La Cosiata: de la separación a la integración con resistencia

Por: Óver Silgado Ledesma-Venezuela

Imagen: Bolívar y La Gran Colombia

Nuestra historia demuestra incesantemente que el alzamiento del pueblo es uno de los legados más codiciosos que poseemos desde los años del colonialismo español y portugués. Esa historia de resistencia que nos inoculó Guaicaipuro, Chacao, Zorocaima, Baruta, entre otros, le dieron al pueblo venezolano talante para la resistencia contra quienes pretendan mancillar la soberanía nacional.

En este contexto, quiero hacer referencia a lo que fue la Cosiata de aquel entonces y lo que hoy es el legado integracionista heredado de múltiples hombres y mujeres que, abanderados de la urgencia geoestratégica e histórica, vieron la ecuánime solución de consolidarnos en una región cuyo principal legado fuera la integración como principio en todos los niveles, tanto políticos como económicos, sociales, culturales y ambientales. Por demás, quiero hacer una remembranza del proyecto político de Bolívar, después del congreso de Angostura, que fuera rescatado por el comandante Hugo Chávez Frías.

En este orden de ideas, debemos entender que La Cosiata fue el proceso por el cual un grupo de políticos venezolanos exigían la reforma de la constitución de Cúcuta y la separación definitiva de la Gran Colombia (territorios ocupados actualmente por Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela).

La expresión “La Cosiata” nació por la costumbre venezolana de aquella época, según el historiador Ameliach, J. A., de nombrar a cualquier cosa o evento político con un nombre de popularidad. Para ese entonces, había llegado al país una comedia italiana que mencionaba “La Cosiata” en el inicio de sus obras.

Entre historias

El legado más grande con que cuentan los venezolanos es el heredado de nuestros ancestros bioculturales regionales, el cual nos enseña la capacidad de lucha y resistencia por defender al pueblo de la tiranía opresora española y portuguesa. Ese mismo principio quedó insertado en la mimética venezolana.

Desde luego, La Cosiata expuso que dicho legado, contrario a lo esperado, se halla en quienes pretendieron hacer, lográndolo, el cercenamiento del proyecto de la Gran Colombia. Ese deseo de unificación territorial del libertador tuvo sus traspiés, pero nunca una justificación para impedir el triunfo de la integración, tal como lo hizo José Antonio Páez en 1828.

El antagonismo generado no solo por Páez, sino también por otros actores políticos, tuvo su iniciación en la ciudad de Valencia en 1826, donde se pautó la ruta a seguir para el amotinamiento en el cual se declaró a Páez como Comandante General. Pero el hecho concreto, también intrínseco en la historia de resistencia del pueblo venezolano, por el cual se procedió, fue por oponerse al centralismo político que pretendía el Libertador que, a su vez, proponía a Bogotá como la capital de la Gran Colombia.

Sin embargo, después de aquel cinco de mayo de 1826, los amotinamientos de batallones de soldados leales a la Constitución de Cúcuta no se hicieron esperar; se dio en ese marco una nueva resistencia por defender el legado de Bolívar: la construcción de una Patria Grande nuestra-latinoamericana. De hecho, cuando Páez regresó nuevamente a sitiar a Puerto Cabello, se encontró con la sorpresa que más de la mitad del Batallón Apure se había amotinado en defensa de la Constitución de Cúcuta.

Esta situación condujo a un enfrentamiento entre Santander, Bolívar y Páez, de forma tal que, en el mes de enero de 1827, Páez convocó una elección de diputados para un Congreso Constituyente con el cual le darían un nuevo sistema legal al país.

Al enterarse de este incidente, el libertador viajó a Caracas con el objetivo de calmar los ánimos de los separatistas. Luego de haber firmado la unión libertadora en el municipio de Naguanagua, Bolívar y Páez entraron juntos a Valencia y Caracas. En esta última el Libertador, haciendo eco de su buena fe, les otorgó una amnistía general a los involucrados en La Cosiata, ratificando a José Antonio Páez como Jefe Civil y Militar del Departamento de Venezuela.

La integración con resistencia

Podría pensarse que la historia en nuestros días no es tan disímil a aquella remarcada en La Cosiata. Ahora es el “Cartel de Lima” – una asociación de países vasallos de Estados Unidos- curiosamente representado por quienes llevaron a la convención de Ocaña diputados que estaban a favor de la separación de la Gran Colombia.

Ese panorama general que nos ofrece la historia nos lleva a replantear el esquema de resistencia y lucha de nuestros pueblos; realizar la unión latinoamericana es el fruto del debate político iniciado por Hugo Chávez, quien junto a otros prohombres continuaron la labor de consolidar la Constituyente Admirable que planteó el Libertador para dirimir las diferencias políticas de aquel entonces.

Sin embargo, contra todas las formas de organización de base que se han hecho en la República Bolivariana de Venezuela –RBV, han tratado de socavar la resistencia de los que a diario luchan contra el orden mundial en manos del imperialismo norteamericano. Este y su actual vocero, Trump, nunca se imaginaron que la herencia de nuestros pueblos ancestrales bioculturales regionales iba a quedar en la mimética del pueblo.

Han hecho todo cuanto quieren, desde las sanciones unilaterales hasta tratar de bloquear económica y financieramente a la RBV, y en medio de la más cruda realidad sanitaria intentan destruir el legítimo y constitucional gobierno de Nicolás Maduro.

Pero podemos afirmar con toda la certeza del caso, que la RBV tiene un gran legado heroico de resistencia cargado del furor y lucha de aquellos aborígenes y afrodescendientes, de los “jacobinos” venezolanos, del bolivarianismo revolucionario, de la guerra independentista venezolana, del cristianismo liberador y de la lucha armada revolucionaria de los años 60 y 70, que sumadas a las más recientes se convierten todas ellas en nuestra histórica herencia para continuar sin pausa con la frente en alto y con los objetivos bien determinados.

Un comentario

  1. pues esa lucha porla integracion sigue en vigencia porque el pensamiento de unidad latinoamericana propuesto por Bolivar sigue vigente en el tiempo.

    2020-09-23 8:28 GMT-04:00, El Colectivo : : Comunicación Popular

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s