María Mercedes Carranza – Poesía

Ilustración: Luisa Uribe

Con usted y con todos los demás

Otro cielo no esperes, ni otro infierno.

Jorge Luis Borges

Talvez o nunca, entre las paredes
de este cuarto la Pola Salavarrieta
tose, lagrimea, en resumen se asfixia.
Tanta muerte por la libertad
y el orden para terminar
en una Patria Boba, hecha entre chiste y
chanza y más que nada por usted,
ojos, oídos, nariz y garganta
detenidos en un aire de otro siglo,
cuando la tierra era plana. Por usted
que sueña, con los ojos muy abiertos,
en usted y solo en usted. Por usted,
hombre de mucha fe, que aún se reconoce
entre tanta miseria y camina seguro
descubriendo el mundo cada día. Por usted
que ahora protesta porque Colombia está
contra la pared, pero la acorrala más
durmiendo entre tanto olor a Colombia,
esa loca que habla sola, se golpea
contra las tapias y cree que alguien
la puede curar. Y más que nada usted

a quien lo único que interesa ahora
es la cosecha de melocotones en Singapur.

Babel y usted

Si las palabras no se arrugaran, si
fuera posible ponérselas cada mañana,
como una blusa o una falda, previo
uso del quitamanchas, el cepillo y la plancha.
Si no se pudieran pronunciar ya más
por lo brilladas y rodillonas.
Si, después de un largo viaje, se
botaran como la maleta, tan descosida,
tan llena de letreros y de mugre. Si no se
cansaran, si fuera normal y corriente
someterlas a chequeo médico cada año,
con diagnósticos y exámenes de laboratorio,
vitaminas y reconstituyentes y hasta
menjurjes para la anemia. Si las
palabras hicieran sindicato en defensa
de sus fueros más legítimos y reclamaran
indemnizaciones por abuso de confianza
a aquellos que las tratan como a violín
prestado. Si algún día hicieran huelga,
¿qué opina usted, García?

María Mercedes Carranza. Bogotá, 1945 – 2003.

La otra cara del espejo también es espejo, cuerpo de ideas y pensamientos que somos por virtud o condena de las palabras, diosas que moldean a su antojo a quien las confronta. Con su bocanada de silencio, dicen que somos incertidumbre.

En su poesía, María Mercedes no persigue el misterio, sino el accionar mismo del lenguaje, las formas con que las palabras actúan en las vivencias y sentires de quien escribe, pulsiones de soledad y muerte, luchas cotidianas adelante y detrás del espejo.

Poemarios

  • Vainas y otros poemas (1972)
  • Tengo miedo (1983)
  • Maneras de desamor (1993)
  • Hola, soledad (1987)
  • El canto de las moscas (1997)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s