Buga la “Ciudad Señora”, presente en el 21N

Silvia Salazar

Vivir la marcha del 21 de noviembre de 2019 en el municipio de Buga o Guadalajara de Buga fue algo que tocó mi alma y reavivó la esperanza y la certeza de que los pueblos, cuando despiertan, pueden dar grandes saltos en su organización y materialización del sueño en la construcción de una vida digna.

Buga es un municipio ubicado en la zona centro del Valle del Cauca, occidente de Colombia, región sumamente importante para el Pacífico colombiano que cuenta con su Puerto de Buenaventura, vital para la economía neoliberal, es rica en biodiversidad y de gran actividad en el sector financiero, de servicios, industria y comercio.

La dinámica económica de Buga se basa en el comercio, la ganadería, el turismo, la agricultura y la industria (cristalería, producción de aceite, café, grasa y producción avícola). Tiene una ubicación vital para la economía del país, ya que es un cruce de caminos pues cuenta con dos carreteras importantes, la Panamericana y la Panorama. A pesar esta supuesta “prosperidad” y actividad económica, los bugueños están hoy reclamando en la calle decididos a hacer valer sus reivindicaciones por el derecho a la educación, a la salud, al empleo digno, a la paz y a la salida negociada al conflicto armado en Colombia, entre otras, porque estas mieles del progreso apenas pueden saborearlas unos pocos gracias al empobrecimiento de las mayorías.

Buga se ha caracterizado por ser una sociedad de corte “elitista”, caracterizada con un legado colonial y religioso; parece una ciudad “donde no pasara nada”, pero en la cual pasa mucho: violencia social convertida en datos estadísticos, marginalidad, violencia intrafamiliar y contra las mujeres, corrupción de sus caciques locales, desempleo, entre tantos otros problemas. Sí, es como esos pueblos que aparentan tanta calma que parece que todo fuera paz. Pero esto no niega el legado de lucha que tiene este municipio, y que refleja la resistencia de los sectores estudiantiles y trabajadores, que como en cualquier municipio de Colombia sufren sus inequidades e iniquidades.

Así pues, es menester reconocer que después de algunas marchas del movimiento estudiantil de hace tres o cuatro años, en Buga no se veía una movilización, que sin ser tan multitudinaria (calculo por lo menos mil quinientas personas para una población de aproximadamente ciento cuarenta mil habitantes), es bastante significativa si se tiene en cuenta el contexto y la tradición bugueña; sí, debemos resignificar este proceso que se está viviendo en Buga, y lo digo en presente, porque sus gentes, ante todo la juventud, sigue saliendo a las calles con los artistas circenses, haciendo sonar las cacerolas, la música, los instrumentos.

Buga despertó, como lo ha hecho Colombia entera y como lo está mostrando Nuestra América; y es que ver cuatro o cinco cuadras con gente marchando por el centro de la ciudad es un verdadero “milagro” (a propósito, le llaman la ciudad del milagroso); desde finales de los años 70 del siglo pasado en Buga no se veía tanta participación y jolgorio, tanta indignación, tanta protesta: estudiantes, trabajadores, profesores, mujeres, pensionados, empleados de la rama judicial, trabajadores de la cultura, afros… Pero, ante todo, son los jóvenes los protagonistas de estas jornadas, porque desde el 21N hasta la primera semana de diciembre, cuando escribo esta nota, no han parado su grito de esperanza y libertad. Con cacerolazos en la calle y desde las casas, con su música, vitalidad y alegría, los jóvenes están asumiendo su papel transformador y jalonador de nuevas realidades.

Buga hace parte del despertar de Colombia, no podía ser para menos; está despertando desde la inteligencia, no desde la barbarie; desde el amor, no desde el odio; desde la ternura que no conocen las élites; desde esa juventud que canta, ríe, goza y ama la vida y que no quiere más guerra, y que dice que si este gobierno quiere la guerra, que manden a sus hijos a las trincheras, no a los hijos de los pobres; desde las mujeres, paridoras de vida y que, igual, se niegan a dejar un país para sus hijos y nietos sumido en la injusticia y la barbarie; desde los pueblos afros, que significan dignidad y libertad.

Se avizoran tiempos de mucha resistencia y dignidad; el pueblo bugueño se cansó de la corrupción de sus “dirigentes” que han convertido el erario en un botín para los de arriba, mientras la mayoría lucha por subsistir diariamente, y comprendió que tiene mucho por ganar y que los del poder tienen mucho que perder, y que por eso incentivan el odio y el desprestigio hacia los luchadores sociales y populares, por eso el asesinato de líderes y lideresas, indígenas, campesinos, afros, profesores, mujeres, estudiantes, defensores y defensoras de derechos humano.

Buga despertó, hay que reconocer la inconformidad que se expresa en la calle, pero lo que más anhelamos es que esta coyuntura sea el abrebocas para elevar la participación y organización tanto de los sectores que están participando, como de aquellos que han estado distantes; es un gran momento para replantearnos nuestra práctica política, es un gran momento para unir esfuerzos superando las diferencias que nos alejan de las verdaderas posibilidades de cambios significativos. Lo importante es lo que viene después, la coyuntura pasa, se hacen balances, reflexiones, pero lo importante es la continuidad de este proceso que le mostró a esta élite mezquina y cínica, que el pueblo colombiano ya no cree en sus mentiras, que se cansó de que los de arriba vivan como reyes mientras los de abajo se quiebran la espalda para poder sobrevivir. Colombia no volverá a ser la misma, y Buga hace parte de esta historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s