El culto al robo

culto al robo

Por Raúl Martínez

Todos los días me llama la atención y me impresiona más la doble moral de muchas instituciones, entidades, personas o, en este caso, países. Los robos siempre suponen una pérdida, material casi siempre, muchas veces sentimental, por lo que representaba lo perdido para quien era su portador, pero también hay robos y pérdidas culturales, de esas poco se habla, aunque también de esas está llena la historia.

Lo peor es que estos objetos robados y las culturas que fueron saqueadas son exhibidas sin reparo a los ojos del mundo, es más, hasta nos cobran por observar los objetos, la cultura y los saqueos de los que fuimos víctimas. Se exponen no solo como objetos de valor sino también con un fetiche de “valoración del pasado”, al parecer sin importar los muertos que esto produjo, o las situaciones generadas de pérdida de identidad por parte de pueblos enteros, nuestros antepasados, los antepasados de todos, finalmente son objetos robados a toda la humanidad. Digo fetiche porque realmente parece que el pasado no importa, no se respeta, ¿entonces por qué lo exhiben de esa manera?

Hay una caricatura de esta situación. Todos recordamos las películas de Indiana Jones, donde un arqueólogo y profesor estadunidense, en medio de aventuras iba por el mundo
robando objetos de valor de las diferentes culturas en todos los continentes. La película es entretenida. En medio de selvas, desiertos, tribus africanas, suramericanas, árabes, guerras mundiales, rusos, o hasta fascistas nazis alemanes, hacen que uno termine haciéndole fuerza al arqueólogo ladrón.

Muchos de los robos datan de la época de las colonias, de cuando se repartieron el mundo entre los países imperialistas. Estos países enviaban “investigadores” antropólogos (arqueólogos) que establecían contacto con tribus nativas, muchas incluso nómadas, y lo que resultó en la mayoría de los casos fue un despojo cruel y despiadado de sus culturas; otros, hay que decirlo, son producto de “bondadosos regalos” hechos a los gobiernos imperiales.

Pero ¿qué robaban? ¿A quiénes? ¿Dónde están todos los objetos robados? La respuesta más común al último interrogante es algo muy valorado por todos nosotros en nuestras culturas: en los Museos, o en colecciones privadas. EL MET (Museo Metropolitano de Arte de Nueva York), por ejemplo, alberga gran cantidad de todos estos objetos robados a muchas culturas alrededor del mundo.

Entrar al MET es algo fascinante, no se puede ocultar, es ver una pequeña historia de la humanidad contenida en un edificio, en lo que es el museo. Ver algunas de las tumbas egipcias que datan del año 2.600 – 2700 AC, o sea que en la actualidad tienen alrededor de
4.700 años de existencia; la tumba de algún faraón egipcio también de un poco más de 4.000 años de antigüedad. Todo a nuestros ojos impresiona, todo es fascinante, no hay duda. En el MET la colección de arte de los pueblos del África subsahariana, las islas del Pacífico y Norte, Centro y Sudamérica comprende más de 11.000 obras de arte de diversos materiales y tipos, que representan diversas tradiciones culturales desde el año
3000 A.C. hasta el presente, mientras que la colección del Museo de arte griego y romano
comprende más de 17.000 obras que van desde el período neolítico (aproximadamente 4500 AC) hasta la época de la conversión del emperador romano Constantino al cristianismo en el año 312.

Es fascinante pero a la vez delirante, nadie nos dice de dónde salieron todos estos objetos, tesoros, pinturas, algunas han sido robadas descaradamente, otras son robadas con mucho tacto, otras “regaladas” por gobiernos “amigos”, otras son simplemente compradas a sus autores o a los ladrones de obras de arte, que es otro de los multimillonarios negocios del arte a nivel mundial. Se puede leer en el sitio web del MET que El templo de Dendur fue un “regalo en 1968 de Egipto a los Estados Unidos en reconocimiento del apoyo dado para salvar los monumentos egipcios amenazados por las aguas ascendentes del Nilo, se construyó alrededor del siglo 15 AC, cuando el emperador romano Augusto gobernó Egipto”.

El caso de los Museos es universal y Colombia no está aislada de esta situación; para no ir
muy lejos o sindicar a alguien de la pérdida de nuestros tesoros, tenemos la actual disputa con el gobierno español sobre el Galeón San José, hundido en aguas colombianas y que España reclama como suyo por ser quienes gobernaban estas tierras en aquella época, la época de la conquista, del asesinato del pueblo aborigen americano, de la usurpación de nuestros tesoros. La discusión de ambos gobiernos cobra validez para este relato porque realmente lo que se disputan no es el barco en sí, es la cantidad de tesoros que contenía el barco y que iban para la corona española cuando fue hundido por la flota británica en las costas de Cartagena. De todo el oro que existía en América antes de que llegaran los españoles, nos queda un pequeño vestigio que se “conserva” en el Museo del Oro en Bogotá.

Hay quienes dicen que las cosas son de quién las encuentra, no de sus dueños. Por eso se consideran dueños de lo que encontraron por el mundo. Hay quienes creemos que las cosas son de quien las trabaja, las fabrica y les da sentido, hay quienes consideramos que muchos de los elementos exhibidos en los museos son robos descarados a grupos étnicos del mundo, los cuales (los pocos que sobreviven) también tienen que pagar por ir a verlos.

No solo se roban o se compran las obras de las culturas precolombinas, al estilo de Indiana Jones, actualmente parte del archivo personal de Gabriel García Márquez está en Estados Unidos y los colombianos no tenemos derecho a verlo; algún día tendremos que pagar para que nos enseñen lo que escribió nuestro literato más reconocido por el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s