“Semillas que germinan frutos de paz”, Intercambio de semillas en Sucre, Cauca

intercambio de semillas 1
Foto: Asociación Movimiento Campesino Cerro Negro

Por Asociación Movimiento Campesino Cerro Negro

La noche anterior estuvo muy lluviosa, llegaban los tiempos de cosecha en el Macizo Colombiano. Estábamos un poco preocupados porque la quebrada Buenavista se había crecido y temíamos que de pronto las compañeras y compañeros que venían del Valle y del Norte del Cauca no pudieran llegar. Muy temprano en la mañana del pasado 26 de febrero, un mensaje mañanero en el celular avisaba: “Ya es domingo…vamos a la minga”.

Iba a venir gente de todo el municipio, de la Zona Fría y de la Caliente, gente de varias veredas de Llanadas, Los Alpes, Mazamorras, Salvavidas,Tequendama, La Primavera, Los Colorados, El Carmelo, La Granja, La Ceja, Esmeraldas, El Guascal y gente de la cabecera municipal.

La Asociación Movimiento Campesino Cerro Negro está conformada por distintas organizaciones de base como la Asociación Campesina Bienandantes, el Grupo de Mujeres Campesinas Vida y Territorio, el Colectivo Nacederos, representantes de Juntas de Acción Comunal, y cuenta con el apoyo de nuestra organización hermana Asociación Agroecológica Huerto Renacer y su casa de semillas. Había estado convocando durante varios días a una reunión para realizar el primer encuentro campesino y de semillas del año con todas las familias asociadas, en el marco de nuestra asamblea ordinaria. Este encuentro tuvo gran acogida entre los socios y su resultado fue muy notorio, ya que nos permitió fortalecer y crear nuevos lazos de hermandad entre las campesinas y los campesinos de la región.

Esta vez no nos reunimos ni en el teatro municipal ni en el aula múltiple del colegio; nuestro intercambio tuvo lugar en la Zona de Biodiversidad El Arca, una finca de propiedad colectiva que se ha construido con el trabajo de algunas familias que hacen parte de la Asociación; en ella soñamos construir la sede de nuestra organización.

La gente fue llegando poco a poco, con sus semillas, su menaje y su aporte para la olla comunitaria. Tocó mandar a traer el plástico del paro pasado para improvisar la caseta. En el centro estaba la mesa con las semillas, hortalizas, plantas aromáticas, hierbas medicinales, distintas variedades de maíz, fríjol y guandul, la yuca naranjaleña, zapallos, guamas, naranjas y hasta una botellita de guarapo, que es la semilla de la amistad. En el fogón ya estaba hirviendo el fondo del sancocho.

Esta era una reunión diferente a todas las que habíamos hecho, no solo veníamos a escuchar, esta vez traíamos nuestros tesoros más preciados, que hemos conservado desde hace varias generaciones: nuestras semillas y nuestro conocimiento. En este intercambio se recogieron semillas nativas de la región, que se encuentran en vía de extinción y que algunas familias han conservado por más de treinta años.

Cada integrante llevó sus semillas más preciadas y se tomó el tiempo para compartir sus beneficios, sus usos, sus formas de siembra y cosecha. Este encuentro permitió que todas las personas que asistimos reconociéramos e intercambiáramos semillas de todos los climas, incluso las que siembran desde el tiempo de nuestros antepasados. Se espera que con este ejercicio de trueque y aprendizaje se puedan reproducir las semillas en las casas de cada familia, para ampliar la variedad de especies y seguir identificando el comportamiento de cada una.

El encuentro de semillas estuvo precedido por una importante discusión sobre la consulta popular por la protección del agua y el territorio y contra la minería y el extractivismo. La Asociación Movimiento Campesino Cerro Negro y demás organizaciones presentes coincidieron en continuar fortaleciendo los procesos de formación política y ambiental en el municipio y avanzar hacia una consulta popular que proteja los territorios campesinos. Se trata, además, de un esfuerzo por preservar la tierra y la vida de las futuras generaciones. La protección del territorio es la única garantía para que las semillas sigan siendo custodiadas y se puedan reproducir para sostener la vida y la identidad campesina.

Como asociación estamos convencidos de que el intercambio de semillas es una forma de hacer resistencia ante la arremetida de las multinacionales con sus productos híbridos y las patentes genéticas de las semillas, que no son más que una forma de usurpación de las tradiciones agrícolas. No podemos permitir que en nuestro territorio se repitan experiencias como la que tuvieron que soportar los arroceros, a quienes les incineraron cientos de toneladas de semillas nativas.

Es hora de que con eventos de esta índole fortalezcamos la economía local y por ende la salud de nuestras familias. Sucre ha sido y seguirá siendo un pueblo de iniciativas populares. Seguiremos cuidando e intercambiando semillas que germinarán frutos de paz, teniendo como precedente la soberanía alimentaria de las y los sureños, para dejar un terreno abonado en que puedan cultivar las nuevas generaciones que empiezan en el proceso de defender el territorio, las semillas, el agua y la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s