Presión de los grupos financieros contra las pensiones públicas

Carlos Gustavo Rengifo Arias

Caricatura de Kasposo con arreglos que ha circulado en las redes sociales

El régimen pensional colombiano ha estado bajo el asedio de los actores privados. Su primer logro fue la Ley 100 de 1993, que fragmentó el régimen pensional en dos, el RAIS (Régimen de Ahorro Individual Solidario), administrado por fondos privados, y RPM (Régimen de Prima Media), administrado por el Estado. De ahí en adelante el aumento de la edad de jubilación, las semanas cotizadas y la continua presión de los fondos privados y el sector financiero para eliminar el régimen público de pensiones han configurado amenazas constantes a una pensión digna para nuestra vejez.

La última amenaza al régimen público de pensiones consistió en un proyecto de ley presentado este año por el representante a la cámara Jhon Jairo Berrío, del partido Centro Democrático, en el cual se proyectaba eliminar, para el 2030, el Régimen de Prima Media (RPM). Aunque la propuesta fue retirada a finales de agosto por razones que se desconocen, en él se pretendía “…reformar de fondo el Sistema General de Pensiones, para lo cual se hace necesario que, a partir del año 2030, desaparezca el régimen de prima media con prestación definida, quedando vigente el RAIS (Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad), al cual se debe fortalecer, buscando y propendiendo los mecanismos para garantizar una rentabilidad mínima del 6% a sus afiliados”.

Los enemigos del régimen público de pensiones

Desde el mismo gobierno, en cabeza de los Ministerios de Hacienda y de Trabajo, se prepara, en absoluto silencio y a puerta cerrada, una nueva reforma laboral y pensional. Respecto a esta última, Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, ha señalado en varios foros que “en un país como Colombia no es viable el Régimen de Prima Media”. Así mismo, Asofondos, gremio que agrupa los fondos privados de pensiones, viene insistiendo, desde hace años, en unificar los dos regímenes y tener un solo sistema basado en el ahorro individual y su capitalización. Por último, la ANIF (Asociación Nacional de Instituciones Financieras), apoya la idea de Asofondos, pero considera que Colpensiones no debe desaparecer, sino que debe dedicarse a administrar los BEPS (Beneficios Económicos Periódicos).

Los argumentos del Estado y de los sectores privados para subsumir el régimen pensional público en un modelo de ahorro individual y capitalización son, en general, los siguientes: Primero, que el RPM es una gran presión fiscal para el Estado, ya que este tiene que destinar amplios recursos para su sostenimiento. Segundo, que en el régimen público de pensiones los mayores subsidios son otorgados a los pensionados con mayores aportes; y, por último, que la población está envejeciendo y para 2055, según Asofondos, por cada pensionado tan solo habrá 2,4 trabajadores activos, cuyos aportes no alcanzarán para sostener el sistema.

Dichos argumentos son discutibles. Respecto a la presión fiscal hay que señalar que esta se ha configurado como tal, no por el peso del sistema público de pensiones, sino por la disminución de ingresos del Estado a causa de la reducción de los precios del petróleo, razón por la cual el Estado colombiano viene acumulando un déficit fiscal de vieja data, y los esfuerzos por obtener más recursos, vía impuestos, han sido insuficientes y han presionado más a la clase media y baja que a los grandes capitales. Además, una importante parte del fisco nacional se va en pago de la deuda externa. Por otro lado, la situación del régimen pensional tiene que ver más con la situación del mercado laboral: un mercado caracterizado, según el Dane, por un desempleo creciente (10,7%), un galopante empleo informal (47,5%), una amplia brecha salarial, y un 44% de la población nacional laboralmente activa que gana actualmente apenas un salario mínimo. Esta situación, y la inestabilidad laboral, hacen que los aportes de los trabajadores al RPM no sean estables.

Estado actual del sistema pensional

Pero una mirada al desempeño del régimen público de pensiones puede dar cuenta de que es autosostenible, rentable y más ventajoso. Varios analistas han insistido en que el valor que se obtiene por pensión en el RAIS es mucho menor que en el RPM. Así, como lo señala Eduardo Behrentz, “una persona típica con estabilidad laboral que devengue hoy en día, digamos, tres millones de pesos al mes, esperaría una jubilación en Colpensiones con una mesada de unos dos millones de pesos. La misma persona recibiría un salario mínimo en un fondo privado”. Pero, además, también se sabe que el RPM ha pensionado a muchas más personas que el RAIS: 1,3 millones frente apenas 160.401 ciudadanos del RAIS, a pesar de que este último concentra gran parte de los ahorros pensionales: unos 250,7 billones de pesos frente a tan solo 9,1 billones de pesos del RPM.

La presión por parte del sector privado para eliminar Colpensiones está relacionada, además, con que la Corte Suprema abrió la oportunidad para que las personas se trasladen del régimen privado al público, lo que amenaza los intereses especulativos de los fondos privados. Por cuenta de esto, según datos de Colpensiones, de 2012 a 2018, se han trasladado del RAIS al RPM unos 674.000 afiliados, frente a 194.000 que se han pasado del RPM al RAIS, y Colpensiones ha logrado obtener unos 198.000 millones de ganancias y que el Estado reduzca sus aportes a la institución.

Se esperan movilizaciones obreras

Frente a la inminencia de una nueva reforma laboral y pensional, las centrales obreras preparan, para el 4 de octubre, un gran encuentro nacional de los trabajadores. Diógenes Orjuela, presidente de la CUT (Central Unitaria de Trabajadores), señaló, ante medios nacionales, que “todas estas graves formulaciones que se están haciendo alrededor del tema pensional, el salario mínimo y una reforma laboral que se suman al llamado Holding financiero, constituyen un ataque a los trabajadores colombianos que nos vemos en la necesidad de adelantar este encuentro nacional sindical y de organizaciones sociales de emergencia”. Así mismo manifestó que “el propósito es evaluar todas estas formulaciones que hay contra los trabajadores en el país, como también diseñar indiscutiblemente todo un plan de movilización para este fin de año y para el próximo, buscando adelantar un gran paro nacional contra todas estas medidas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s