El narcotráfico

Realidades antagónicas en Colombia y Venezuela

Por Óver Silgado Ledesma


Tras romper relaciones con la DEA, fueron capturados más de 100 importantes jefes del narcotráfico en territorio venezolano, doblando la cifra de la obtenida por el organismo estadounidense en esas funciones.
Foto: EFE

Tal parece que la estrategia por invadir, desestabilizar y hacer implosión en las estructuras políticas, económicas, sociales y hasta culturales en la República Bolivariana de Venezuela han sido inútiles. Pero no conformes, los agresores también pretenden estigmatizarla como una gran productora de narcóticos, cuando es sabido que el principal productor de la cocaína que se consume en el mundo, el setenta por ciento (70%), es Colombia.

La lucha contra el narcotráfico ha generado desde siempre controversias y posiciones antagónicas. Sin embargo, es un hecho que la lucha oficial de los gobiernos direccionados por Estados Unidos se dirige menos contra el narcotráfico que al aprovechamiento político de dicho fenómeno, y por eso sus consecuencias han sido la perpetuación de la violencia, acompañada de mayores niveles de miseria, pobreza, desigualdad, corrupción. Amén de toda una serie de factores políticos, sociales, culturales perjudiciales para el desarrollo económico de la nación.

Los datos que se recogen de la Interagencia Consolidada de Antidrogas de Estados Unidos –CCDB, por sus siglas en inglés- muestran que 210 toneladas métricas de cocaína pasaron por Venezuela en 2018. Sin embargo, el Departamento de Estado informó que más de seis veces esa cantidad de cocaína (1.400 tnm3) pasó por Guatemala ese mismo año.

Por otro lado, según datos de monitoreo de los EE.UU., la cantidad de cocaína traficada desde Colombia a través de Venezuela es significativa, pero es una ínfima fracción de la cocaína que se envía a través de otros países de tránsito. Aproximadamente el 90% de toda la cocaína con destino a los Estados Unidos es traficada por medio de las rutas del Caribe occidental y el Pacífico oriental, no a través de Venezuela (ver figura 1).

Ahora bien, la discusión debe centrarse en el tema realmente de fondo, pues es entendible que siendo Colombia uno de los mayores productores de cocaína en el mundo, posea influencia de peso en el tráfico de esta por territorio venezolano. Se trata de rutas que otrora eran controladas por la oficina de Administración Federal de Drogas (DEA) y una vez rotas las relaciones de esta oficina con el Estado venezolano, en 2006, dichas rutas quedaron, supuestamente, libres para que el narcotráfico colombiano quisiese controlarlo.

En contexto, durante el periodo 2012-2017, los flujos de cocaína por territorio venezolano aumentaron considerablemente, pero dicho incremento se debió al acrecentamiento en la producción de cocaína en Colombia durante ese mismo periodo. Según los datos de la CCDB, las cifras con respecto al aumento del tráfico de cocaína a través de Colombia se situaban alrededor de 918 toneladas métricas en 2012 y 2.478 toneladas métricas en 2017; es decir, aumentaron un 269%, mientras que en Venezuela las cifras pasaron de 159 a 249 tnm3 en el mismo periodo, con un aumento de 156%. Paradójicamente, la lucha contra el narcotráfico en territorio venezolano ha dado más resultado y golpes efectivos luego de la expulsión de la DEA, lo que se ha traducido en la captura de más de cien narcotraficantes, muchos de ellos extraditados a USA.

Tras romper relaciones con la DEA, fueron capturados más de 100 importantes jefes del narcotráfico en territorio venezolano, doblando la cifra de la obtenida por el organismo estadounidense en esas funciones. Foto: EFE

Figura No.1. Movimiento de Cocaína hacia el Norte desde Suramérica, 2017

Foto: Informe de la DEA

En síntesis, podría decirse que cuando el comercio ilegal de cocaína en Colombia disminuye, también lo hace ligeramente en Venezuela, caso puntual en el decremento de la producción luego de 2017. Según los datos aportados por la CCDB, el auge del tránsito de cocaína comenzó a disminuir en ambos países a partir de 2017, y decayó un 14% en Colombia y 13% en Venezuela.

El narcotráfico en Colombia ha estado a la vanguardia de la destrucción de un entorno social que ha servido para penetrar las estructuras políticas, económicas y sociales hasta convertir a la sociedad en esclava de un sistema económico funcional a la mafia. El Estado ha creado incluso aparatos paraestatales con fines guerreristas para mantener el control y la opresión en la población más vulnerable del país a fin de seguir en la gran industria de la producción de drogas, especialmente la cocaína.

Este razonamiento pone en evidencia la clara importancia que significa para el narcotráfico el territorio nacional venezolano. Es decir, Venezuela se ha convertido en un referente para el tráfico o ruta para estos hechos delictivos y, desde luego, en una menor medida, para el consumo de drogas. La posición geográfica que este país posee brinda la oportunidad para la entronización de la industria transnacional de drogas más grande del mundo.

Desde luego, las fronteras con Colombia y la baja densidad poblacional en los más de 2500 Km2 de zona fronteriza entre estas dos naciones son condiciones excelentes para el transporte y comercialización de la droga proveniente del país neogranadino. Asimismo, la inmensa frontera marítima hacia los países caribeños satisface un poderoso aliciente para la exportación de drogas. Todo esto deja ver un problema aún mayor: los procesos de globalización conducen a la homogeneización de la cultura; en este caso, una cultura mediada por el narcotráfico y sus prácticas mafiosas.

Sin embargo, al pasar el tiempo, emergen nuevas y variadas estrategias que el Estado venezolano asume para seguir en la lucha y combate por controlar el consumo y tráfico de drogas; por tanto, el problema debe ser tratado de forma global. Actualmente Venezuela es el cuarto país con mayores resultados contra la lucha del narcotráfico en el mundo, según la ONU. Por eso resulta aún más perverso que Estados Unidos y Colombia quieran apoyarse en su supuesta lucha contra el narcotráfico para desestabilizar al gobierno legítimo de Venezuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s