Recuperar el movimiento estudiantil colombiano

a recuperar el movimiento estudiantil
Foto: Tomada de revistamirelea.files.wordpress.com

Por Sindicato estudiantil

En el año 2011 el gobierno nacional impulsó una reforma a la ley 30 de 1992 por medio del proyecto de ley 112, a través del cual, entre otras cosas, pretendía introducir el ánimo de lucro a la educación superior del país. Ante estas intenciones del Gobierno, el movimiento estudiantil generó un monumental proceso de movilización, el cual incluyó un paro nacional que duró dos meses aproximadamente. Durante este tiempo, la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE), escenario en el cual se facilitó la articulación para impulsar la lucha contra este intento de reforma, logró movilizar a miles de personas en todo el país, incluyendo estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.

En las jornadas de protesta se agitaron consignas que expresaban la necesidad de que el Estado inviertiera más recursos en las bases presupuestales de las instituciones de educación superior (IES), mayor autonomía y democracia en las instituciones y, a su vez, se reivindicó una educación al servicio de los sectores populares. Este proceso impulsado por la MANE logró que el Gobierno de Juan Manuel Santos retirara el proyecto de ley 112, lo que significó, de algún modo, un triunfo para el movimiento estudiantil.

Sin embargo, el Gobierno no se quedó de brazos cruzados, pues en 2014, por medio del Consejo de Educación Superior (CESU), emitió el Acuerdo por lo Superior 2034, política pública que ha venido orientando los cambios de la educación superior en los últimos años. Mientras tanto, el movimiento estudiantil bajó la guardia, después de ese gran escenario de articulación que fue la MANE llegaron los desacuerdos y las rupturas a su interior, donde los personalismos de quienes pretendían usar el espacio como capital electoral y la poca importancia que se le dio a los procesos locales fueron algunos de los factores que fracturaron el escenario y le facilitaron el camino al Gobierno para continuar con la reforma proyectada para la educación.

Uno de los objetivos que el Estado colombiano tiene en mente es dejar de hacerse cargo de la financiación que requieren las IES públicas, pues aquel viene favoreciendo un modelo económico que propende por la privatización de los derechos de la población, tal como ha sucedido con la salud a partir de la ley 100. En todo esto, el Estado reorientó la responsabilidad de la financiación hacia entidades terceras, como los bancos, lo cual genera un lucro con la venta de los derechos del pueblo.

No obstante, después de que saliera a la luz pública la manera en que la crisis de la educación se agudiza cada vez más y cómo esto contrasta con programas como Ser Pilo Paga, el cual utiliza una gran cantidad de recursos públicos para beneficiar entidades privadas, una nueva dinámica se asoma al movimiento estudiantil. Después de casi cinco años sin presenciar jornadas de movilización de estudiantes de educación superior, a finales del 2017 se realizaron por lo menos tres marchas nacionales con activa participación de diferentes instituciones, donde la principal bandera levantada fue la financiación y la denuncia de los y las estudiantes al olvido en que el Estado colombiano ha tenido a las IES públicas. A la vez se ha rechazado que dineros que pueden ser base presupuestal para las universidades públicas terminen en universidades privadas.

A raíz de todo ello, la Universidad Pedagógica Nacional asumió mecanismos de presión como el paro, convocando, a su vez, a que este fuese a nivel nacional, a lo que se sumaron algunas instituciones como la Universidad de Caldas. Adicionalmente, tanto el 4 como el 6 y 12 de octubre se desarrollaron importantes jornadas de movilización nacional que evidenciaron la intención por parte de algunos estudiantes de levantar el movimiento estudiantil y generar procesos de articulación que permitan emprender una lucha para frenar esta nueva arremetida del Gobierno contra la educación y retomar la tarea que la MANE dejó empezada: la construcción de una propuesta alternativa de educación superior.

Consiguientemente, en la ciudad de Medellín, después de algunos espacios de discusión desarrollados entre estudiantes, se ha convocado al Encuentro Regional de Estudiantes de Educación Superior – EREES Antioquia, para el próximo 24 de febrero; ya también se tiene proyectada la realización del Encuentro Nacional de Estudiantes de Educación Superior – ENEES, para los días 17, 18 y 19 de marzo. En estos espacios se pretende continuar el camino para la recuperación de un movimiento estudiantil que ha estado fracturado y desgastado, pero con la convicción de que ha llegado la hora de que los estudiantes volvamos a congregarnos de manera amplia para examinar la actual situación de la educación pública y proponer formas de movilización que permitan salvarla.

En un momento en que el Gobierno tiene claro qué hacer para acabar con la educación pública, los estudiantes no hemos podido alcanzar el grado de unidad necesarios. Por lo tanto, desde el Sindicato Estudiantil hacemos un llamado para participar en los eventos que se han convocado, de manera que sea posible recuperar la fuerza de la articulación al interior del movimiento estudiantil para luchar por una educación pública, universal y crítica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s