El costo de la independencia

Mural de M.C. Anne Warner

Por Betty Ciro

Doña Nury Cárdenas es conocida en todo el municipio de Bello como presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Panamericano. Este reconocimiento se lo ha ganado con el ejemplo de lucha, la entrega a su organización comunal y el convencimiento de que sus coterráneos deben hacer respetar sus derechos.

En 1984 llegó a este barrio del sector de Niquía, joven, con una familia compuesta por su esposo y tres hijos; aunque muy pequeña de estatura, grande de corazón y llena de ambiciosas metas.

La primera organización a la que perteneció doña Nury fue a la Asociación de Padres de Familia del Colegio Parroquial Nuestra Señora de Chiquinquirá; allí había matriculado a su hija mayor. La primera gran lucha que libró, junto a otros padres, fue la de arrebatarle al rector del colegio de ese entonces, cura por demás y vicario de la Zona Norte, el manejo de los dineros de la Asociación de Padres que, como podrán intuirlo, no se sabía qué camino cogían tanto las cuotas que “voluntariamente” tenían que entregar los padres al momento de la matrícula, como el fruto de las rifas, cuotas extras y demás dineros recaudados por la organización de padres.

La respuesta del cura-rector

Desde el primer momento en que la Asociación le exigió al rector que le permitiera cumplir sus funciones con independencia, la misma que partía de manejar sus propios fondos, al rector no le cayó nada bien ese propósito. Se dedicó a hacerles la vida imposible a los padres y fue más allá, con la complicidad del coordinador de disciplina y de algunos profesores empezó a “montársela a los hijos de esos padres que habían iniciado la lucha”. De ahí en adelante llovieron las suspensiones, las malas notas, la humillación a las alumnas bajándoles el ruedo de la falda delante de todos los compañeros; les soltaban las trenzas y les hacían añicos las cintas de colores con las que engalanaban sus peinados, les limpiaban, hasta con tíner, las uñas discretamente pintadas, les lavaban la gomina a los muchachos, en fin, llegó a tales extremos la persecución a los hijos de los padres miembros de la Asociación, que los mismos compañeros, estudiantes, no vacilaban en asegurar que les tenían “bronca”.

La gota que colmó el vaso llegó cuando fueron echados del colegio 63 estudiantes y, ¡vaya coincidencia!, varios de ellos eran hijos de los papás que conformaban la Junta Directiva de la Asociación de Padres y, por supuesto, ahí estaba el hijo de doña Nury. Después de librar una dura batalla, lograron el reintegro de 50 de esos estudiantes y, lo más importante, la expulsión del rector, quien tuvo que ser llevado en una patrulla de la policía hasta la curia, ubicada en el centro de Medellín. El cura fue a dar a la cárcel y el prefecto de disciplina fue expulsado del colegio.

A partir de entonces, la Asociación organizó grupos de danza, música, banda marcial y lograron coordinar un buen trabajo con el nuevo rector.

La llegada a la Junta de Acción Comunal

Por aquellos días, doña Nury fue invitada a inscribirse en la Acción Comunal del barrio Panamericano, la cual contaba con una sede que más parecía un establo, pues allí permanecían unas vacas cuyo estiércol casi tapaba la única mesa sobre la que reposaba una máquina Olivetti, más dos sillas; en el espacio posterior había gran cantidad de elementos de hierro y chatarra que rápidamente, con el liderazgo de ella, fueron desalojados. El lugar se organizó con la consigna de llenar el lugar “de animales, pero de dos patas, no de cuatro como hasta el momento”.

Desde ahí, doña Nury empezó a ganarse el respeto y la admiración de los integrantes de la Junta de Acción Comunal, quienes la perfilaban como la presidenta que se necesitaba; aunque inició como integrante de un comité, rápidamente fue tesorera y luego, como hasta hoy, presidenta.

Ella misma no se explica cómo se repartía en tantas actividades: estaba terminando el bachillerato en un colegio nocturno a 45 minutos a pie de su casa, era presidenta del Grupo Scout y pertenecía a la Asociación de Padres del Colegio Antonio Roldán Betancur. Así y todo, se entregó con alma y vida a sacar adelante la Junta de Acción Comunal porque ella siempre ha visto en estas organizaciones una forma de resistencia de las comunidades, la posibilidad de arrebatarle a las administraciones municipales y departamentales los dineros para las obras sociales que de otro modo nunca llegan.

La cooptación de las Acciones Comunales

En varias oportunidades, doña Nury ha sido llamada por funcionarios de la administración para ofrecerle un cargo en ella. La primera vez que esto ocurrió, ella respondió: “ah, claro que sí, permítame renunciar a la Junta Directiva de la Acción Comunal para aceptar el cargo”, pero se quedó perpleja cuando el funcionario le aclaró que no podía renunciar porque precisamente era en razón a esa dignidad que la requerían como funcionaria. Por supuesto, en esta como en las otras veces, doña Nury se negó a ser cooptada y a traicionar a su comunidad.

Es que esa es una práctica recurrente en la Administración de Bello. Varios, por no decir la mayoría, de los presidentes de las Juntas de Acción Comunal se niegan a informar a las comunidades de sus derechos o a concientizarlas de las arbitrariedades de la Administración, porque “no van a perder el contrato que tienen en la Alcaldía o en alguna de sus dependencias”.

Doña Nury siente que por reivindicar su independencia es discriminada. El ejemplo más reciente se presentó con ocasión de la entrega, por parte de la Administración, de los mercados para las familias más necesitadas con motivo de la pandemia. Su Junta presentó un número de 82 familias necesitadas, solo les entregaron 43 y a otras juntas que ni funcionan les entregaron hasta 123 mercados.

Doña Nury continúa dispuesta a reivindicar su independencia y la de la Junta de Acción Comunal con el propósito de que la comunidad salga de la desazón y entienda que es solo la organización la que les permitirá alcanzar sus reivindicaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s