La Romería, Colectivo Cultural y Ambiental

Por Carlos Gustavo Rengifo Arias

Fotos: Cortesía de la Romería, Colectivo Cultural y Ambiental

La Romería es un colectivo de creativos y gestores culturales que le han apostado al mercado local y alternativo en favor de economías más horizontales y solidarias. De esta forma, como lo señala Carolina Sánchez, una de sus integrantes, “hemos desarrollado experiencias enfocadas en el emprendimiento creando ferias que abarquen propuestas de diseño, producto, artesanías, servicios, visibilizando creaciones artísticas, artesanales, culturales y de impacto social para fortalecer apuestas, potencialidades, ideas y proyectos en favor del consumo saludable y local”. Se trata de una forma alternativa de economía guiada por la solidaridad y la autogestión.

El colectivo surgió en 2019, de la mano de Carolina Sánchez Herrera (Visionaria, líder de marketing), Juan Manuel Bustamante (Psicólogo y líder de proyectos) y Natalia Duque (Mamá, creativa, encargada de marketing digital). Pero no han trabajado solos; como lo señala Carolina, “esta experiencia se ha logrado gracias a la articulación que se ha hecho con diversos colectivos de Itagüí y el Valle de Aburrá, a través de la Red de Arte y Cultura del Valle de Aburrá (RACVA), Agara Natural, Corporación Suyana, CorpoTríade, Corporación SIPAH, Corporación Día Mundial de la Pereza, Área Metropolitana, la Red Vuelta en la 80, entre otros, que han aportado desde diferentes ámbitos a la transformación de espacios urbanos a través de la cultura, la pedagogía ambiental, el consumo consciente y el desarrollo comunitario”.

Apuestas organizativas y comunitarias.

A nivel organizacional, la Romería ha sido un espacio de co-creación que ha buscado la inspiración de artistas y la consolidación del equipo base en el desarrollo de estrategias y actividades, con miras a la práctica de una economía circular y solidaria (una estrategia que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales vírgenes como la producción de desechos, cerrando los «bucles» o flujos económicos y ecológicos de los recursos).

Carolina señala que, entre las estrategias del colectivo, están “la alianza con productores locales, que nos ha permitido participar en investigaciones sobre módulos de siembra en espacios reducidos, lo que nos ha abierto la perspectiva sobre la seguridad alimentaria en espacios de ciudad, planteándonos el fortalecimiento de procesos autogestivos que incluyen productos a base de orgánicos, alimentación, plantas, terrarios, compost, entre otros”. Así mismo, “le apostamos a toda la pedagogía que se teje alrededor de espacios alternativos de ciudad; los aprendizajes en reciclaje, plantas, economía circular, arte y cultura nos han abierto la mirada a construir nuevos saberes y un estilo de vida que aporte consciencia al planeta”. Lo ambiental es apuesta importante del colectivo, de esta manera, como lo señala Carolina, “aportamos pedagogías ambientales, comunitarias en diferentes espacios del Valle de Aburrá que contribuyan al desarrollo comunitario, el ocio y la cultura, además de generar responsabilidad social a través de jornadas itinerantes en los territorios con sentido de pertenencia por los espacios”.

Una actividad importante para la Romería fue el haber participado, como invitados, en actividades en favor de la comunidad en el Festival de Arte a la Esquina y la Vereda en Quibdó, Chocó, en 2019. Este evento, en palabras de Carolina, “nos dejó muchos aprendizajes para mejorar e inspirar a las personas a cuidar del territorio, ya que impactar comunidades lejanas a través del arte y la cultura nos confirma que todos estamos conectados, quizás, con las mismas necesidades, y poder llevar un mensaje a otros lugares es muy valioso para nuestro desarrollo como seres”.

Cultural ambiental, moda sostenible y consumo responsable

El colectivo la Romería ha realizado una variada cantidad de actividades, en las que invitan a la comunidad a través de convocatorias barriales de siembra, pintura, sancocho y el uso, por supuesto, de las redes sociales; han lanzado campañas de comunicación de sus proyectos, con el fin de impactar colectivos, personas y a la familia desde un mensaje de paz y apoyo mutuo.

Entre las actividades que ha promovido la Romería están: feria de productos locales, gastronomía, productos amigables con el medio ambiente, acompañada de muestras artísticas y culturales como exposición de arte, pintura, danza, fotografía, entre otros, show de música en vivo, charlas sobre el buen vivir y sensibilización; Feria Popular La Romería en el Parque Simón Bolívar de Itagüí; Galería Itinerante los primeros jueves de cada mes en el Café Bodeguita del medio del Parque Obrero de Itagüí, ambos espacios se han convertido actualmente, según Carolina, en plataformas para la difusión de productos locales y artistas alternativos. También se han impulsado apuestas comunitarias, como las jornadas ecologizadoras en barrios, veredas y afluentes del sector, al igual que jornadas de limpieza y siembra en el barrio las Asturias y en el Festival de Arte a la Esquina y la Vereda.

“El reto que nos trae 2020 -señala Carolina Sánchez – es fortalecer y continuar ejecutando estrategias desde el marketing digital. Esto nos ayuda a llegar a otra población y encontrar visibilidad en personas que se encuentran lejos. Así cambia por un tiempo la forma de difundir estrategias y llegar a la comunidad. Sabemos que podemos abrirnos a un mercado mucho más amplio fortaleciendo redes sociales como Instagram, Facebook, Whatsapp y otros canales como familia y conocidos”.

Culturizar, aceptar y respetar las formas de vida como resistencia

Para Carolina Sánchez la praxis del colectivo la Romería es un ejercicio de resistencia. Como lo señala ella misma, “el conocimiento lleva a sentirse en resistencia, nos sentimos ajenos a las cadenas de violencia y egos que reinan en la política tradicional y favorecemos el cambiar de “foco”, y nos proyectamos a cambiar las formas constantes que están acabando con el lugar que habitamos, con la creatividad y el talento de las personas”. Así mismo, señala que “hacemos resistencia a través de acciones que impactan la comunidad y nuestro estilo de vida, ayudando a otras personas, sin imponer, de manera atenta e inclusiva; sabemos que el conocimiento, si se puede compartir, abre puertas, hacemos lo que nos gusta y de eso las personas se inspiran, por lo que en un lugar compartimos, aprendemos, enseñamos y desde la palabra articulamos lenguajes comunes. Las acciones son participativas, comprometidas con el sentir de la comunidad y los actores que se articulan al son de ser una fuerza que genera cambio y transmite formas necesarias de resistencia; acompañamos una acción difundiendo lo que hacen los diferentes colectivos, en función de pensarnos en una vida que nos permita disfrutarla”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s