Elefante blanco o prueba de corrupción en Bello

2017-07-29 17.24.19.jpg
Foto: Betty Ciro

Por Betty Ciro

En Colombia, cada que se identifica una construcción como “elefante blanco”, se puede inferir que detrás de ella existe un problema de corrupción que genera un detrimento patrimonial para el Estado. El caso de la Institución Educativa San Elías, ubicada en el barrio Las Araucarias 2ª etapa, en el municipio de Bello, no es la excepción.

Hace ya 5 años, desde el segundo semestre de 2012, los vecinos de las Araucarias, Etapa 1 y 2, de la Comuna 6, observan cómo un edificio de cuatro plantas construido para albergar 4.000 estudiantes se deteriora, no solo por el paso del tiempo, sino también por la acción de los amigos de lo ajeno que se han apoderado de parte de los elementos de la infraestructura tales como cables de energía, grifería, tubos de conducción del agua, puertas, tejas y chapas.

Los pobladores no se explican cómo, mientras este edificio cerrado se estropea, decenas de jóvenes del barrio no pueden acceder a la educación superior, pudiendo allí cursar una técnica o una tecnología que les permitiera incorporarse a la vida laboral. Se ha dicho que allí podría funcionar una sede del Sena, pero no, son puras ilusiones. Algunas madres, como doña Sol, añoran un centro de salud, pues “de esta manera se evitaría el desplazamiento hasta el centro de salud de Playa Rica o del Mirador; además se descongestionarían estos, pues las Comunas 6 y 7 están bastante pobladas y los hospitales ya no alcanzan a cubrir la demanda”.

Los vecinos de la Institución Educativa San Elías no entienden qué pasó con dicha construcción y por qué cuando sus hijos estaban estudiando allí y habían invertido en uniformes, útiles escolares y demás gastos propios de los estudios, simplemente les dijeron que tenían que buscar cupo en otros colegios porque este no podía seguir funcionando. Hasta el día de hoy no saben qué va a pasar con esa infraestructura.

El celador de la institución tiene la misión de no dejar pasar a nadie y si le preguntan por el futuro del edificio, responde sin mucha certidumbre: “el IDEA como que lo está vendiendo, pero hasta ahora no hay oferente”.

Lo que desconocen los vecinos del San Elías

Lo que nunca le han contado a los habitantes de las Araucarias es que esta construcción fue producto del Contrato de Concesión Nº 0768 de 2010, suscrito entre el Municipio de Bello, Secretaría de Educación para la Cultura en cabeza de Sergio Velásquez Correa, y la
Fundación Educativa El Taller de los Niños, representada por Lina Arias Jiménez, cuyo objeto se describe en la cláusula 3: “El objeto del presente Contrato es otorgar por parte del concedente y a favor del concesionario la concesión para la prestación del servicio de
cobertura educativa en el colegio que se construya por particulares en las Comunas número seis (6) y siete (7) con reversión a favor del Municipio de Bello, actividades que el concesionario deberá desarrollar por su cuenta y riesgo (en lo sucesivo la concesión) en el inmueble que para el efecto construya, previa individualización en identificación que de este se haga”.

La concesión que le ofrecía el municipio a la Fundación Educativa el Taller de Los Niños era de cuatro mil cupos (4.000) de cobertura educativa cada año, según consta en la cláusula 8 del Contrato, cupos que serían garantizados durante 20 años. El valor a pagar sería el tope máximo reconocido por el Ministerio de Educación Nacional; los dineros serían cancelados con recursos del Sistema General de Participaciones.

En últimas, el valor cobrado por cada estudiante, según consta en las facturas Nª 003 del 22 de noviembre de 2011 y Nº 007 del 24 de febrero de 2012, son: por cada alumno de preescolar $1.103.000; de primaria $1.060.000; de secundaria $1.336.000, y de media, es decir de 10 y 11, $ 1.446.000. Todos estos datos son de la Contraloría General de la República y se hallan establecidos en el Proceso de Responsabilidad Fiscal N° PRF- 2016-00007, del 8 de enero de 2016, contra el municipio de Bello. Estas cifras serían reajustadas cada año.

Este contrato sirvió de garantía para que el Instituto para el Desarrollo de Antioquia -IDEA, le prestara a la Fundación Taller de Los Niños la suma de 9 mil millones de pesos que costó la construcción que actualmente es el “elefante blanco”.

Ensillaron sin comprar la bestia

El municipio, representado por el secretario de educación, ofreció unos cupos inexistentes a un operador que no cumplía con la normatividad vigente para realizar dicho contrato, toda vez que la infraestructura para prestar el servicio se pagaría con los mismos dineros que recibiera por la prestación del servicio educativo. Además, el mismo municipio incumplió lo ordenado por las normas que autorizan la contratación del servicio educativo por cobertura, pues no estaba demostrada la insuficiencia de establecimientos educativos del Estado; al contrario, los pocos estudiantes que fueron atendidos por la Fundación Taller de los Niños durante un año escaso, fueron extraídos de los colegios oficiales, tales como Playa Rica, El Mirador, Hernán Villa Baena, entre otros.

A pesar del rotundo fracaso del contrato por la falta de estudiantes que el municipio le garantizaba (4.000 cupos ofrecidos para los 20 años de vigencia) a la Fundación Taller de
los Niños –debido a la repulsa y movilización de los padres de familia y estudiantes de otros sectores que pretendieron ser llevados hasta el San Elías–, el municipio le entregó al contratista en marzo 13 de 2012 la suma de mil quinientos millones de pesos en calidad de anticipo, el cual corresponde al 30% del valor de los cupos asignados para la vigencia (4.000), a pesar de solo haber atendido a 345 alumnos. La entrega de estos $1.500 millones son el presunto detrimento patrimonial por el cual la Contraloría General de la República abrió proceso de responsabilidad fiscal contra el exsecretario de Educación de Bello Sergio Velásquez Correa, quien firmó el contrato, y contra Lina Arias Jiménez como representante legal de la Fundación Taller de los Niños.

El pago que generó la investigación se realizó debido al compromiso suscrito por el nuevo secretario de educación, José Rolando Serrano, y el de Hacienda ante el IDEA, el 27 de septiembre de 2011, con el fin de que la Fundación Taller de Los Niños cumpliera con el pago de las cuotas de amortización del crédito y de los intereses del 13% efectivo anual. El contratista, por su parte, solicitó el 1 de agosto de 2012 la suspensión del contrato por incumplimiento del contratante, el municipio de Bello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s