¡Exprópiese!,una propuesta del gobierno que pretende quitarles la vivienda a los pobres

Por Tatiana Guisao

El 11 de junio de 2020, por medio del programa de propaganda presidencial, se anunció lo que el presidente Iván Duque y el ministro de vivienda, Jonathan Malagón, llamaron “una estrategia inigualable para estos tiempos en que la economía se ha visto tan afectada”. Malagón fue vicepresidente de ASOBANCARIA, y al parecer esta propuesta está dirigida al favorecimiento de sus todavía socios, los bancos.

La propuesta consiste en generar una renta mensual para las personas mayores de 65 años que tengan casa propia, sin perder el título de la vivienda hasta su fallecimiento; una vez esto ocurra pasará a ser propiedad de los bancos. El proceso, según lo hizo ver el presidente Duque, es muy sencillo: las personas mayores de 65 años que estén interesadas, deben acercarse a las entidades que ofrecen este “beneficio”, el único requisito es tener propiedad raíz, no importa el estrato, o el estado de la vivienda; luego se estudiará el caso, el proceso no durará más de 1 mes, y a partir de este plazo se iniciará con el pago mensual de esta renta. Además, Malagón también explicó, para disipar la preocupación, que los hijos que podrían heredar la vivienda no la perderán, siempre y cuando estos devuelvan al banco el valor pagado, o en su defecto, decidan pagar la deuda con la venta de la propiedad y quedarse con el excedente.

Pero miremos esto con lupa. Este proyecto no es tan innovador e inigualable como lo dijo Malagón, pues ya en España y Francia se ha adelantado este mismo tipo de proyectos o propuestas, y en ninguno de los dos países ha sido un éxito; por el contrario, hay un sinfín de historias y de denuncias al Estado por personas de la tercera edad que se han visto robadas por este proyecto, pues los avalúos estaban muy por debajo del valor real de la vivienda. Además, exigen unos intereses iniciales para realizar el pago mensual de la renta, para luego pagar rentas paupérrimas por un promedio de 10 años, sin mencionar los sufrimientos y la desesperación que atraviesan aquellas personas que deciden no seguir con el proceso, pues los bancos se aferran a las viviendas, cobrando intereses estrafalarios que hacen imposible retractarse de dicha decisión.

En España y Francia esta propuesta nació a partir de la crisis pensional: alrededor de un 40% de la población de la tercera edad no goza de una pensión, lo que llevó a la nefasta idea de ofrecerles una renta mensual a cambio de sus propiedades. Sin embargo, en Colombia esta propuesta se hace más popular en la coyuntura mundial del COVID-19, virus que, ¡oh sorpresa!, afecta en mayor medida a los ancianos, siendo ellos la población que reporta más fallecimientos a nivel mundial. Así, la propuesta no parece una coincidencia, sino un plan macabro calculado para favorecer a los bancos.

Además, desde el inicio de la pandemia, y por ende de la cuarentena obligatoria, el desempleo ha crecido en Colombia estrepitosamente. Según el DANE, el desempleo en abril de 2020 se ubicaba en el 19,8%, un aumento del 9,5% frente al mismo mes del año pasado; los más afectados han sido personas jóvenes, de 18 a 30 años, y mayores de 50 años, pues las empresas obligaron a estos últimos, al no poder salir de sus casas, a tomar licencias no remuneradas, o simplemente les terminaron el contrato laboral. Ejemplo de esto, la empresa Fabricato, el viernes 5 de mayo, dejó desempleados a más de 300 trabajadores, quienes llevaban incluso 20 y hasta 30 años trabajando allí.

Ahora bien, la misma población que desde el inicio de la cuarentena obligatoria fue literalmente obligada a quedarse en sus casas, es ahora la población directamente “beneficiada” para este nuevo programa del gobierno. Esta población anciana, que se quedó sin empleo, que tiene que pelear en los tribunales para poder obtener su pensión, ¿es la misma población que puede decidir “libremente” si le entregan a los bancos sus viviendas para poder seguir comiendo y sobrevivir?

Belarmín, un anciano de 72 años, nos cuenta que “nunca me pierdo las alocuciones del presidente, más que todo por estar informado de lo que dice”. Y después de escuchar sobre la hipoteca inversa relató: “Me senté al borde de la cama a pensar que hace más o menos 50 años, junto a Gladis (su esposa) compramos 4 tacos de madera y un plástico negro para construir un ranchito en una tierrita que compramos, con la plata que dejó la venta de tomates. Pensé cómo esos tacos se fueron convirtiendo en ladrillos, un techo, más de un cuarto. Recordé también el día que por fin EPM nos puso la luz y el agua, cómo pusimos entre todos un piso de baldosa, y cuándo construimos por fin la plancha para dejarles un aire a los hijos. No entendía entonces como el banco nos podría pagar todo eso”.

Además, agregó: “Ya uno tan viejo, el Estado no le va a pagar lo que en serio le valió la casa, porque en 4 o 5 años ya uno se muere, y mi casa para estar como está ahora no me la pagan ni en 20 años, con una mensualidad de al menos 800.000$ mensuales”.

Sin embargo, Belarmín también se refiere a las personas que no tienen otros ingresos, pues ellos van a ver esta estrategia como una salvación y mucho más en esta pandemia, donde conseguir comida, o pagar servicios se volvió mucho más urgente que cuidarse del virus. Agrega también que “en un país con falsos positivos, con tanta corrupción, no se me haría raro que todos los ancianos que hicieran el trato con el gobierno de vender sus casas, terminen muriéndose a los 2 o 3 años, y el Estado ni corto ni perezoso, a quitarle a la familia una casa avaluada en 100 millones que ellos terminaron comprando en 10”.

De allí la importancia de recordar que en Colombia la esperanza de vida está entre los 74 y 76 años; es decir, si una persona de 65 años accede a la hipoteca inversa, el banco tendrá en aproximadamente 10 años su vivienda, mucho menos tiempo del que se demoraron la mayoría de colombianos en pagar una hipoteca para poder tener el título de casa propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s