Habitantes de Briceño temen tanto a la guerra como al posconflicto

Por Alejandro Arias Álvarez

Foto: tenacarlos.wordpress.com

Briceño es un municipio del norte de Antioquia, incrustado en las montañas de la cordillera central, a cinco horas de Medellín. Para llegar desde Medellín, se deben coger dos carros: el primero a Yarumal y de ahí un chivero o una camioneta que transita por carretera destapada hasta entrar al municipio. La primera impresión que recibe el visitante se la dan unos grafitis de las autodefensas gaitanistas de Colombia, las cuales controlan el casco urbano del municipio y algunas veredas; l resto del territorio es de manejo de la guerrilla de las FARC.

Este municipio fue fundado en 1980, luego de una larga pelea para separarse de Yarumal. Ha tenido una historia marcada por el conflicto armado, y la economía principal de sus habitantes, tanto urbanos como rurales, es el cultivo de la coca. Doña Marina Atehortúa encarna perfectamente esa historia. Nació y creció trabajando en la región, después se casó y tuvo cinco hijos. Ella cuenta que al principio era una zona en disputa por parte de paramilitares y guerrilla, hasta que las FARC sacó a los paramilitares y se quedó con el control completo del territorio. “Mi familia ha padecido la violencia desde siempre: a mi esposo lo mataron cuando mis hijos apenas se estaban criando; uno de mis hijos murió cuando pisó una mina, otro se fue para la guerrilla a los 18 años y el otro tuvo un accidente en donde perdió el pie. Al compañero de mi hija lo mataron estando ella embarazada”.

Por lo demás, esta es una zona muy pobre. Según doña Marina, el Estado nunca ha hecho presencia allí más que con sus fuerzas militares, y por eso sus habitantes la única posibilidad económica que han encontrado es el cultivo de coca. “Sembramos coca ya que es lo único que da, pues la comida la compran en el pueblo por precios muy bajos y nos toca llevarla hasta allá; en cambio, por la coca vienen hasta acá”. La otra ventaja es que la guerrilla misma se ha encargado de proteger los cultivos.

Y es que, además, Briceño está ubicado en un territorio estratégico para las rutas del narcotráfico ya que se comunica con el Nudo del Paramillo, y desde allí con el mar Caribe. Esto hace que sea un lugar en constante disputa entre la guerrilla y los paramilitares, dejando en el medio a la población civil.

Briceño se dio a conocer al país hace menos de un año, cuando las FARC y el gobierno eligieron una de sus veredas, El Orejón, como lugar para llevar a cabo el experimento del plan piloto del desminado humanitario. Cuando las comunidades de las veredas vecinas al Orejón se enteraron de esto, se imaginaron que el Estado colombiano iba a dejar de llegar a esta zona solo con el Ejército e iba a llevar inversión social. Entonces se organizaron en comités y empezaron a asistir a las reuniones para exigirle al gobierno compromiso con el desarrollo para la zona. Hasta la fecha no han visto nada, aseguran sus pobladores.

En contravía de las propuestas de desarrollo, a finales de 2015 entraron a la zona erradicadores manuales, en un claro incumplimiento del gobierno frente a lo acordado en la Habana sobre el punto de cultivos de uso ilícito. Por eso los campesinos salieron a paro; más de 200 personas se movilizaron hasta el pueblo y bloquearon todas las salidas del municipio.

El paro logró que el gobierno retirara los erradicadores de la región y firmara algunos acuerdos para construir colectivamente una salida alternativa al problema. Pero también evidenció las contradicciones al interior del pueblo: la guerrilla quiso mostrar su poder con la gente de las veredas que ellos controlan y los paramilitares quisieron hacer lo mismo, revelando la división que ha vivido el municipio en los últimos años y dejando ver que las disputas por el control territorial iban a agudizarse.

Y efectivamente, iniciando este año los paramilitares asesinaron a dos hermanos en la vereda las Auras; otro hermano de ellos había sido asesinado en el parque del municipio en octubre del año pasado. El motivo de los asesinatos fue, según los asesinos, una supuesta colaboración de la familia con la guerrilla. Desde entonces, los habitantes de las veredas controladas por la guerrilla temen ir al pueblo por amenazas de los paramilitares, en donde se les acusa de pertenecer a las FARC. En los últimos dos meses los paramilitares asesinaron a seis personas más, dos en el casco urbano, a plena luz del día, en un pueblo que cuenta con un batallón del Ejército. Los cuatro restantes fueron asesinados en distintas veredas, tres de ellos en una misma semana.

El poder que ha adquirido el paramilitarismo es tanto, que en el paro armado que decretaron a finales de marzo incomunicaron el municipio con el resto del país: el transporte y el comercio estuvieron cerrados, y no hubo muertos porque todos los habitantes siguieron al pie de la letra las recomendaciones de las autodefensas gaitanistas de no salir esos dos días a la calle.

La gente en el pueblo y en las veredas dice que el desminado humanitario en el Orejón no se ha reiniciado, después de haber sido parado en vacaciones de fin de año, porque no existen las condiciones mínimas de seguridad para que las delegaciones tanto del gobierno nacional como de las FARC estén en el territorio.

El miedo en las comunidades se siente, pese a que las amenazas de los paramilitares no han regresado. A la gente de las veredas controladas por la guerrilla le da miedo ir al pueblo, muchos dicen que prefieren que la guerra siga ya que si se acaba la guerrilla nadie los va a proteger de los paramilitares; nadie les asegura que no van a volver a vivir esa época de desplazamientos y masacres. “Además -dice doña Marina-, nos preocupa qué será de nosotros cuando nos toque acabar con los cultivos de hoja de coca, ya que es lo único que nos da el sustento”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s