Expectativa tras la reelección de Modi en la India

Por Shefali Anand

La elección presidencial más grande del mundo, con 900 millones de votantes, se acaba de realizar en India, y la ganó el nacionalista Narendra Modi quien renovó su posición como primer ministro. El partido de Modi, ‘Bharatiya Janata Party’, ganó 303 de los 542 puestos en la cámara baja del parlamento. Esta es la primera vez desde 1984 en que el mismo partido gana las elecciones dos veces consecutivas con una mayoría absoluta.

En la foto Narendra Modri, Cŕedito: PTI

Los empresarios y hombres del mercado de valores celebraron la reelección de Modi, porque creen que él va a apoyar los negocios. Pero muchos activistas de derechos humanos y liberales dicen que esto no augura nada bueno para el futuro de la India como un país ‘secular’ en el cual personas de muchas religiones viven juntas en paz. 

Modi está cerca de un grupo nacionalista, que se llama Rashtriya Swayamsevak Sangh, que quiere que India sea un país hindú. De hecho, el 80% en el país son hindúes, y el resto es musulmán, cristiano, budista u otros. Por eso hoy los activistas se preocupan por el futuro de las minorías en un país gobernado por Modi. “El futuro de la democracia en India, no parece tan bueno”, dijo Subir Sinha, profesor en la Universidad de Londres. 

La gigantesca elección

India es la democracia más grande del mundo, gracias a la cantidad de gente que tiene derecho de ejercer su voto. La población de India es de casi 1.300 millones de personas, que viven en 29 estados y siete territorios uniones. Varios estados, como Uttar Pradesh — que alberga el monumento Taj Mahal — tienen más de 150 millones de habitantes. Colombia, en comparación, tiene menos de 50 millones de personas.  

India celebra las elecciones generales una vez cada cinco años.

Y no es fácil manejar esta gigantesca elección en un sólo día. Esta vez duró casi seis semanas, entre abril y mayo. Según las reglas, una persona no debe desplazarse más de dos kilómetros para dar su voto. Esto significa que la máquina de votación tiene que llegar muy cerca de los habitantes, incluso de los que viven en lugares muy aislados como los bosques, desiertos, glaciares, las montañas altas de los Himalayas o las islas en el océano índico.

Casi 11 millones de oficiales de la comisión de elecciones trabajaron para realizar este proyecto. Viajaron en helicópteros, botes, elefantes o a pie, para llegar a los lugares más apartados dónde no hay carreteras o caminos asfaltados. Tenían que llevar todo el equipo, las maquinas, a veces su agua potable y comida y otras pertenencias, incluso a veces en su espalda, porque no había otro método de transporte.

Por ejemplo, los oficiales de la elección llevaron la maquinaria de votación hasta lo profundo del bosque Gir, que es conocido por su población de 600 leones, aunque allí vive solo una persona — un sacerdote hindú. De esa manera, montaron un millón de centros de votación en distintas partes del país. 

El mensaje de Modi

En 2014, Modi llegó al puesto de primer ministro por primera vez con promesas de crecimiento de la economía, eliminación de la corrupción y provisión de empleo para millones de jóvenes. Pero al final de su gobierno, la economía ha frenado, la corrupción sigue y millones de jóvenes enfrentan el problema de desempleo. Se vio la magnitud del problema de desempleo cuando en febrero de este año la empresa de trenes en India anunció 63.000 puestos de trabajo de baja categoría, como limpiadores y porteros: casi 19 millones de personas solicitaron esos puestos.

Pero durante la campaña electoral este año, en vez de hablar de empleo y economía, Modi habló de la seguridad nacional, diciendo que él puede proteger la nación de terroristas. En febrero, hubo un atentado en la ciudad de Cachemira, realizado por los terroristas que tienen base en Paquistán; allí fueron asesinados 40 soldados de India. Como respuesta, India lanzó bombas en el territorio de Paquistán. En el pasado, cuando había habido problemas con terroristas que vienen de Paquistán, India intentaba siempre resolverlos con deliberaciones. 

en la foto: Mujeres hindúes le rezan a una vaca, créditos: AFP

En su campaña, Modi enfatizó el ataque en Paquistán para mostrar que la gente puede estar más segura con él. Al público le gustó el ataque hecho por India, pero muchos observadores se preguntan por su valor, porque no hay evidencia de cuantos terroristas murieron. Les preocupa que la retórica de Modi pueda enfurecer al vecino, que tiene bombas nucleares igual que India. Además, esta retórica puede alinear a los musulmanes que viven en India. 

Paquistán es un país musulmán, creado en el momento de la independencia de India en 1947. Muchos musulmanes decidieron no salir de India en ese momento, y por eso todavía hay más de 150 millones que viven en diferentes partes del país. 

La política de la religión

Según los activistas y muchos reporteros, la violencia contra la población musulmana en India ha aumentado desde que Modi llegó al poder en 2014. El partido de Modi, BJP, tiene base hinduista y algunos grupos afiliados al partido siguen el fundamentalismo religioso hindú. A ellos no les gusta que nadie coma carne, porque en el hinduismo la vaca es sagrada. Pero, la religión de los musulmanes no prohíbe comer vaca, y la comen. 

En los últimos años, ha habido un crecimiento de “grupos de vigilantes de las vacas”, que han atacado hasta matar a los musulmanes sospechosos de matar vacas. Según un informe de la ONG Human Rights Watch, entre mayo de 2015 y diciembre de 2018, 36 musulmanes fueron asesinados y 280 personas fueron heridas en campañas violentas contra el consumo de carne. Esos ataques han creado una atmósfera de miedo entre los musulmanes del país.

En entrevistas, muchos de ellos dijeron a El Colectivo que se sentía una diferencia en la actitud de la sociedad hacia ellos en los últimos años. Samina Naqvi, una musulmana que vive en Prayagraj, una ciudad al norte de India, ha dicho a su hijo que no se vista en traje tradicional de los musulmanes cuando sale de casa. Samina prefiere que su hijo se ponga vaqueros y camisetas, como otros jóvenes, así nadie sabe su religión y no pueden marcarlo. “Ahora tengo miedo,” dice Naqvi. “Antes no era así”.

Pero el miedo no está solo en los musulmanes. Una mujer cristiana, de 63 años, dijo a El Colectivo que ella teme que el próximo objetivo de los fanáticos hindúes puedan ser los cristianos. Además, dijo, ella no puede criticar a Modi o su partido públicamente por miedo a que vayan a marcarla como ‘anti-nacionalista’. “No tengo libertad de expresar mi opinión. ¿Qué tipo de democracia es esta?”, pregunta ella, bajo condición de anonimato. 

Ataques en las instituciones

Algunos académicos que estudian política y desarrollo temen que con todo el poder que tiene Modi, pueda obstruir y restringir la independencia de las instituciones como universidades públicas, donde la gente critica al gobierno.

El gobierno eliminó algunos fondos de organizaciones no gubernamentales que luchan por el medio ambiente y los derechos humanos. Greenpeace, una ONG que lucha contra grandes empresas de minería, dijo que su cuenta bancaría fue invalidada por el gobierno de Modi. “Los próximos cinco años pueden traer cambios siniestros en la política social”, afirmó Ajay Gudavarthy, un catedrático de la Universidad de Jawaharlal Nehru. 

En la foto: Filas para cambiar moneda, créditos PTI

Algunos analistas dicen que Modi es como un autócrata, que quiere hacer lo que quiere sin pensar en todas las consecuencias. En 2016, una noche, Modi invalidó los billetes de 1.000 y 500 rupias, que eran casi el 90% de la moneda de la India, asegurando que de esta manera atacaría a los corruptos que tenían ‘dinero negro’. La idea era que esa gente no podría entregar su dinero negro al banco para cambiar en nueva moneda, y de esa manera lo perderían. Pero, esto no pasó en realidad. Los bancos no estaban preparados para reemplazar toda la moneda que fue invalidada, 200 mil millones de dólares.

El resultado: millones de indios, especialmente los pobres que viven con efectivo, no pudieron conseguir la nueva moneda por muchos días, ni siquiera para alimentar a su familia o ir al hospital. Sufrieron mucho. Y al final de algunos meses, el banco federal del país declaró que casi el 99% de los billetes que estaban en circulación antes de la invalidación fueron entregados a los bancos. Significa que la medida fue inútil, dicen economistas. 

Los próximos pasos

Todos están de acuerdo en que ahora Modi necesita enfocarse en impulsar la economía, crear trabajo y ayudar a millones de agricultores que no tienen suficientes fondos para sobrevivir.  La economía de la India es una de más grandes del mundo, pero la tasa de crecimiento se ha reducido recientemente. 

En el segundo gobierno de Modi “esperamos que haya mucha más privatización”, dijo Gautam Chhaochharia, un analista de UBS Securities, parte de la empresa suiza UBS Group AG. Analistas como Chhaochharia afirman que, si el gobierno deja el control de las empresas públicas y permite más inversiones extranjeras, esto puede ayudar en el crecimiento de la economía a largo plazo.  

Muchos reportajes han mostrado que Modi está preparando un plan de 100 días, que va a declarar sus prioridades inmediatas. La gente de India espera y el mundo también. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s