La revolución de la alegría

11 payasob
Ilustración: Tomada de : http://franciscopimiango.blogspot.com.co/2010/02/esta-vez-de-malabarista.html

Por Jhonny Zeta

Entre el vasto mundo de los espectáculos existe uno antiquísimo, que como el cuento de Augusto Monterroso es un dinosaurio y cuando usted despierta todavía lo ve ahí, en toda su forma y esplendor; un monstruo colorido que no desaparece ni declina su objetivo primordial: contagiarnos ese don necesario que ha sido y será la revolución de la alegría. ¿Qué si no eso es el circo de carpa?, monstruo multicolor que toca los confines de una ciudad, un pueblo, un barrio o vereda, para sintonizarnos con la alegría de ser o sentirnos niños, embriagar los sentidos con unas palomitas de maíz o una manzana acaramelada, y dejar varado el tiempo con su mezquino afán de producir, mientras el corazón se nutre de la magia que produce asombros, risas y aplausos sinceros.

Dicen que la historia del circo se remonta al uso del cuerpo y la mente como instrumento de recreación. Desde las primeras civilizaciones se cuentan registros de volantineros, juglares, malabaristas y actos con animales domesticados para divertir al público. Por otro lado, el circo moderno data de la Inglaterra de finales del siglo XVIII, momento en el cual las actividades propias de la labor circense contaron con un espacio en el que se presentaban espectáculos con jinetes, bailarines sobre cuerda, acróbatas y finalmente payasos. En el siglo siguiente aparecerían los primeros circos ambulantes o nómadas.

Circo Escuela los Daza

Carlitos, fundador del Circo Escuela los Daza, hace parte de una familia colombiana con ochenta años de tradición, han recorrido desde la Guajira hasta Leticia y desde el Chocó hasta Guaviare. Su padre “Cacerolo” llegaba a los pueblos, alquilaba patios o solares y anunciaba el circo, el público debía llevar en qué sentarse, la empresa se llamaba Circo Amazonas. Su padre inició su formación como muchos muchachos de circo: vendiendo las crispetas. Así cuenta Carlitos:

Cuando se busca un lugar lo primero es mirar el terreno y medirlo, después imaginar cómo armarlo: aquí la entrada, allá la carpa, a este lado las gradas o el escenario. Después se instala la portada, llamada también dulcería o marquesina, para que la gente sepa que llegó el circo. Muchas personas tienen la idea de que las torres o mástiles se clavan, pero no, se ponen con vientos, se riega la carpa que puede ser de 4 o 6 partes, se une en las cadenetas, se ponen tubos más pequeños llamados cujes, se clavan estacas y finalmente los vientos de la carpa. En el circo se ejercen varios oficios: la ingeniería, la electricidad, la mecánica, la ebanistería, entre otros. Las tempestades son el enemigo. En Manzanares, Caldas, una tempestad tumbó una parte del circo de mi padre, y en La Ceja, Antioquia, a mi hermano le dejó la carpa desecha en la carretera.

Los payasos clásicos se caracterizan por lucir prendas estrambóticas y mucho maquillaje; en nuestro circo seguimos a la escuela chilena en la que los payasos usan poco maquillaje y se centran más en ser comediantes. El eje central del circo es la familia, entonces nosotros trabajamos por animar y hacer reír principalmente a los niños, ellos son los que atraen al resto. Uno observa por cinco o diez minutos las características del público que llega, entonces decide qué sketch, pantomima o comedia va a realizar.

En otros países por los que he viajado el circo y los artistas tienen más apoyo y estímulo del gobierno, son circos más tecnológicos, los shows cuentan con muchos efectos; pero pienso que en Colombia lo bonito es lo tradicional, unir a la familia en una pequeña carpa, con gradas de tablas, la mamá, el papá, los niños, todos salen emocionados. Lástima que todavía no se entienda que los circos pequeños son de baja convocatoria y muchas veces les exijan pagar los mismos impuestos que a los circos de mayor capacidad.

He realizado grandes actos como la cuerda tensa, el globo de la muerte, los trapecios o el equilibrismo; pero lo más difícil, lo digo honestamente, es ser payaso, sacarle la risa al público, es decir, a cada asistente. Ese pensamiento lo tenían también mi padre y mis hermanos. Mucha gente no lo agradece, otros sí. Antiguamente era el acto más mal pagado del circo.

Una vez llegamos al municipio de Salgar, en el Suroeste. Alguna señora nos vendió los almuerzos y nos ofreció hospedaje, en la noche nos contó sobre un circo increíble que conoció a los 12 años, decía que llegó en unos camiones con una burra y un payaso que se convirtió en el amor de las mujeres, ella también estaba enamorada del personaje, no del hombre, por su carisma y nobleza. Nos mostró una fotografía que guardaba y a mí me fue entrando la nostalgia. En la foto estaba la señora con mi hermano “Chuchin”. Cuando repetimos lugares algunas personas nos reconocen y dicen ¡miren, llegaron los Carlitos! Entre saludos y abrazos de gratitud uno siente que está cumpliendo con un mensaje de paz y de alegría.

Y colorín colorado

La humanidad va cambiando de rumbos y apuestas. Tal vez el afán de las responsabilidades, los espectáculos televisivos o la pantalla del celular nos impidan correr, como nuestros antecesores, a vestirnos con la mejor pinta, comprar una boleta y meternos en una carpa de circo que como un dinosaurio todavía sigue ahí. Pero vale la pena sostener la alegría como apuesta de vida, ese sentimiento revolucionario que acompaña a la libertad y nos permite sentipensar con nuestros semejantes. Si la historia está tachonada de ensayos inhumanos, dirigidos por hombres seriotes que han manejado y manejan los hilos del poder, lo mejor será empezar a creer de una vez por todas en la gente que nos invita a encontrarnos en los lugares comunes, llamados infancia, magia y alegría; lugares que nos devuelven el asombro de sentirnos vivos.

Y colorin colorado… el circo no se ha acabado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s