborado allí como contratista independiente.

En el Sena hay una proporción de 4 contratistas por un vinculado: 34 mil, en comparación con unos 6 mil trabajadores de planta. “Hay trabajadores que llevan 16 o 17 años renovando contrato cada año –comenta Ingrid– y ni siquiera les han ofrecido una provisionalidad, a pesar de haber tenido buenas evaluaciones todo el tiempo”. Pero hasta el día de hoy no se ha vinculado a un solo trabajador.

Nivelación salarial

Según Ingrid, los trabajadores del Sena llevan muchos años ya sin aumento salarial, excepto el decretado por el gobierno cada año. Apenas el año pasado pudieron acceder a un aumento dado por el gobierno a todos los trabajadores estatales. “En general, el salario de los trabajadores del Sena no corresponde a los profesionales que aquí trabajan –explica Ingrid–, comparado con lo que estos profesionales ganan en el medio”.

Por eso, intentando avanzar en la nivelación de sus salarios con los de profesionales del mismo perfil que trabajan en otras empresas, los sindicatos pactaron con el Sena un aumento del 10% en sus salarios por los dos años siguientes a la firma. Eso tampoco se ha cumplido.

Seguridad y salud en el trabajo

Muchos instructores y aprendices trabajan en talleres donde se utilizan maquinarias que pueden mutilar a quienes los manipulan y sustancias químicas con las que hay que evitar el contacto. Sin embargo, según denuncia Sindesena, el Sena no los está dotando de los instrumentos de protección. Por ejemplo, los instructores y aprendices de enfermería tienen que comprar sus guantes y tapabocas. “En deporte, la gente trabaja al aire libre y expuesta a los rayos del sol. Pero hace casi 4 años que no nos dan bloqueador solar, ni cachuchas ni la indumentaria. En los talleres ya han sucedido varios accidentes, porque la gente no tiene los elementos de protección adecuada ni se está cumpliendo con los protocolos de seguridad. El Sena no quiere asumir la responsabilidad y se la descarga al instructor, que es quien está a cargo de la clase”.

Situación financiera

Según los trabajadores, la financiación del Sena está en crisis, gracias a las políticas neoliberales que pretenden privatizarlo. Con la reforma tributaria impulsada en el gobierno de Uribe, que le quitó al Sena los aportes de las cajas de compensación y algunos impuestos parafiscales, la institución perdió casi el 80% de su presupuesto. “Y ahora, con esta nueva reforma tributaria –comenta Ingrid– pretenden acabar totalmente la parafiscalidad y desmontar el Impuesto sobre la Renta para la Equidad- CREE, que era el que estaba solventando lo que habían dejado de aportar los parafiscales”. Lo peor es, según Ingrid, que ahora en el presupuesto asignado al Sena para el próximo año, hay un recorte de medio billón de pesos. Así, el Sena será asfixiado financieramente y tendrá que autofinanciarse con el cobro de matrículas, que hasta ahora no se pagaban.

Desarrollo de la protesta

El paro ha transcurrido en todo el país de manera pacífica, mientras se adelantan las negociaciones con la dirección nacional del Sena y el Ministerio del Trabajo. Sin embargo, la Policía, con los mismos uniformes del ESMAD ha estado presente y ha perturbado la paz en varias oportunidades en distintas ciudades. “Aquí en Medellín no ha habido agresiones, pero sí provocaciones, y sobre todo una campaña pública de desprestigio contra la protesta y contra los sindicatos, orquestada por la dirección nacional y seccional del Sena”.

Incluso le han puesto a los sindicatos algunas tutelas por violar el derecho al trabajo y al estudio. “Lo que no dicen –comenta Ingrid– es que el sindicato lo que está defendiendo es una educación gratuita y con calidad, porque a los muchachos no se les están garantizando las herramientas, los materiales, las giras técnicas, las prácticas. Lo que el director está defendiendo es una educación mediocre y un trabajo indigno: los compañeros de prestación de servicios, los contratistas, tienen que pagar su seguridad social, y si se enferman les toca trabajar igual”.

¿Posibilidades de acuerdo?

Los trabajadores no habían podido interlocutar con la Dirección Nacional de Planeación ni con el Ministerio de Hacienda, que son quienes garantizan los recursos para estos acuerdos. Pero este martes 27 de septiembre lograron una reunión en donde participaron estos ministerios además del Ministerio de Trabajo y el director nacional del Sena. Lo primero que quedó en evidencia, según Ingrid, es que el Sena ni siquiera había hecho los trámites pertinentes ante las instancias correspondientes para que esos dineros comprometidos en los acuerdos se desembolsaran, a pesar de que el presupuesto para ello ya estaba asignado.

En esa misma reunión se les ofreció a los trabajadores un aumento salarial del 6% en vez del 10% que pedían, pero con retroactividad desde enero. También la institución asumió el compromiso de proveer mil cargos de planta a partir de febrero de 2017. De lo que todavía no hay mucha claridad es de los aspectos de seguridad y protección de instructores y aprendices.

A la fecha del cierre de esta edición todavía no se llegaba a acuerdos definitivos y los sindicatos analizaban las contrapropuestas que les hicieron. “Una de las condiciones para levantar el paro –dice Ingrid– es  la resolución o los decretos con la decisión de ampliar la planta, aunque sea empezando por los mil. No nos olvidamos que la meta es la formalización de toda la planta. El fin del paro depende más de la voluntad política de la dirección, pues el presupuesto ya estaba asignado. No obstante, sabemos que a la dirección le interesa mantener la modalidad de los contratistas porque le facilita conservar la politiquería que ha caracterizado al Sena en los últimos años”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s