Pedagogía contra la paz en tres actos

Por Angie Heredia

desinformacion
Ilustración: blogs.20minutos.es

Primer acto: el botón de pánico

Son seis y se conocen poco, se habrán visto cuando mucho unas quince veces en su vida, algunas en el ascensor o el pasillo y otras en reuniones. Los une el vivir en el mismo edificio del centro oriente de Medellín y ser miembros de su consejo de administración.

Acuden como cada mes a la cita para hablar de los morosos, de los que fuman, de los que cuelgan la ropa de la ventana, cosa fea, ya que no estamos en Italia (allá los nativos se dan el lujo de colgar sus ropas y sus sábanas impúdicamente de un lado a otro de la calle mientras los turistas de todo el mundo se regodean tomando fotos del paisaje pintoresco)… en fin, todo eso, y más, que hace parte de la cositería cotidiana del mundo de la propiedad horizontal.

Pero esta no es una reunión como cualquiera; esta vez la presencia de un hombre alto y fornido, de tez morena y recio talante les inquieta. Es el representante de la empresa de vigilancia que viene para alertarlos de una situación delicada: –Señores, la situación de orden público en la zona ha venido desmejorando. Atracos, robos de vehículos y hasta intentos de fleteo se han venido presentando.

Entre expresiones de sorpresa, alerta y desconcierto, alguien se atreve a preguntar:

–Y, todo eso ¿a qué se debe?

–Pues, mi señora, para nadie es un secreto que esta ciudad SE LA TOMARON LAS FARC (así, con mayúscula).

Las reacciones no se dejan esperar, unas son de sorpresa, pero la mayoría, curiosamente, son de asentimiento. Sí, al parecer a esta ciudad se la habrían tomado las FARC y eso que apenas hace dos días se firmó el cese al fuego bilateral entre el gobierno y ese grupo.

–Es necesario que estemos alerta, y que la ciudadanía pueda sentirse tranquila –prosigue el hombre con determinación–. Y para eso es muy importante estar en contacto directo con la Policía Nacional-.

–¿Qué debemos hacer?

–Venimos implementando un sistema de alertas con teléfonos Avantel, en línea directa con el cuadrante de la policía y unos botones de pánico para ser accionados en caso de ser necesario.

–¿Boootoooones de páaanico? –Los rostros se agitan, las miradas de los crédulos y los incrédulos rebotan de aquí para allá, el pánico cunde… Pero el caso es que el presupuesto no da para tanto, cuando mucho dará para el Avantel.

Segundo acto: cambio de bando

Ella siempre va en taxi, le aterra que la aprieten en los buses, tener que hacer fila para subir y tener que bajarse en un paradero lejos de su verdadero destino. Escogió desde siempre la comodidad, así no tiene que preocuparse de la gasolina, los parqueaderos o los accidentes y las multas, cada vez más frecuentes en la ciudad de la eterna primavera y de paso se echa siempre una conversadita sobre los hechos del día.

–Oiga madre, usted qué piensa, va estar muy duro eso de tener que votar el 2 de octubre ¿cierto? –Y usted, ¿va a votar?

–Pues lo que pasa madre es que tocaría votar por el No, porque no podemos dejar que esta ciudad se llene de esa gente.

–Pero, si en Medellín no hay guerr…

–¡Que no! Interrumpe el taxista. Lo que pasa es que ellos nunca se fueron. Y no se van a entregar, ni van a entregar las armas, no ve que ellos siempre se cambian es de bando… por eso es que esos elenos ya están ahora en todas las partes donde nunca habían estado, esos se cambian de brazalete y ya.

–No, no, no señor, yo creo que usted se está acelerando.

–Jaaa, acelerados ellos, pero cobrando las vacunas y chimbiando a la gente.

–Pero, si aquí la alcaldía y todos han reconocido que las vacunas las están cobrando las Bacrim.

–¡Bacrim! Nooo señora, esos son los milicianos de siempre, pero con otro brazalete: las FARC, siempre han sido las FARC.

En medio de aquellas aparentes revelaciones, la carrera llega a su fin, pero ella no se baja del carrito amarillo sin antes preguntar:

–Señor, ¿y usted dónde es que ha escuchado todo eso?

–En la radio, en las noticias en estos días dijeron que los elenos están haciendo estragos en el Meta, ellos nunca habían estado por allá, yo se lo digo porque yo soy del pueblo, y sé cómo son las cosas, ellos están por todos lados, usted no es sino que prenda la emisora y se da cuenta. ¡Que Dios la bendiga madrecita!

Tercer acto: toda esa gente

Es medio día y hay que buscar almuerzo. Será ir donde el gordo que es el único que se ha dado el lujo de mantener el precio del almuerzo ejecutivo respetando la porción, después de la crisis del paro camionero y a pesar de haber cambiado del centro a un barriecito clase media en la parte plana de Medellín. Es de las pocas veces que almuerzo sola entre clase y clase, así que no puedo evitar escuchar la conversación entre una señora más o menos encopetada y el gordo… ella en tono muy cómplice se le acerca y le dice: ¿ay querido, qué vamos a hacer con toda esa gente que nos van a traer para acá?

–Humm Sí, lo que nos espera… Dicen que son como cuatro mil los que van a mandar solo pa’ Medellín.

–¿Y acaso van a salir a trabajar? A esa gente no le gusta trabajar.

Sus voces se desvanecen entre el ruido del almuerzo y un eco que llega desde el noticiero del medio día donde hablan de ideologías de género y castrochavismos… la sopa se me corta literalmente, de la angustia que se siente pensar que ganará la pedagogía en contra de la paz, esa que minuciosamente se ha hecho día a día y por todos los medios, apelando a la ignorancia de la gente, a su ingenuidad, a sus miedos, pero sobre todo, a esa perversidad capitalista que prefiere venderle al alma al diablo antes que ceder en un mínimo sus pequeñísimos privilegios.

El postre me lo da el gordo diciendo: “lo peor es que los pobres vamos a ser los más afectados, porque no solo les vamos a tener que pagar la vacuna, sino que vamos a tener que mantener a toda esa gente pagando impuestos, entregándoles la tierra… ¿habrase visto?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s