Los estudiantes de universidades privadas también se movilizan

PIES Unidos de Antioquia
PIES Unidos de Antioquia

Por Jhon Mario Marín Dávila

Colombia ha presenciado en los últimos meses diversas manifestaciones estudiantiles como consecuencia de la crisis que atraviesan las Instituciones de Educación Superior públicas en cuanto al déficit en financiación, infraestructura y autonomía universitaria. Como resultado de esto, a las manifestaciones de las IES públicas se han sumado estudiantes de las IES privadas de todo el país. Como resultado de esta dinámica en Antioquia existe hoy “PIES UNIDOS DE ANTIOQUIA” (Unión Antioqueña de Instituciones de Educación Superior Privadas), perteneciente al UNEES (Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior) y conformada por las universidades Uniminuto, Universidad Autónoma Latino Americana, San Buenaventura, Luis Amigó y EAFIT.

Esta última agremiación surgió en Florencia (Caquetá), en el encuentro de estudiantes de educación superior (ENEES), donde se dieron cuenta de la necesidad de hacer un diagnóstico de las diferentes IES privadas, con el objetivo de articular los diferentes procesos de cada una, para fortalecer entre sí, acoger las problemáticas en común y unirlas al pliego de peticiones de la UNEES, con el fin de exigir, luchar y transformar dichas problemáticas.

Las IES privadas cuentan con numerosos estudiantes que desean y necesitan una formación y educación gratuitas, no obstante, al haber un mínimo de cupos en las IES públicas y las dificultades para el acceso a las mismas, optaron por solicitar créditos bancarios estudiantiles o trabajar para poder estudiar. Así lo expresa Manuela Arias, vocera de la UNAULA: “No podemos ignorar que gran parte de los estudiantes de universidades privadas aspiró a un cupo en una IES pública y, dado que hay un número tan reducido de cupos, a gran parte de estas personas les tocó endeudarse o trabajar para estudiar en una universidad privada”.

Ante los esfuerzos que debe realizar cada uno de ellos al ingresar a una IES privada, los estudiantes decidieron no quedarse quietos y empezaron a involucrarse en la coyuntura y las luchas por una educación dentro y fuera de la institución, donde haya pensamiento libre, analítico, crítico y propositivo. El propósito es luchar por una educación gratuita, de calidad y de alcance para todos, no solo para ellos, sino para las futuras generaciones que no tengan los recursos necesarios para acceder a esta.

En este sentido, los estudiantes de las IES privadas también tienen exigencias en el pliego de peticiones de los 10 puntos que plantea la UNEES al gobierno, los cuales son: reliquidación de las deudas de los estudiantes con el ICETEX con tasa real de interés de 0%, condonación para los estudiantes del programa Ser Pilo Paga, cobro de matrículas no sustentado en un modelo mercantil y usurero, ajuste del costo de matrículas, congelamiento inmediato de las matrículas, autonomía universitaria y respeto y garantías para la movilización sin represalias.

Esta coyuntura no solo está afectando a unas pocas universidades, sino a todas, por esto Andrés Carmona, vocero de la UNAULA, afirma que “los estudiantes defendemos la educación superior por ser las fuerzas vivas que justifican su existencia, por lo tanto, asumimos de forma consciente y responsable el compromiso de entregar a las generaciones futuras una mejor educación, para construir el país del tamaño de nuestros sueños”.

Algunos estudiantes de PIES Unidos de Antioquia

Cabe resaltar que el estudiante de la IES privada también tiene un papel importante en la coyuntura que atraviesa la educación, por eso resolvió salir de las aulas a las calles con exigencias hacia al gobierno, como lo sustenta Manuela Arias, al señalar que “movilizarse es el modo más idóneo en nuestra situación para hacer valer nuestros derechos y que el gobierno escuche, puesto que otros medios no han generado ese diálogo”.

La Constitución Política de Colombia de 1991 señala en el artículo 67 que “la educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social, con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, y a los demás bienes y valores de la cultura”. Por lo anterior, cualquier ciudadano que quiera acceder a la educación superior tiene el derecho de hacerlo, bien sea porque tiene dinero para pagarla o porque el Estado se la suministra a quien no tiene las condiciones sociales necesarias. Pero la lucha por la educación viene desde hace muchos años, siendo esta un derecho de los más vulnerados, porque gran parte de la población no puede acceder a ella.

Luis Vélez, vocero de la UNAULA, manifiesta que “la educación no solo es el derecho fundamental de una persona, sino que también garantiza que los colombianos y el país avance, y que cada persona cuente con las capacidades y aptitudes idóneas para lo que necesite”. La educación es el motor de una sociedad y cada sociedad refleja la educación que tienen sus ciudadanos, por ende, si no hay una educación digna y de calidad, la sociedad tendrá brechas de desigualdad y analfabetismo.

Andrés Muñoz, vocero de Uniminuto-Bello comenta: “toda la nación es afectada y, sobre todo, las nuevas generaciones. La educación debe ser gratuita y de calidad, porque si el pueblo no se educa nos manipulan, y en lo personal, lucho por una educación distinta, sin adoctrinamientos, anclada a la realidad, porque la educación mueve todo”.

Los estudiantes de las IES privadas y PIES UNIDOS POR ANTIOQUIA propician hoy espacios alternos para generar procesos de concientización con las demás personas, realizando acciones colectivas como conversatorios, círculos de la palabra, performance, videos, participación en marchas y movilizaciones dentro y fuera de las universidades, porque al ser estudiantes sienten un compromiso con la transformación de todo aquello que perturbe a la sociedad.

Estos estudiantes, aunque no están en paro debido a las políticas de las IES privadas, buscan la manera de contribuir con el movimiento estudiantil desde diferentes acciones colectivas. Mariana López, vocera de Uniminuto-Bello, sustenta que “en las acciones colectivas que proponen estos estudiantes se logra evidenciar la conciencia crítica que han logrado obtener acerca de la importancia de educarse”.

“No es necesario ser de la pública para defender la educación superior pública”, afirma Andrés Carmona. Por esto, en el movimiento estudiantil no importa si eres de privada o pública, lo que importa es alcanzar la unión, justicia y soberanía de Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s