¿Por qué no te callas?, ordena la corona española a Pablo Hasél

Por Álvaro Lopera

Grafiti de Juan Carlos I, Borbón-ladrón -Foto De Roc Blackblock

Estaban reunidos en Chile los presidentes de naciones soberanas en la XVII cumbre iberoamericana, en 2007, y Hugo Chávez, presidente de Venezuela, estaba participando activamente con intervenciones cortas, cuando Juan Carlos I, rey de España, del reino de Caspalandia –como dice Pablo Hasél en un rap de su autoría–, le lanzó aquella frase famosa: “¿Por qué no te callas?” Pues ahora cuando el rapero que pregona la República Popular sin Borbones está preso por “ofender a la corona española”, entre otros “delitos”, se intenta reeditar la misma ignominia. Pero no se callará, eso lo asegura el condenado y la generación que lo acompaña con una protesta que se inició sin asomos de detenerse, el 16 de febrero en varias ciudades españolas.

No habrá tranquilidad mientras no haya derecho a la expresión libre en España. Pablo Hasél, el joven rapero catalán de 32 años, que lanza desde los 7 dardos musicalizados con sus raps antimonárquicos y revolucionarios, es la expresión máxima de esa protesta que callada la tienen todos los españoles pues el espíritu de Francisco Franco está vivo: la inquisición judicial anda suelta buscando con lupa a los disidentes de la corona; la flamante Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo son instituciones derivadas de la dictadura y del pacto hecho entre la derecha española y los atribulados socialistas, comunistas y demás socialdemócratas que tuvieron que taparse la nariz para firmar en 1978 lo que supuestamente daría paso a la transición hacia la democracia en ese país.

Francisco Franco fue el dictador fascista ascendido al poder desde 1939, triunfador de la guerra civil española que acabó con las esperanzas de la República de los trabajadores, para dar paso a la saña falangista y ultramontana de un régimen que destripó las libertades con la anuencia de Estados Unidos y Europa. Lo cuidaron como a un rey a pesar de que grandes cantidades de hombres seguidores de su política fascista –la División Azul habían viajado a Moscú a combatir de la mano del ejército hitleriano; a pesar de que Hitler y Mussolini lo habían acompañado férreamente en la guerra contra la República; a pesar de las innumerables masacres cometidas en España al amparo de la lucha contra el comunismo, que, como nueva excusa, todos los países capitalistas de la mano del imperialismo norteamericano habían lanzado como una cruzada por todo el mundo, tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Libertad de expresión … para la extrema derecha

Europa vive el auge del posfascismo y del neofascismo. El primero, sin recurrir a la ordinariez y la vetustez de los nazis, propende por crecer al amparo de la Unión Europea que lo tiene en la reserva estratégica para cualquier anómala situación que se salga de control, y sin esvásticas ni signos abiertamente nazis, avanzan agazapadamente en los parlamentos y en las jefaturas de los Estados. Otros neofascistas, en cambio, se muestran altaneros desde el Estado, desde las fuerzas militares, desde los tribunales, y desde la calle, como en España. Hacen marchas con la esvástica, amenazan a comunistas y a “las razas inferiores”, y no sucede nada, no hay cárcel para ellos, como sucedió el 15 de febrero en Madrid. Pero ¡ay de quien ose prender las alarmas contra este fenómeno o denunciar las trapisondas de la monarquía corrupta! O se van del país o van con sus huesos a la cárcel.

El delito de enaltecimiento del terrorismo

El 31 de marzo de 2015 se reformó el Código Penal español por la mayoría absoluta que tenía entonces el Partido Popular en el Parlamento. La reforma contenía como novedad el agravante de las penas para los delitos de enaltecimiento del terrorismo o justificación de delitos de odio cuando se utilice “un medio de comunicación social, por medio de internet o mediante el uso de tecnología de la información”. Esta reforma ha dado sus frutos en forma de causas penales contra diversos tuiteros y cantantes.

A la luz del nuevo código penal cualquier insinuación contra la Corona Española, una injuria o la traída a las letras de historias de organizaciones guerrilleras, llamadas todas terroristas en España, es motivo suficiente para ser condenado. A esto se agrega que, bajo la Ley Mordaza salida de la mano de esta reforma, cualquier funcionario público que acuse a alguien equivale a un juicio de primera instancia. Un adefesio que condenó el mundo pero que el régimen bipartidista desoyó en España.

Los condenados

En la lista no solo está Hasél, quien ahora purga 9 meses de prisión ampliable a 2.5 años si no paga 30.000 euros de multa, sino varios raperos más. Valtonyc, por ejemplo, tuvo que emigrar a Bélgica porque de lo contrario iría 3,5 años a prisión por el delito de enaltecimiento del terrorismo. Tuiteros, periodistas, manifestantes han ido a prisión y hasta han prohibido libros, distinto al sinnúmero de militares, jueces y personajes del Establecimiento que desde cualquier medio han hecho comentarios tan bárbaros como invocar la necesidad de asesinar a más de 26 millones de españoles o continuar la tarea inacabada de Hitler.

A Pablo Hasél lo enamoró el rap por la cantidad de cosas que pueden decirse en una sola canción. A los 13 años ya había escrito “Tanta injusticia me desquicia”, a los 17 “Esto no es el paraíso” y “Miedo y asco en llerda”. Después, como dice en su blog, “vinieron otras maquetas grabadas de forma bastante precaria: ‘Cuando el tiempo no nos tocaba las ilusiones’, ‘Se lo vomité al viento mientras ella se drogaba con otro’, ‘Polvo y ceniza’, ‘Un café con Gudrun Ensslin’, ‘Canciones supervivientes al registro policial’ y ‘Escribiendo con Ulrike Meinhof’”, esta última, alemana, heroína de la Fracción del Ejército Rojo.

La canción de nombre ‘Muerte a los Borbones’ que desnuda al corrupto Juan Carlos I padre del actual rey Felipe VI asilado en Abu Dhabi, cazador de elefantes y borracho empedernido, se la compuso Hasél. El odio y la persecución tienen pues explicaciones.

He aquí algunos apartes:

/Su majestad no representa a nuestra clase/ que caigan las coronas y ardan los disfraces/ Así que excelentísima Familia Real del Reino de Caspalandia/ tarde o temprano recogeréis lo que merecéis: ¡rabia! /

JuanCa, JuanCa, no es amigo del pueblo/ sino de la banca, la justicia está de duelo/ suelo soñar que vuela por los aires/ eso no es terrorismo, ¡se merece el cielo! / Me da náuseas constantes el reino casposol/ donde un farsante es grande por la gracia de Dios/ no me representa esa puta bandera/ pon una estrella roja y saca la corona fuera! /

Libertad y amnistía para Pablo Hasél-Foto de Christoph Pleininger

Un comentario en “¿Por qué no te callas?, ordena la corona española a Pablo Hasél

  1. la monarquia corrupta y el arrastrado gobierno de Pedro Sanchez no podran acallar bajo ninguna circunstancia la voz de Pablo y su denuncia politica. Pablo es pueblo y ese pais necesita realmente derrumbar al gobierno corrupto y fascista, franquista, y avanzar hacia el establecimiento de la II Republica, libre,democratica y donde desaparezca totalmen la concepcion monarquica del poder.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Luis Manuel Gutierrez Moreno. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s