Desastre climático en 2018

Foto: tomada de http://ciberfogon.com.ar

Renán Vega Cantor

En 2018 confluyó una gran cantidad de factores negativos sobre el clima mundial, cuya sumatoria indica que la catástrofe climática no es una posibilidad remota, es una terrible realidad, como se demuestra con el recuento de las principales alteraciones climáticas del año anterior.

Emisiones de CO2

Alcanzaron un nivel récord en todo el año al aumentar 2,7% con respecto a 2017; y el mes de abril se constituyó en el peor momento en la historia natural desde que la humanidad existe al alcanzarse la cifra de 410,31 ppm (partes por millón), una cifra que no se presentaba hace quince millones de años. Así quedó registrado por el Observatorio de Mauna Loa, en Hawái, que lleva mediciones desde 1958, indicando que en ese lapso de tiempo ha aumentado en un 30% la emisión de dióxido de carbono [ver gráfica]. Estos elevados niveles de CO2 tienen una explicación muy sencilla: provienen de la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas).

 Niveles de dióxido de carbono registrados en el Observatorio de Mauna Loa, en Hawái,

Drástica reducción del hielo en el Ártico y el Antártico

La situación del Ártico (Polo Norte) es crítica, porque se han derretido grandes porciones de permafrost -capa del suelo que normalmente permanece congelada-, incluso en el invierno, en 25 lugares, sin que se hubieran vuelto a congelar. Se está reduciendo la vida silvestre (caribús, renos, aves), han aparecido algas tóxicas –expresión de la existencia de aguas cálidas– y ha bajado el nivel del hielo en el mar de Bering. “El Ártico experimenta una transición sin precedentes en la historia de la humanidad”, dijoEmily Osborne, autora de un reporte sobre el tema.

En el otro extremo, en la Antártida (Polo Sur), las cosas no son mejores. Allí se detectó que en la Plataforma Dotson se perdieron más de 120 metros de grosor desde el 2003.

Se calientan los Océanos  

2018 fue el año más caluroso de los últimos 130 años para las aguas de los océanos, lo que acarreó el aumento del nivel del mar, la intensificación de la lluvia y la generación de tormentas, tifones y huracanes más fuertes y destructivos. El calentamiento de las aguas es un resultado directo del aumento de la temperatura global, que superó el umbral de 1℃, debido a que los océanos han absorbido el 93% del calor intensificado por el aumento de gases de efecto invernadero desde 1970.  

Aumenta la generación de metano

En el Ártico han aflorado lagos burbujeantes que expelen metano, un gas de efecto invernadero mucho más potente que el CO2, procedente del descongelamiento del permafrost. Lo más preocupante es que esos lagos no se volvieron a congelar, con lo que emiten más metano, en un proceso de retroalimentación negativa, fuera de control y con efectos imprevisibles.

De un glaciar de Islandia han estado manando 41 toneladas diarias de metano a medida que se descongelaba.

Incendios dantescos

En 2018 se presentaron grandes incendios en California, Grecia, Canadá, Australia y en la selva amazónica, en territorio colombiano. En Grecia murieron un centenar de personas, lo que convierte a este en el año más mortal de Europa en el último siglo, mientras que en una zona aburguesada de California murieron decenas de habitantes. En la selva amazónica de nuestro país fueron arrasadas miles de hectáreas, como resultado de un proceso planificado, por terratenientes, multinacionales y ganaderos, para limpiar el terreno y convertirlo en potreros y en zonas de prospección minera o petrolera.

Mortandad de insectos

Se continúa con el proceso de desaparición de insectos de diverso tipo en varios lugares del planeta, con lo que la red alimentaria mundial resulta directamente afectada, puesto que esos animales son polinizadores y representan la mayor parte de las especies vivas existentes. Su reducción es un resultado del aumento de temperaturas, del uso de pesticidas, de la utilización de equipos microelectrónicos y de automóviles. Solamente en Alemania se ha presentado una reducción del 76% en la biomasa de insectos voladores, en los últimos treinta años, siendo más drástica la disminución en verano, donde supera el 80%.

En el noroeste de los Estados Unidos se ha registrado el declive de la población polinizadora de las polillas halcón y en ese mismo país se han reducido las colonias de abejas. La noticia es preocupante porque, como ha dicho el biólogo Edward Wilson, experto en hormigas, “si toda la humanidad desapareciera, el mundo se regeneraría al estado rico de equilibrio que existía hace 10.000 años. Si desaparecieran los insectos, el medioambiente colapsaría hasta quedar en caos”.

Huracanes devastadores y abandono de territorios

2018 también ha sido un punto de inflexión climático en los Estados Unidos, puesto que dos huracanes han causado grandes estragos ambientales y humanos, y los territorios afectados han sido abandonados a su propia suerte. Los huracanes tienden a ser más frecuentes y devastadores en la medida en que aumenta la temperatura de las aguas del océano atlántico y llegan con más fuerza a las costas de los Estados Unidos, donde se ha evidenciado la negligencia y el desdén para afrontar estos fenómenos climáticos. En efecto, Puerto Rico fue devastado por el Huracán María y abandonado, lo mismo que sucedió en Florida con el Huracán Michael. Los más damnificados son los más pobres entre los pobres, principalmente mujeres, ancianos y negros. 

Conclusión

Los elementos nombrados, que no incluyen todos los cambios asociados a la elevación de la temperatura en el planeta, indican la magnitud del problema, como lo reafirmó el Informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, revelado en octubre. Allí se indica que, si no se hace nada, en el 2030 se cruzara el umbral, con transformaciones irreversibles y un aumento de temperaturas por encima de 2℃.

En diciembre, la Cumbre del Clima de Polonia (segundo país después de Alemania que más carbón consume en Europa) reafirmó que las grandes potencias, encabezadas por Estados Unidos, no van a abandonar su modelo energético fosilista, la razón fundamental del trastorno climático, y van a seguir quemando petróleo y carbón a diestra y siniestra, sin importar que ese sea el camino seguro al abismo. Esa ceguera criminal alcanza tal cinismo, que dos grandes compañías petroleras, la BP y la Shell, han proyectado sus negocios para 2050 con un aumento de temperatura de 5℃. No interesa que con esas temperaturas estemos achicharrados, y gran parte de la vida haya desaparecido, lo importante es que el capitalismo siga existiendo, así sea en un mundo infernal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s