Julián Assange: La voz de alarma contra la Amenaza Totalitaria Global

Este año Julián Assange, con 47 años y fundador de Wikileaks, cumpliría 7 años de asilo político en la embajada ecuatoriana en Londres, de no ser porque el 11 de abril Lenín Moreno, actual presidente del Ecuador, le retiró éste y la nacionalidad al periodista australiano, entregándoselo a las fuerzas de seguridad británicas. ¿La razón?: Julián Assange, con su labor periodística, logró advertirnos de la amenaza de una distopía totalitaria global en curso.

Por Carlos Gustavo Rengifo Arias

El caso Assange: Antecedentes

La razón de su asilo radicaba en que, en 2010, la fiscalía de Suecia le abrió una investigación por presunto delito sexual, acusación interpuesta por una mujer con la cual tuvo un encuentro íntimo consentido. No fue suficiente con que en el transcurso de su proceso legal Assange fuera absuelto de 3 de los 4 delitos que se le imputaban; tampoco fue suficiente que en 2016, la misma ONU se pronunciara a favor del periodista, señalando que su detención era arbitraria e ilegal, y exigiendo al Reino Unido que pusiera fin a la privación de su libertad, ni tampoco que Baltasar Garzón, el importante jurista español, ante la negación de parar el proceso contra Assange por parte del Reino Unido y de Suecia, denunciara que su situación configuraba “una violación de sus derechos fundamentales y un caso de tortura y malos tratos”, y un caso de “clara persecución política”.

Pero lo que está detrás de la persecución a Assange es que este, en casi 15 años de actividad, ha difundido, a través de Wikileaks, más de 10 millones de documentos clasificados, la mayoría con información sobre planes secretos del gobierno de los Estados Unidos en sus programas de inteligencia, seguridad y guerra. Lo que ha venido denunciando Assange y Wikileaks es el poder omnipresente y maquiavélico de las grandes potencias y las corporaciones para controlar el mundo.

El Gran Hermano es una realidad

En un artículo premonitorio escrito por Assange en 2012, advirtió que “el mundo se dirigía hacia una distopía global de vigilancia” de la cual los ciudadanos no éramos conscientes y que la internet, “nuestra mayor herramienta de emancipación, se ha transformado en la facilitadora más peligrosa del totalitarismo jamás vista”. Este nuevo Estado totalitario que se nos aparece a los ciudadanos del común como imperceptible, está liderado, según Assange, por “los Estados y sus amigos (contratistas) que han asumido el control de nuestro nuevo mundo a través de los portales físicos (líneas de cable de fibra óptica, satélites, servidores y flujos bancarios)”, utilizando algoritmos de búsqueda para interceptar información de cada correo enviado, página web leída y cada palabra de búsqueda, con el fin de “explotar el rendimiento intelectual privado de la colectiva humana” y controlar toda relación humana, económica y política en el mundo.

Varios portales de internet han hecho una revisión de algunas de las revelaciones más importantes de Wikileaks, no solo sobre la compleja construcción de una red de espionaje mundial a través de internet, sino, además, sobre el ocultamiento de la violación de derechos humanos por parte de las superpotencias, y de otros asuntos que afectan los intereses de los ciudadanos: por ejemplo, los archivos de Guantánamo (2007), miles de documentos en forma de manuales e información de la cárcel inaugurada en la bahía de Guantánamo en Cuba, con detalles sobre los prisioneros acusados bajo sospecha de terrorismo y los métodos de tortura que usaban a diario contra ellos. En 2010 divulgó los secretos de las guerras en Afganistán e Irak, con casi 400 mil reportes que dan a conocer los equipos militares usados por el ejército estadounidense, hasta información de los objetivos militares y civiles muertos, más los abusos y torturas a prisioneros de guerra en informes.

También está el Cablegate que pone en evidencia a la diplomacia estadounidense: millones de cables diplomáticos escritos entre 1966 y 2010 mostrando las opiniones de los máximos responsables de la diplomacia de Washington e instrucciones a sus diplomáticos para que espiaran a políticos extranjeros. El asesinato colateral divulgado en 2010, un archivo que sacó a la luz un video en el que se ve cómo militares estadounidenses disparan y asesinan desde helicópteros apache a objetivos civiles en Bagdad (capital de Irak), entre ellos un periodista de Reuters. En el 2012 y 2013, los documentos de Stratfor (CIA en la sombra), empresa privada de inteligencia y su red de vigilancia masiva en EEUU. En 2013 y 2016, EEUU negociando acuerdos comerciales en secreto, el TPP (Transpacífico de Cooperación Económica), TTIP (Asociación Transatlantica para el Comercio y la Inversión) y el TISA (Acuerdo de Comercio de Servicios). Algunos documentos con información de prácticas antiéticas y de abusos de varias empresas transnacionales; el espionaje global como herramienta geopolítica (2016), el sabotaje de Hillary Clinton y el partido demócrata contra la candidatura de Bernie Sanders, su papel en el golpe de Estado en Honduras y las prácticas corruptas de su fundación, y, por último, La CIA cibernética.

El delito de Assange

Para Noam Chomsky, el gran delito de Assange fue haber develado las prácticas ocultas de gobiernos, sus organismos de seguridad y corporaciones que han afectado los valores de la libertad y la democracia en todo el mundo, y haber estimulado a los ciudadanos a exigirles a sus respectivos gobiernos el derecho a saber lo que hacen. Como lo señala Chomsky, para los poderes totalitarios, Assange cometió dos grandes delitos: el primero “exponer el poder a la luz solar, lo que podría causar que el poder se evapore si la población aprovechara la oportunidad de convertirse en ciudadanos independientes en vez de seguir siendo esclavos de un poder que opera en secreto”, y segundo, poner en “manos de los gobernados, información para no ser manipulados”.

Es claro que, con la detención de Julián Assange, para los Estados y las corporaciones el haber develado información secreta significa, como lo señala Chomsky, poner en riesgo, no la seguridad de la nación, sino del poder dominante, y configura, para estas organizaciones, el nacimiento de un enemigo doméstico: los ciudadanos informados y críticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s