El resurgir esperanzador de las Jornadas de Arte Joven por Bello

Fotos: Archivo fotográfico de las Jornadas de Arte Joven Por Bello

“Esta generación es una flor de estambres fuertes y dispuestos. La posibilidad de un fruto limpio” (Chucho Peña, poeta colombiano)

Por Karen Betancur Culma y Ana María Gutiérrez Monsalve

La esperanza, el color, la música, el teatro y la alegría se convirtieron en un salvavidas cuando los tiempos de angustia,violencia y desesperanza amenazan por echar raíces en Bello,municipio del norte del Valle de Aburrá en Antioquia, en donde la fetichización del poder es evidente y está marcada por lógicas clientelares y corruptas.

Pero,como dice el adagio popular, “no hay mal que por bien no venga”,y, en medio de este contexto desalentador en Bello, ha sido terreno fértil para el surgimiento y el trasegar del movimiento cultural y artístico. Desde la década de los ochenta y noventa en este municipio se han librado luchas en defensa de espacios culturales, no solo para el encuentro sino para soñar con que Bello fuese cuna de artistas, no de sicarios.

Los años han pasado y esas semillas que sembraron organizaciones como REARTE (Reunión de Artistas y Trabajadores de la Cultura), que lideraron desde 1989 estrategias para fortalecer el tejido social del municipio, entre ellas las “Jornadas de Arte Joven por Bello”,han dado sus frutos. En 2012 emerge la Red de Artistas y Activistas Populares de Bello (RAAP) que le ha dado vida a los “Campamentos en La Choza por la resignificación del territorio”, a través de la articulación de organizaciones, colectivos, grupos y proyectos de hombres y mujeres que sueñan y proponen formas de ser, estar y vivir en un municipio que asfixia a quienes deciden transitar otros caminos diferentes al consumismo irracional, el egoísmo y la insensibilidad.

Luego de un par de años sin la realización de las Jornadas Arte Joven por Bello y como si se tratara del florecimiento de unas semillas lanzadas a tierra fértil, en el mes de noviembre de 2018, un grupo de procesos organizativos realizó nuevamente estas jornadas: entre esos grupos cabe destacar al lectivo La Huerta, Colectivo Lazos de Libertad, Barulé Grupo Folclórico, Revista Cosmogonía, Casa cultural Los Botones, Colectivo Metámosle Mano al Barrio, grupo Argemimo, Innata Disensión, Contemos Pueblo, Circo Style, La RAAP y la Red de Arte y Cultura del Valle de Aburrá, La Colina, Mesa Interbarrial de desconectados, Colectivo Bonampak, Jornadas Internacionales de Literatura Andrés Bello, Festival Internacional de Cine Kunta Kinte, Junta de Acción Comunal del Rosario, Junta de Acción Comunal del Salado, Alianza de Medios Alternativos además de ciudadanos y ciudadanas que se vincularon para planear estas jornadas.

Las actividades se desarrollaron entre el 12 y el 25 de noviembre del 2018 en barrios y veredas del municipio, buscando la dinamización delos territorios a través de la interlocución con otros actores,nuevas expresiones culturales. También buscaba potenciar los espacios de diálogo entre los habitantes de los sectores que, en ocasiones, con la premura de la vida moderna, deshilan lazos de confianza, vecindad y solidaridad.

En el propósito de acercarnos a otros territorios para descentralizarlas actividades que históricamente se han desarrollado en la centralidad municipal y sus cercanías, en esta ocasión se realizó una semana intensa en el municipio que llevara la esperanza muchos lugares a través del arte y la cultura, Para ellos se aprovecharon las redes de contactos, enlaces, amistades y solidaridades que existen entre nuestros compañeros y compañeras, y nos atrevimos a gestionar actividades en lugares como El Salado, el asentamiento de Nueva Jerusalén, Niquia, El Rosario, la vereda Hato viejo y el sector de Patio Bonito. Es importante resaltar la articulación entre los comités de las Jornadas, las organizaciones anfitrionas en cada barrio fueron vitales para tejer esta historia.

En  Hato Viejo y el sector de Patio Bonito, sector periurbano del municipio que aún conserva rasgos de una cultura campesina que se ve rodeada de prácticas mineras a gran escala, las actividades guiadas por el Colectivo la Huerta tenían como objetivo hablar de las conectividades entre fauna, flora y seres humanos. Las expresiones artísticas que se desarrollaron fueron el muralismo y la representación del imaginario territorial con pigmentos naturales y una cartografía.

El barrio Nueva Jerusalén, sector que ha sido víctima de la hipocresía del Estado y de la gentrificación que se vive en la centralidad del municipio, es muestra de la necesidad de articulación con los proyectos sociales y comunitarios que transforman realidades en las periferias del municipio. Muestra de ello es el Colectivo Metámosle Mano al Barrio, que ha posibilitado la gestión y coordinación de las actividades allí realizadas.

A través del Grupo Argemimo, que desde el teatro ha posibilitado el intercambio de saberes, la construcción de nuevas narrativas e imaginarios del territorio, se intentó la sensibilización acerca de los episodios de violencias que se presentan en El Salado, para combatir con música el sonido de las balas.

Por su parte, el barrio Niquia resaltó la gestión encabezada por la Casa Cultural Botones, con una valiosa jornada que estuvo cargada de música, al mejor estilo local y una jornada de embellecimiento al Parque de la Chinca, un lugar de encuentro para transeúntes y habitantes. Este fue epicentro del conversatorio “Memorias del movimiento cultural Bellanita”, con la presencia de dos gestores culturales y un investigador del tema; por otro lado, en el barrio el Rosario, en coordinación con la Junta de Acción Comunal se desarrollaron actividades artístico culturales y fue Centro de Operaciones y encuentro para los diversos comités de las Jornadas de Arte Joven por Bello.

El rasgo particular del movimiento cultural en Bello ha sido las herencias o legados que han dejado diferentes organizaciones,momentos o coyunturas históricas, que hoy las reconocemos como esas semillas que hemos nombrado. Por eso reconocemos la importancia no solo de recolectar y disfrutar la cosecha, sino también sembrar y servir de polinizadores de propuestas, proyectos e ideas que emerjan en este contexto. Nuestro accionar se basa en varios frentes de trabajo, como el fortalecimiento de los procesos a través del enlace con actores barriales, además existe una especial atención a vincular a niños y niñas que reciben este legado que nosotros y nosotras hemos recibido y que queremos compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s