Hilos de un mismo tejido

Por Jhon Mario Marín Dávila

Ilustraciones: Inty Maleywa

El presente tejido escrito se realiza a partir de los diversos hilos con los que me he entremezclado y las enseñanzas de la memoria ancestral del Abya Yala, pues todos somos hilos que nos convertimos en un tejido cuando nos juntamos con otras, otros y el ambiente. Cada una y uno somos unos hilos que se tejen con otros hilos para formar un tejido… Solo soy un tejedor de palabras escritas, que representan hilos, para hilvanar un sentípensar colectivo.

Cada persona es un conjunto de hilos de diferentes colores, dependiendo de las experiencias que va teniendo con otras, otros y el ambiente que también son diversos hilos, van entremezclándose y formando un tejido. Algunos hilos resaltan más que otros y esto se debe al diálogo que tienen sus sentimientos con sus pensamientos y sus pensamientos con sus sentimientos en cada enojo, tristeza, risa, miedo, angustia, regaño, felicidad, alegría, decepciones. Esto ocurre en cada tomada de tinto y aguapanela, en el compartir de comida, caminadas a otros territorios, untada de tierra en las manos, siembra y cosecha, esfuerzo con sus sentidos por comprender cosas inentendibles, diálogo de saberes que asombra con cada conocimiento o confrontación desde la dulzura, interacción con el ambiente, juntanzas con personas distintas, escucha y compartir de palabras sentidas y pensadas que nos hacen ver cosas que no vemos.

Este hilvanar lo van creando y no es de una única forma, va variando en el trasegar del tiempo vislumbrando tejidos apretados, sueltos, inentendibles, bellos, feos, donde se hacen nudos, secuencias distintas, etc. Es un tejido que marca la memoria del caminar de vida y refleja cómo es su presente; por eso, cuando dicen -soy porque yo soy- es algo erróneo porque desconoce que son un tejido de muchos hilos, como lo hablan los pueblos originarios del Abya Yala cuando dicen: somos las experiencias y vivencias que nos brindan las y los otros y el ambiente.

Aunque el tejido va variando, no olvidan que como seres humanos no son neutros, ni imparciales, son seres que tienen una postura ante cualquier suceso que presente la vida en sus diferentes ámbitos culturales, sociales, ambientales, políticos, económicos, entre otros. Esto no significa que no escuchen ni comprendan otra postura, pues si es así, es una contradicción, porque no se permiten ver varios puntos de vista como lo hace el diálogo de saberes, sino solo desde un punto de vista como lo ha hecho la colonialidad, el patriarcado y el capitalismo; y para tejerse colectivamente y hacer un tejido de sociedad en armonía, dicen los abuelos y abuelas de los pueblos originarios, se debe hilvanar con las otras, otros y el ambiente, llegando a unos acuerdos.

Por esto es tan significativo cuando se comprende la importancia de no solo escuchar una sola memoria sino las memorias, una historia sino las historias; porque se podrá desde la dulzura, el diálogo y el compartir hilvanar diferentes conocimientos, para encontrarse algunas sabidurías que no son visibles hasta ahora o están ocultas, producto de múltiples situaciones. También porque se comprenderán mejor las sociedades, culturas, la relación ambiente y ser humano y se entenderá la importancia de la acción y la palabra para que en el caminar de la vida sea reflexivo, político y ético.

Teniendo en cuenta esto, cada vez que las personas van tejiendo no pueden dejar a un lado la memoria que han hilvanado, porque es elemental volver a ella, puesto que pueden crear reflexiones, cuestionamientos, posturas desde su tejido y los tejidos colectivos, para luego aventurarse a tejer de otras maneras o con nuevos hilos de diferentes colores o, por el contrario, fortalecer algunos colores y unas maneras de tejer su vida.

Hacer este ejercicio de memoria, de mirar el tejido, no es nada fácil, es algo complejo, pues en un tejido no queda una memoria sino las memorias. Metafóricamente, estas memorias son como mariposas que juegan sobre nosotras y nosotros y se posicionan en alguna parte de nuestros cuerpos. Mariposas que provocan todo tipo de sentires, pensares, significando sensaciones y creando una empatía o malestar, a pesar de que se encuentran muchas mariposas por nuestro alrededor y que sin percatarnos en cuestión de segundos se esfuman. Esta metáfora de la mariposa como memoria tiene relación con el tejido porque no es estática; por el contrario, la memoria es un tejido y el tejido es una memoria que tiene vida que solo desaparece cuando no se comparte o se dejan de activar emociones, sentimientos o pensares en cada una y uno y en el ambiente.

Por esto es tan importante volver al tejido de la memoria, de la vida que tenemos y que tiene la sociedad, para reflexionar, escuchar, sentipensar y aprender las formas de hilvanar y seguir contribuyendo desde la armonía de cada territorio. Y es que el tejido en la actualidad está tieso, lleno de nudos y atascado, sin un rumbo y horizonte por todas las malas intenciones que genera el individualismo, la avaricia, las ansias de poder, la falta de escucha, discriminación, machismo, la desigualdad, la desconexión con la madre tierra, por los proyectos políticos, económicos y sociales basados en la colonialidad, el patriarcado y el capitalismo.

Volvamos a nuestra memoria ancestral, al tesoro que los colonizadores y saqueadores genocidas no pudieron robar o comprender que era lo más importante porque ese tejido simboliza la memoria. Escuchemos y prestemos atención al llamado de la memoria ancestral de los pueblos originarios del Abya Yala de seguir tejiendo, caminando, escuchando, agradeciendo, conectando y respetando a la madre tierra, conociendo la memoria de los territorios que no pudieron extinguir y siguen resistiendo y re-existiendo. Este llamado ha tenido como propósitos dejar a un lado las divisiones, el individualismo, la competencia, antropocentrismo, la mala muerte, entre otras, y no olvidar una de sus mayores enseñanzas: somos todas y todos con el ambiente una trama de hilos que conforman un tejido colectivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s