Los trabajadores de Bello Salud no son cuerpos gloriosos

bello-salud
Foto: Tomada de https://www.opinionysalud.com/

Por Betty Ciro

Médicos, enfermeras, bacteriólogas auxiliares, regentes de farmacia, personal de oficios varios, todos ellos empleados de la Empresa Social del Estado Bello Salud, no se explican cómo han podido continuar prestando sus servicios en las nueve sedes que pertenecen a esta empresa en el municipio de Bello, después de casi tres meses sin recibir salario. 

“Nosotros venimos y cumplimos la jornada de trabajo; atendemos a los pacientes, escuchamos las dolencias de las personas que generalmente pertenecen al Régimen Subsidiado, emitimos un diagnóstico, les formulamos unas ayudas diagnósticas, unos medicamentos, pero llega la quincena y la respuesta es la misma: no hay dinero para pagarles; quizá entre una plata de impuesto predial y de industria y comercio, ah, pero no, se presentaron errores en la facturación y por eso no hubo recaudo y se demora mientras se vuelven a elaborar las facturas”, cuenta uno de los médicos.

No solo es la falta de salario, agregan otros trabajadores, “tampoco hay plata para vacaciones.  ¿Usted cumplió sus vacaciones?, sí, bien pueda, disfrútelas, pero tenga en cuenta que plata no hay.  Uno no viene a trabajar porque está en su período de descanso anual obligatorio, pero no se pueden disfrutar las vacaciones sin dinero. Y regresando, la situación continúa”.

Algunos empleados piensan cómo inventar una lonchera para sobrellevar la jornada laboral; al final empacan arroz con huevo, si es que todavía tienen crédito en la tienda vecina; otros cuentan con mejor suerte porque la mamá invita: “no se preocupe mija, que yo le preparo su coquita, es que usted cómo va a hacer si su esposo está ‘varado’”.

El salario como mínimo vital

 Y mientras todo esto sucede, y los trabajadores realizan asambleas, marchas, plantones para exigir sus derechos, las amenazas están latentes: que no pueden hacer paro porque la salud es un servicio esencial, que por ello no se puede suspender, que si declararon esencial el servicio que presta Avianca, con mayor razón el de la salud.

¿Acaso el derecho a percibir el salario no es un derecho fundamental? Claro que sí, lo ha reiterado la Corte Constitucional: “es un presupuesto básico para el efectivo goce y ejercicio de la totalidad de los derechos fundamentales”.  “El pago oportuno y completo de un salario garantiza el goce de lo que se ha denominado el mínimo vital, considerado éste como aquel recurso económico absolutamente imprescindible para solucionar y satisfacer no solamente las necesidades primarias de alimentación y vestuario, sino aquellas relacionadas con la salud, educación, vivienda, seguridad social y medio ambiente, factores insustituibles para la preservación de la calidad de vida”.

Los trabajadores que prestan sus servicios a Bello Salud tienen muy claro que no se trata de poner sus derechos por encima de los de la población que atienden, por ello han logrado el apoyo de la comunidad. Los beneficiarios del Régimen Subsidiado, que son sus usuarios, entienden bien que ellos, como el pueblo en general, no son más que las víctimas de un modelo de salud que convirtió en negocio la enfermedad y la muerte, mientras que unos pocos se quedan con las ganancias que éstas producen.

Los usuarios son testigos directos de las carencias que enfrentan a la hora de recibir el servicio, tales como la falta de equipos modernos, de insumos elementales, de medicamentos y de reactivos para los laboratorios, en fin. Ellos ven a los trabajadores de Bello Salud como titanes a quienes el municipio tiene viviendo de ilusiones, pues esto es lo que escuchan: que a fin de mes llega un giro; que el Concejo Municipal fue llamado a sesiones extras para que apruebe un empréstito; que al gerente de Bello Salud le prometieron que en marzo la liquidada Caprecom pagaría 544 millones de pesos; que el municipio de Bello está quebrado. Y si esto es así, ¿qué o quién lo quebró?  Los días pasan y el pago de al menos una quincena no tiene un norte claro.

En todas las sedes de Bello Salud se ven carteles en los que se puede leer la Misión de Bello Salud: “Somos la Empresa Social del Estado que presta servicios de salud con altos estándares de calidad en un ambiente seguro para el usuario y su familia, por medio de un direccionamiento estratégico, con énfasis en la promoción de la salud y prevención de la enfermedad, procurando el desarrollo integral de nuestro talento humano y espíritu docente”

Las dificultades económicas no son nuevas

 Esta situación no es del todo extraña para los 380 funcionarios, entre trabajadores de planta y tercerizados de la Cooperativa Balboa, pues es una crisis que vienen padeciendo desde años atrás. En 2009, durante la alcaldía de Óscar Andrés Pérez Muñoz y debido a los problemas financieros, se decidió la fusión de las ESE Rosalpi y Zamora en una sola ESE llamada Bello Salud. Así celebró en su momento la primera autoridad del municipio el nacimiento de Bello Salud: “Es de las mejores decisiones administrativas que se han tomado. Con ella estamos acabando con cualquier barrera geográfica que pudiera existir en la atención de primer nivel de complejidad y nos estamos generando un ahorro de mil doscientos millones de pesos”.

Pero el ahorro del que se habló en ese momento no se ha visto. Año tras año la crisis de Bello Salud se profundiza. Al finalizar 2016 mantenía un déficit mensual entre ingresos y egresos de 300 a 400 millones de pesos.

A 30 de junio de 2017, el informe de Bello Salud dio cuenta de una deuda de 12 mil millones de pesos. Y la crisis continuará agudizándose porque uno de los principales ingresos de la ESE son los dineros de la Unidad de Pago por Capitación ―UPC, que para 2018 pasó de $13.996 a $5.514 por afiliado.

Sin embargo, no todo es desolador. Los trabajadores cuentan este año con la aplicación de los logros obtenidos en la primera negociación de un pliego de peticiones en 26 años. Es así como, mediante Resolución Nº 20 de 18 de enero de 2018, se reconoce la compensación de 5 días anuales de descanso; estos corresponden al día de más de los meses de 31 días que siempre se trabajan y que nunca se pagan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s